Patricia Pardo, quince días confinada en casa: "Estuve realmente nerviosa"

25/03/2020 - 12:22
  • La periodista de 'El programa de Ana Rosa' desapareció de los platós por prevención

Más noticias sobre:

Una de las medidas de Ana Rosa Quintana para combatir el coronavirus fue mandar a un tercio del equipo de su programa a que trabajasen desde casa. Esta decisión afectó a Patricia Pardo, la presentadora que sustituye a la titular en sus vacaciones o durante las bajas por enfermedad.

La gallega ha regresado de nuevo a pantalla después de 14 semanas de encierro. Lo ha hecho desde su domicilio y mediante una conexión telemática, como está siendo habitual en todos los programas de televisión.

Lea también: "Algo no se está haciendo bien": Ana Rosa critica la gestión del Gobierno ante la falta de material sanitario

"Es un sacrificio, pero que todos sean como este. Quiero pensar de que es una oportunidad porque siempre te quejas de que no tienes tiempo para los niños o para hacer cosas en casa", ha dicho Pardo.

Patricia Pardo, a Ana Rosa: "Os echo mucho de menos"

"Ya he pasado esa primera etapa en la que estábamos realmente nerviosos y ahora estamos más tranquilos. Lo estoy pasando un poquito mejor", ha afirmado. "Os echo mucho de menos y me gustaría estar allí, pero es necesario y es por el bien de todos".

Por último, Patricia Pardo ha resaltado lo "importante" que es tomarse en serio el aislamiento: "No hay que bajar la guardia hasta el último momento del confinamiento, hasta que nos digan que ya podemos salir a la calle". 

La razón por la que Patricia Pardo permanece en casa es preventiva, de forma de que esté a salvo de cualquier peligro para asegurarse que está en perfecto estado de salud por si tuviera que suplir a Ana Rosa en cualquier momento. 




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.