Susi Caramelo: "He invertido muchos años en currar sin ganar un duro... Esto no me llega de la noche a la mañana"

  • ECOTEUVE.ES habla con la cómica, convertida en estrella televisiva del momento en Movistar

  • "Mi abuela se cortaba muchísimo menos que yo. Se la sudaba todo", recuerda la humorista

  • Sobre el actor Israel Rodríguez: "Me ligué al que más me ponía, es como un sueño de la Cenicienta"

Más noticias sobre:

Susi Caramelo se ha ganado un hueco en la pantalla a base de descaro y constancia. La reportera de moda finalizó su periplo en Las que faltaban como toda una revelación y, actualmente, es una de las caras de la televisión con más futuro. Movistar lo sabe y no está dispuesta a dejarla marchar.

Cero en historia es el nuevo encargo de la cadena para Caramelo, que ya ha grabado su estreno -se verá el miércoles 5, a las 22.00, en #0- como colaboradora en el espacio presentado por Joaquín Reyes. Sustituye a Sara Escudero y se sienta al lado de uno de "los cómicos que más gracia le hace de toda España": Raul Cimas.

ECOTEUVE.ES
habla con la cómica en uno de los parones del rodaje de este programa, aunque tiene otro en proyecto, también para Movistar+, que llegará más adelante. Estamos ante el boom de Susi Caramelo. 

Con la ilusión que le hacía, ¿por qué dijo que "cubrir los Goya fue un coñazo que te mueres"?  

Fueron muchísimas horas. Llegué allí a las tres de la tarde y me fui a la una de la mañana. No había ni una Coca Cola. No pido alcohol, que me gusta, pero en cualquier momento me escapo y me tomo una copa... Pero, joder, estaba ahí toda la prensa agotada y no había ni una bebida energética al menos. Tenía hasta los ojos hinchados, parecía que iba drogada.

Aún así, ¿sigue teniendo ganas de presentar la gala en 2021?

Sí, pero porque eso lo voy a cobrar bien (risas). Para cubrirlo, no cobras tanto y te das la paliza... No hay color.

¿Le asusta la responsabilidad de entrar en 'Cero en historia'?

No, porque estoy cómoda y si voy con miedo a los sitios no sería yo. Hay que ir un poco en plan descerebrada. Si con lo idiota que soy encima fuera con miedo, ni hablaría... Además, estoy con gente que admiro mucho de toda la vida. Raúl Cimas es de las personas que más me hacen reír de España.

¿Cómo se maneja con la historia?

Fatal, pero como el programa se llama Cero en historia... pues no me han exigido nada (risas). Sinceramente, no sé nada. He leído cosas pero no me entero porque soy imbécil.

¿Cómo está viviendo su boom mediático?

Ha sido muy loco porque me he hecho 'mainstream' y me conocen desde los niños, por el Tik Tok, hasta los padres, porque sus hijos son unos pesados. Ha sido un baremo de edades súper amplio, pero lo llevo bien. No ha sido como los niños de OT, que están encerrados y de repente salen a la calle como estrellas, hay mucho trabajo detrás. También tengo una edad muy buena, porque si me llega a pillar esto con 22 años, que estaba loca de la cabeza, me hubiera echado a la cocaína, las drogas y al rock and roll.

¿Ha dejado de hacer cosas?

Por salud mental, he tenido que aprender a decir que no. También he tenido que dejar la animación de Loco Mundo y mi espectáculo de Pibonexia está ahí, pero está parado. Ojalá lo mantuviera todo, porque me estaría forrando muchísimo más, pero prefiero coger las que me interesan y hacerlo bien.

¿Qué le dicen en su barrio de Hospitalet, del que tanto presume?

Me paran y me dicen muchas cosas buenas, pero ya me conocían de antes, sobre todo por mi abuela. Ella era demasiado.

¿Por qué? ¿Qué hacía?

Era una señora que se cortaba muchísimo menos que yo. Si tenía que jugar a las máquinas, jugaba; y si tenía que beber alcohol, bebía. Se murió fumando tres paquetes de tabaco al día. Se la sudaba muchísimo todo, más que a mí.

Ha presentado 'Lo de los Goya', ¿es un anticipo de lo que veremos en su programa para Cero?

Yo me lo he tomado como tal. Era la primera vez que debutaba como presentadora. Quería ver cómo me encontraba y me fue superbien.

Estuve con Javier Cansado y Pepe Colubi, que fueron básicos para que estuviera cómoda. Movistar me conoce y sabe a quién ponerme para que no la cague.

¿Se vería yendo a hacer un reportaje a Eurovisión?

Me veo haciendo todo, pero quiero hacer cosas que me gusten de verdad. Por supuesto que me veo yendo a Eurovision, además, Blas Cantó me cae muy bien.

¿Qué nos puede contar de su programa nuevo para Movistar+?

Lo único que sé es que va a ser muy original y muy guay. No está hecho, pero mi compañero Luis Álvaro y yo tenemos algo pensado que se adapta a mi. Lo propusimos ambos a la cadena, la idea inicial fue suya y la fuimos matizando. Yo estoy muy cómoda con ello, y al lado de Luis siempre.

En el reportaje de los Goya habló con Pesro Almodóvar. ¿Qué le dijo al oído? ¿Se ve como chica Almodóvar ?

No lo voy a decir jamás, eso se queda entre Pedro y yo. Y sí, me veo como chica Almodóvar, total.

¿Prefiere calle o plató?

Me gusta más la calle, me gusta el barullo, puedo beber alcohol, veo tíos buenos... Estoy libre y salvaje. En el plató es más encorsetado todo, no puedo moverme tanto.

Viendo su desvergonzada actitud preguntando a los famosos, ¿La gente que le ve por la calle se permite preguntarle las mismas locuras?

Qué va, yo creo que no se atreven. Me paran para decirme cosas buenas, nunca me han dicho nada malo, si no, que se preparen (risas).

Ha entrevistado a pocos políticos, ¿le gustaría hablar con alguno más?

Que va, no me apetece nada. Eso ya lo hacían muy bien los de Caiga quien caiga... a mí no me gustan.

Prefiere a los actores ¿no ? Miguel Ángel silvestre, Israel Rodríguez [su novio]...

Sí, al final me he ligado a Israel y todo. He cumplido mi sueñito. Además, el otro día estuvimos en un photocall e hice mi primer posado oficial con novio. Me dijeron: 'Te has traído a Israel'. Y les respondí: 'No, si te parece me lo dejo en casa'. En realidad, me lo llevé porque hay tías en España que todavía no saben que estoy con él.

Qué bonito que se hayan conocido en un reportaje...

Sí, fíjate... Además era el actor que más me gustaba físicamente de pequeña. Me he ligado al que más me ponía, ha sido como un sueño de la Cenicienta todo el rato.

¿Qué famoso le ha sorprendido para bien al entrevistarle?

Edurne, me la imaginaba simpática, pero no tanto. Fíjate si me caerá bien que me prometió un vestido que no me ha dado, y me sigue cayendo bien. De hecho, desde aquí hago un llamamiento para recordárselo, aunque no me quedará igual que a ella.

¿Quién le ha parecido más borde?

No quiero decirlo, no me gusta dejar mal a la gente (risas). Pero ha habido un par de personas muy bordes.

Hay quien piensa que Susi es un personaje, ¿qué les diría?

Pues ya me veis. En mi día a día soy igual, me pagan por ser yo misma.

¿Y qué opina Israel?

Él se lo pasa bomba. Ha tenido novias más guapas, pero nunca tan simpáticas.

¿A quién le gustaría llevar a su programa o entrevistarle?

Tengo una cuenta pendiente con Dvicio. Pensaba que eran una boyband, pero no. Cantan genial y estoy todo el día escuchándoles, espero que vengan al primer programa.

¿Y con Rosalía?

Uf, Rosalía... todo el mundo pensaba que tenía mal rollo con ella pero quiero ser su amiga. De hecho, me llamó guapa y todo. Cuando dije que me había vetado fue sin pensar, porque no tengo filtro, pero no fue ella, fue el equipo de alrededor que solo permitían hacer preguntas serias.

Pero, ¿le dijeron personalmente que no podía entrevistarla?

Sí, dijeron que no se podía vacilar, y yo no quería hacerle preguntas serias.

ECOTEUVE.ES publicó recientemente un reportaje sobre dónde estaban las estrellas de la televisión hace 10 años. Si pudiera hablar con la Susi de una década atrás, ¿cambiaría algo? 

Todo el mundo tiene su evolución y esto me ha llegado cuando estaba preparada. Si no hubiera pasado por todos mis trabajos, no sería como soy. Mirando atrás, no me ahorraría nada. Le diría a la Susi del pasado que no siga consejos de nadie, están bien cuando los pides, no cuando te los dan porque sí.

Hay mucha gente que te dice cómo tienes que llevar tu carrera. Por ejemplo, cuando empecé me decían que no me tenía que reír encima de los escenarios, y ahora es una de mis señas de identidad. No he hecho nunca caso a nadie, uno se tiene que guiar de su instinto.

He invertido muchos años en mí, en currar sin ganar un duro... Esto no me llega de la noche a la mañana. Como a Carmen Machi, que le llegó más tarde, y mírala. Es mi actriz favorita.

¿Cuál es el mensaje que más le ha sorprendido?

Me sorprendió mucho saber que Pablo Alborán era fan de mí. Me escribió en octubre por Instagram y no me di cuenta. Estuve tres meses sin contestarle, mi madre casi me arranca el cuello.

Uno de sus vídeos más virales fue cuando protagonizó un topless en un photocall. ¿Cómo fue ese momento? ¿No había nada preparado?

Que va, fue todo espontáneo. Vi a todas las chicas con unos escotes muy pronunciados, estaban a punto de que se les viera un pezón. Dije '¡A que me las saco!'. Miré a Luis Álvaro y me dijo 'Sácatelas'. Lo hice.

Pero me dio totalmente igual, lo he hecho muchas veces. Solo es un cuerpo de mujer. Es muy bonito. Tendré que aprovechar ahora que mis tetas están bien, porque cuando me haga vieja se caerán.

¿Cuánto tardaron los organizadores del photocall en echarle la bronca?

En ese momento no se dieron cuenta, a lo largo de la semana, cuando salieron los vídeos, lo vieron.

Lo más gracioso es que a la siguiente semana volví a un evento que organizaban los mismos, que los conozco, y los amo. Siempre me han tratado muy bien, pero tuvieron que darme un toque de atención porque es su trabajo. Con ellos todo bien.

¿Ha sufrido acoso en algún momento de su carrera?

No, nunca. Igual es porque yo soy más acosadora que nadie (risas). Es coña, no he acosado a nadie ni me lo han hecho a mí. A Israel, por ejemplo, no le acosé, le entré muy bien (risas).



En Portada



Informalia




Comentarios 1

#1
03-02-2020 / 20:29
barrabas
Puntuación 3
A FavorEn Contra

Y sin poder hablar por tener la boca llena.