Programas

Risto Mejide (por plasma) pide a sus colaboradores que se hagan la prueba de coronavirus: cenó con un posible contagiado

  • El presentador de 'Todo es mentira' permanece en su casa desde el miércoles por la noche

Risto Mejide ha vuelto a ponerse al mando de Todo es mentira este lunes aunque no de la forma habitual en plató sino presentando el programa desde su casa a través de un plasma. "Por responsabilidad personal y porque no me queda otra, me toca estar en casa", ha dicho.

El publicista se ha puesto más serio después. Primero para responder a los que le han criticado de "reírse de la alerta sanitaria" desde su programa: "Es miserable". Y después, para pedir a sus colaboradores que se hicieran la prueba del coronavirus porque él estuvo en contacto directo con un posible contagiado.

Lea también: Íker Jiménez: "La desgracia del coronavirus en España ha sido la consigna de calma, los médicos sabían que no era así"

Así lo ha explicado en directo: "El lunes de la semana pasada estuve en una cena, en la que había dos personas más. Como todos los miércoles volví a mi casa, no había alerta sanitaria, nada… La gente seguía desplazándose por el país, sí que había que tomar una serie de precauciones como no darse la mano".

"Paso el miércoles por la noche y el jueves con mi familia y el viernes recibo el mensaje de Mediaset comunicando que nos van a partir en dos equipos por precaución, por si había algún infectado, que el otro pudiese seguir trabajando", ha continuado. "Horas más tarde del mismo viernes, recibo un mensaje de una de esas dos personas con las que había cenado el lunes que me dice que es posible que tenga el coronavirus".

"Lo primero que hago es quedarme en mi casa, no salir ni para comprar el pan y hacer lo mismo con los miembros de mi familia. Por supuesto, tomarnos la temperatura cada ocho horas y llamar a un teléfono de atención sanitaria".

Risto Mejide, en cuarentena: cenó con un posible contagiado de coronavirus

Risto Mejide ha proseguido contando que durante esa llamada le indicaron que al no ser un caso de riesgo, se quedara en su casa y que de haber algún síntoma "ya iniciaría algún tipo de tratamiento, pero que no sature ninguna unidad de urgencias". "Después de una semana no hay síntomas, lo que no significa que no los vaya a haber, pero de momento no los hay", ha dicho.

"Lo quiero decir porque hay gente que le estará pasando lo mismo con un familiar respecto a esa persona que está infectada o no". Mejide ha expuesto que cuando su acompañante en esa cena se pone en contacto con los servicios de emergencias "le dicen que no le pueden atender" y que "a día de hoy no tiene un diagnóstico", después de dos días de fiebre.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin