María José Galera ('GH'): "Cuando muera, quiero que en mi lápida ponga: 'Ya le quitaron la pierna de encima"

15:45 - 23/04/2020 | 16:15 - 23/04/20
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la primera expulsada de la historia del reality

  • "Me echaron por mi romance con Jorge; yo también me hubiera expulsado"

  • "Los españoles se están dando cuenta en la cuarentena de que en la casa todo se magnifica"

Más noticias sobre:

La aventura de María José Galera en Gran Hermano duró apenas 11 días. Sin embargo, estos fueron suficientes para que la sevillana, que por aquel entonces tenía 30 años, pasara a la posteridad como la primera concursante expulsada de un reality celebrado en España. Su paso por la casa del programa, ubicada en su primera edición en Soto del Real -Guadalix llegó un año más tarde-, le puso la vida patas arriba.

Y es que después de que Mercedes Milá pronunciara su nombre, y que su recién estrenado novio, Jorge Berrocal, clamara al cielo por "ponerle la pierna encima para que no levantara cabeza", la andaluza salió al exterior y se encontró con que, durante su encierro, la revista Interviú había sacado a la luz su pasado. María José Galera vivió así una gran tormenta mediática y un juicio popular que, con el paso de los años, ha logrado digerir desde otra perspectiva. 

Lea también: Silvia Casado, 20 años de 'GH': "Mi hijo ya quiere concursar y a mí me gustaría ir a Supervivientes"

"Me tuve que hacer fuerte porque, en esas circunstancias, o te haces fuerte, o te mueres. A mí me pusieron una mochila con muchísimo peso que he tenido que llevar durante 20 años. He intentado soltar piedras por el camino, pero la mochila lleva 20 años conmigo", se sincera María José Galera con ECOTEUVE.ES en una nostálgica entrevista con motivo del vigésimo aniversario del reality. 

Su romance con Jorge, que acabó meses después de forma tormentosa, les valió a ambos para embolsarse grandes cantidades de dinero mientras se tiraban los trastos a la cabeza en diferentes platós de la cadena. A pesar de todo, y de que la vida le depararía capítulos aún más trágicos, María José Galera asegura no arrepentirse de nada: "Fue una experiencia muy bonita y tuve unos sentimientos muy grandes que nunca he vuelto a sentir".

¿Cómo se encuentra? ¿Qué tal lleva este 'gran hermano' de la cuarentena?

Bien, siempre que haya salud, hay que llevarlo con fuerza. Hay ganas de que termine esto, pero ahora estamos valorando muchas cosas que teníamos y no nos dábamos cuenta. Yo siempre positiva.

20 años del estreno de Gran Hermano. ¿Se cree que haya pasado tanto tiempo?

Todos los años me acuerdo del aniversario del concurso. 20 años y parece que fue ayer. Son muchos años y ha llovido mucho, pero tengo la sensación de que fue hace muy poquito cuando entrábamos en la casa. A mí me quedó tan marcada aquella experiencia, que ya pueden pasar 50 años que me va a parecer que fue ayer.

¿Cómo recuerda el momento en el que le dijeron que estaba seleccionada?

Fue como un sueño. Yo hacía los castings y veía a tanta gente que no creía que mi perfil pudiera conseguir entrar en un concurso de televisión. Para mí era imposible y cuando me dieron la noticia, se me vino el mundo encima. No me lo podía creer. Me sentí una afortunada y lo viví con mucha ilusión y muchos nervios.

¿Y qué sintió cuando entró dentro de la casa por primera vez? ¿Eran conscientes de que estaban haciendo historia?

A nosotros nos confinaron en un hotel dos días antes de que empezara el reality y tuvimos que despedirnos ahí ya de toda la familia. Mis padres y mis hermanas me decían: '¿Pero qué clase de concurso es ese?' Y yo les decía que a mí me habían explicado que íbamos a hacer una convivencia, pero que no sabía a quién le iba a interesar ver cómo nos lavábamos los dientes, cómo cocinábamos, cómo limpiábamos la casa... Yo no le veía ningún interés, te lo juro. No teníamos ni idea de la repercusión que eso iba a tener. 

¿Tiene un recuerdo nítido de su paso por el programa o por la rapidez con la que ocurrió todo es algo ya borroso? 

Yo lo recuerdo todo perfectamente. Lo primero que nos sorprendió fue que la casa estaba montada dentro de una nave. Y luego ver la instalación de las cámaras y cómo estaba todo conectado, que no teníamos escape ninguno. Yo lo primero que hice fue irme al baño y cuando vi una cámara instalada en el váter, me asusté. "¡Que nos van a grabar aquí también!". (Ríe) Fueron muchos nervios pero luego nos acostumbramos a las cámaras e incluso jugábamos con ellas. No sabíamos que detrás de ellas había tanta gente trabajando en la redacción. Yo estuve sólo 11 días pero fueron 11 días fantásticos. Después de acabar, ya sí estuvimos mucho tiempo conviviendo juntos porque hicimos películas, muchos bolos.... de todo.

Aquella primera semana, hicisteis un pacto para salir todos nominados. ¿Por qué diría ahora que fue usted la primera expulsada?

Yo creo que fui la primera en salir por protagonizar el primer enamoramiento que hubo en la casa: el que tuve con Jorge. Yo creo que eso fuera no se vio bien. Nos juzgaron dentro y fuera. Con el tiempo, he visto imágenes de aquellos días, que todavía existen, y había gente dentro de la casa que tampoco lo veía bien. Pero yo me equivoqué y me enamoré. La gente no se lo creyó pero yo lo viví así. Luego vino lo que vino y hubo una convivencia real con él que no fue bien y ahí se especuló mucho. Pero yo me quedo con lo que viví dentro y aquel romance que tuve en la casa fue algo inolvidable. 

Era todo muy inocente, ¿no?

Totalmente, éramos inocentes en todos los aspectos. Es la gran diferencia que tuvimos nosotros respecto a los demás concursantes de otras ediciones. La inocencia que tuvimos los primeros no la tuvieron los siguientes.

En aquella época, habría a quien le parecería imposible enamorarse en once días...

Sí, pero después de mí, 480 concursantes han pasado por esa casa y los 480 coinciden conmigo en que allí todo es diferente. Incluso ahora los españoles que están confinados se están dando cuenta de que en casa, con tu pareja o con quien estés pasando las horas, todo se magnifica. Aquello se magnificó, pero a mí me gustó muchísimo Jorge y nació un romance por el que creo que me castigaron y me expulsaron. 

¿Le da pudor ahora verse en aquellas imágenes? ¿Qué piensa cuando las ve?

Sí, no me gusta la verdad. Con la mano en el corazón, te digo que no me gustan nada esas imágenes. Me pongo en la piel de los espectadores y está bien que me expulsaran. (Ríe). Yo me hubiera expulsado a mí misma también. Aquel concurso tuvo mucha repercusión, fuimos a muchos programas de televisión y esas imágenes las repitieron hasta la saciedad. No tuve más remedio que verlas. Ahora las veo y sí que digo que no volvería a hacer lo que hice. Pero yo me quedo con lo que viví yo. Una cosa es lo que se emitiera y otra lo que yo sentía en ese momento dentro de la casa.

Es usted parte indirecta de una de las frases más icónicas de la televisión en España: "¿Quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza? ¿Quién?". ¿Le ha perseguido mucho esta coletilla?

Yo creo que todavía siguen poniéndome piernas encima después de 20 años. (Ríe). Esa frase me acompañará hasta el final de mis días. De hecho, le he dicho a mi pareja que el día que me muera, por favor me ponga en la lápida: 'Ya le quitaron la pierna de encima'. (Ríe).

Tras salir de la casa, tuvo que enfrentarse a una cruel exposición mediática y vivió una etapa muy dura por su pasado antes de GH. En alguna ocasión, llegó a decir incluso que se arrepentía de haber entrado en el programa. ¿Es un sentimiento que sigue teniendo a día de hoy? ¿Se arrepiente? 

Después de 20 años, no me arrepiento de haber entrado en la casa. Hubo una época en la que sí, porque tu vida de la noche a la mañana se vuelve pública y hubo ahí algo a lo que me tuve que enfrentar a nivel nacional. Por esa parte, sí que dije que no volvería a entrar. Pero después de 20 años, puedo decir que mi paso por el programa fue una experiencia tan bonita, y con unos sentimientos tan grandes que nunca he vuelto a sentir, que no me arrepiento. De hecho, si se volviera a hacer Gran Hermano, volvería a entrar con los mismos compañeros. Aunque creo que ahora sería de otra forma y habría más polémica.

¿Entraría a la casa de Gran Hermano en un reencuentro con todos sus compañeros?

Si hubiera un reencuentro con los mismos concursantes, sí.

¿Aceptaría incluso teniendo que convivir con Jorge Berrocal? 

Claro que aceptaría, ¿por qué no? Forma parte de nuestra vida. Sí aceptaría, pero habría mucha polémica y se verían las cosas de otra manera y sin aquella inocencia de la primera vez.

¿Fue muy alto el precio e la fama? ¿Qué diría que fue lo más duro que vivió al salir de la casa?

Mira, lo digo porque lo siento. En la casa de Gran Hermano murió una María José Galera y nació otra. Me cambió la vida, absolutamente toda. La chica que entró en aquella casa, camarera, madre... una persona normal y corriente, murió en esa casa. No he vuelto a recuperar esa otra María José de antes de Gran Hermano y esa es la pena que a mí me queda. Pero bueno, viví cosas que mucha gente no ha vivido. 

Le tocó hacerse fuerte a marchas forzadas, ¿no?

Me tuve que hacer fuerte porque en esas circunstancias o te haces fuerte, o te mueres. A mí me pusieron una mochila con muchísimo peso que he tenido que llevar durante 20 años. He intentado soltar piedras por el camino, pero la mochila lleva 20 años conmigo. 

¿Se ha imaginado alguna vez cómo sería su vida hoy si no hubiera entrado en Gran Hermano?

Ahora mismo estoy estudiando unas oposiciones para la administración de la Junta de Andalucía, llevo tres meses. Pero si no hubiera entrado en esa casa, no sé qué hubiese pasado con mi vida. Yo estaba trabajando en aquel momento y me había presentado a unas oposiciones para la Guardia Civil pero me suspendieron en el físico. A lo mejor las hubiese terminado, no sé. Pero bueno, Gran Hermano también me ha traído regalos, el mejor: haber tenido a mi hija Laura. Si no hubiese sido por este concurso, mi hija no hubiese existido. Me quedo con eso. Yo soy positiva siempre y salgo a la plaza como un miura y que nos toree el mejor torero.

¿Con qué compañeros sigue teniendo contacto?

Sí, no con todos. Tengo contacto con Ismael, tengo contacto con Mabel, con Íñigo... 

¿Tienen un grupo de WhatsApp? 

Ellos sí tienen un grupo pero a mí no me metieron. (Ríe). Ahí empieza la polémica. Pero bueno, no pasa nada. Tenemos una edad ya en la que no vamos a enfadarnos por esas tonterías. A mí me molestó, porque hace dos días que me enteré de que había un grupo y que conmigo no contaron porque estaba Jorge dentro. Lo vi tal tontería y tal niñatada, que a mis 50 años he vivido otras cosas mucho más trágicas que no estar en un grupo de Whatsapp. 

¿Es la única que no está en ese grupo?

Por lo visto, metieron a todos menos a mí. Y luego hay algunos que se salieron. 

Bueno, a ver si con la nostalgia del aniversario, dejan todo a un lado y la meten, ¿no? 

No, no, yo ya no quiero que me metan. Paso ya de esa tontería. Si yo soy la administradora de ese grupo, en el que están todos los de Gran Hermano, meto a los 14 concursantes y si alguno no quiere, porque hay rencillas, que se salga. Pero que hagan un grupo con 13 y que conmigo no cuenten, pues me dolió. 

¿Cómo es su relación con Mercedes Milá? 

Yo hace años que no tengo contacto con ella. Por lo menos siete u ocho años. Ella me llamaba siempre en navidades y me felicitaba. De Mercedes Milá tengo buenos recuerdos y le tengo un cariño extremo. Fue el corazón del concurso y creo que si hay un reencuentro, ella tiene que participar, porque es nuestra alma y nuestro corazón. Para nosotros lo era todo. Escuchábamos su voz en la casa y parecía que era la voz de Dios. No sé nada de ella desde hace muchos años, me tuve que ir a México y hace poco que llegué. Pero ella tiene un trocito de mi corazón que estará ahí el resto de mi vida.

En Gran Hermano 17, entró junto a Amor Romeira y Maite Galdeano en El Contraclub para asesorar al primer expulsado de la edición. ¿Le dio rabia que aquello fracasara y no pudiera vivir la experiencia?

Aquello duró horas y me dio una rabia... Había vuelto de México solo para esto: ser coaches de los concursantes de esa edición. Me dio una rabia que aquello se acabara por culpa de la madre de Sofía Suescun. Aquello fue un caos y se tuvo que terminar por culpa de esa tipa. Estaba superilusionada pero no sé, parece que tengo un mal de ojo o algo que hace que no pueda entrar en un concurso otra vez.

¿Por qué no ha vuelto a participar en algún Supervivientes o Gran Hermano VIP? ¿Se lo han propuesto?

Me lo han propuesto pero no ha terminado de cuajar. Para Supervivientes estuve a punto y no terminé de pasar el casting. Hace dos años, firmé hasta el precontrato de confidencialidad pero al final no salió. Yo estoy dispuesta a concursar porque me siento súper orgullosa de haber sido partícipe del programa que cambió la televisión, fue el primer reality en España y nos vio muchísima gente. Hay mucha gente que se rió y que lloró con nosotros. Yo salgo a la calle y todavía, después de 20 años, me siguen reconociendo. Para mucha gente, fuimos parte de su familia. Yo estaría encantada de volver a un reality y ojalá pudieran conocer un poquito más de mí de lo que en su momento conocieron. 




Informalia




Comentarios 1

#1
23-04-2020 / 21:59
Me ca..go en todos los votantes de izquierda
Puntuación 2
A FavorEn Contra

Ponte a trabajar gan..du..la