Programas

Isabel Zubiaurre, la meteoróloga de La Sexta: "Todo es supercasero, tengo la cocina enfrente de la pizarra"

  • ECOTEUVE.ES entrevista a la presentadora, que se ha reinventado en tiempos de coronavirus
  • "Ahora las previsiones no son tan buenas porque faltan datos", reconoce

Cartulinas, rotuladores y hasta los imanes de la nevera. Isabel Zubiaurre utiliza todo lo que tiene a mano para informar del tiempo en España desde su domicilio durante la cuarentena. "Es todo muy casero", dice a ECOTEUVE.ES por teléfono la meteoróloga de La Sexta, que se ha ganado los aplausos del público.

"El mensaje de sorprender y de reinventarse ha ganado importancia frente a qué temperatura va a hacer o cuánto va a llover porque, al final, esa información la podemos consultar en el móvil. Con el confinamiento hay que marcar la diferencia", declara reconociendo que ningún compañero de la competencia -estuvo dos años en TVE- la ha felicitado.

Zubiaurre, a la que también hemos podido ver en los últimos meses como colaboradora de Zapeando, aprovecha la cuarentena para leer libros de ciencia. "Estoy segura de que se estudiará en las universidades cómo los medios se reinventaron en esta época".

Lea también: José Ramón de la Morena se alía con Castaño: "Es el momento de entendernos, ojalá los políticos también lo hagan"

¿Cómo surgió la idea de dar el tiempo desde casa?

El estado de alarma se decretó el fin de semana del 14 de marzo y como se empezó a restringir a la gente que trabajaba en la redacción, se nos mandó a casa por seguridad. El miércoles 18 estaba en casa, y en torno a las ocho de la mañana, propuse explicar el tiempo para la web de La Sexta, como hemos hecho otras veces con algunos experimentos. A los jefes les gustó tanto, que continuamos el resto de días.

¿Cómo se organiza el trabajo ahora?

Lo que es el contenido, en cuanto a la estructuración de la meteo, editarla, la predicción y las imágenes del día, lo hago yo, mientras que los compañeros que están de servicios mínimos en la redacción se encargan de montar el programa para que lo que yo mande, quede bonito.

Me imagino que, al tener que hacer de cero los mapas, tarda mucho más que en plató...

Así es. A lo mejor lo que antes tardaba 15 minutos, hay días que me puedo tirar una hora. Al principio tenía muchos problemas porque no tenía pillado el truco del audio, que la luz sea buena... Al final es tu casa y tienes que tener cuidado para que no se refleje la cocina en la pizarra porque la tengo en frente. Y, sobre todo, tengo que tener muy buena organización.

¿Cómo es su plató improvisado?

Mira, los primeros días utilicé lo que tenía por casa: la pizarra, un micrófono y rotuladores. Luego, se me cayó el teléfono y me enviaron otro. Además, he conseguido que me mandaran unos focos porque me costaba muchísimo iluminarme. Todo es supercasero, hasta tengo puesta una bufanda en la ventana para que no me entre la luz.

¿Y los imanes?

Se me ocurren al momento. Un día estaba trazando el mapa, vi los imanes en la nevera y se me encendió la luz. Me arriesgué y los puse. No sabes si te van a matar por  cutre o por friki, pero lo importante es que se entienda y sea divertido. El otro día busqué hasta en la despensa, estoy constantemente pensando (risas).

¿Qué mensaje quiere transmitir al espectador?

Quiero demostrar que si se quiere, con creatividad, uno se puede reinventar y puede salir adelante. Es verdad que, lógicamente, no hay la misma calidad de imagen y sonido que un programa de televisión.

¿Llega a desconectar del trabajo cuando termina su jornada laboral?

Intento hacerlo a partir de una hora, pero al final no lo haces y creo que esto le pasa a todo el mundo porque cuando acabas de trabajar no puedes salir de casa.

¿Es cierto que las predicciones son menos fiables al haber menos aviones volando?

Sí. Todas las estaciones meteorológicas que aportan información diaria están repartidos por todo el planeta y los aviones son una de esas fuentes de observación. Son muy importantes porque sabiendo datos iniciales, sabes lo que va a pasar en un futuro.

Te pongo el ejemplo de un Madrid-Atleti. Cuantas más estadísticas tengas de los jugadores, más sabes cómo puede acabar. Pues esto es igual. Ahora no puedes hacer previsiones tan buenas porque faltan datos.

¿Cómo lleva el confinamiento a título personal? 

Hay días que mejor y otros que peor, pero en general bien. No me puedo quejar porque afortunadamente estoy trabajando y en mi tiempo libre me dedico a leer, sobre todo libros y ensayos sobre ciencia y la atmósfera. Eso sí, estoy fascinada con todo el feedback de la gente, eso me da mucho más ánimo. 

Por cierto, ¿le han escrito algún compañero de otra cadena para felicitarte?

No, de compañeros no he recibido absolutamente nada. De compañeros de La Sexta, sí. 

¿Qué reflexión hace de la sociedad y de los políticos ante estas circunstancias?

El tema político no lo voy a tratar porque se me escapa de las manos. No soy política, no estoy en ese mundo y tendría que verme ahí para opinar porque opinar es muy fácil. Lo que nos tiene que hacer pensar es si esto ha pasado por algo, si tenemos que cambiar algo de nuestro estilo de vida. De todo se debe reflexionar.

¿Cómo cree que cambiará la forma de hacer televisión una vez que haya acabado la pandemia?

Realmente, no creo que cambie de forma muy significativa nada realmente y creo que todo el mundo recuperará la normalidad. Sí que me doy cuenta la capacidad que tiene la gente de mi trabajo de innovar y reinventarse, de seguir trabajando pese a la adversidad. Estoy segura de que se estudiará en las universidades cómo los medios de comunicación se reinventaron en esta época.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin