Programas

Jorge Javier: "Isabel Pantoja es a 'Aquí hay tomate' lo que Terelu es a 'Sálvame'"

  • Jorge Javier vaticina que la hija de María Teresa Campos será la próxima diva a lo Pantoja para los programas del corazón

El periodista, en su faceta de columnista en su blog, ha dejado plasmada una comparación que, en principio, no se le habría ocurrido a muchos. Y es que el presentador de Sálvame cree que "Isabel Pantoja es a Aquí hay tomate lo que Terelu Campos es a Sálvame". Además, afirma que personajes como ellas son necesarios en el mundo de la televisión, donde "priman las personalidades poco equilibradas".

"Si la Pantoja se convirtió en la protagonista absoluta del mítico programa que presentamos Carmen Alcayde y yo, Terelu va camino de convertirse en la sustituta de la folclórica.

Lea también: Zasca de Jorge Javier a Cifuentes: "España no es un país maravilloso. Hemos condenado a la gente"

Hablábamos de la Pantoja en Aquí hay tomate y subía el pan. Pasa como con Terelu en Sálvame", rememoraba el que también fuera presentador del desaparecido y mítico Aquí hay tomate.

Además, Jorge Javier Vázquez asegura que "es fundamental que cuando se hable de ella sea no muy bien, entonces es cuando las audiencias se disparan".

Y agrega que "las vicisitudes de ambas atraen más si son tirando a catastróficas. En sus casos, la felicidad no vende".

"Isabel y Terelu, últimas divas que van quedando"

La explicación es la siguiente según Jorge Javier: "A la gente le gusta saber que las divas también lloran. Isabel y Terelu son estrellas en sus respectivos campos, quizás las ultimas que nos vayan quedando".

"A mí me gustan porque tienen unas formas y unas maneras clásicas, en el mejor sentido de la palabra", afirma Jorge Javier.

"Creo que figuras como las suyas son necesarias en un mundo como el nuestro, en el que prima la ensoñación, el disparate y las personalidades poco equilibradas".

"Arriba el caos, muera la cordura"

Y repitió el mantra que dijo en el último Sábado Deluxe: "Encima de un escenario o en un plató de televisión no quiero ver personas normales. Quiero gente que me remueva, que me provoque sentimientos, que me haga soñar y que me haga maldecir, que me obligue a cambiar de canal o a permanecer pegado a la pantalla. Qué manía tenemos de pretender convertir a las estrellas en ciudadanos de a pie".

Como broche final asegura: "Demasiada prosaica es la vida como para que me lo estén recordando continuamente ciertos artistas y presentadores. Arriba el caos, muera la cordura".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin