Una joven llama "cateto de campo cordobés" a su cita en la mayor rajada de 'First Dates': "Vaya despropósito"

29/01/2020 - 11:37
  • Natalia puso a caldo a Antonio tras su frustrada velada en el dating

Más noticias sobre:

First Dates vivió este martes una de sus grandes noches en Cuatro. El programa alcanzó su máximo de temporada logrando reunir a una gran audiencia que se encontraba a la espera de una nueva entrega de La isla de las tentaciones, el programa más exitoso actualmente en la cadena.

Poca tentación hubo en esta ocasión en el restaurante del amor de Carlos Sobera. En especial entre Natalia y Antonio, dos solteros que no congeniaron en absoluto durante su velada en el dating. Él, un jornalero procedente de Córdoba, comenzó desvelando su gran pasión: "Las motos son mi vida, es lo que más me gusta. Soy de Marc Márquez", dijo antes de asegurar que "me han rechazado poco y mi arma de seducción es el pico, hablo mucho con las niñas".

Lea también: Una soltera, en First Dates: "Jesús Calleja es mi hombre ideal porque trabaja nueve meses fuera de casa"

Antonio utilizó enseguida el tema de las motos para intentar descubrir si tenía algo en común con Natalia. Esta confesó que no le gustaban después de haber sufrido un accidente: "No me van mucho", reconoció antes de que Sobera invitara a las parejas del programa a bailar. El cordobés se negó, lo que provocó un gran enfado en la sevillana: "¡Qué cosa más sosa! Así no nos vamos a poder ir de fiesta", lamentó. 

Ante su negativa, Natalia le pidió a Matías Roure, el camarero del programa, que bailara con ella: "Yo he venido a conocer a una chica y ella nada más venía que a ver a Matías", dijo enfadado el comensal, que volvió a sacar el tema de las motos cuando su compañera volvió a la mesa. En ese momento, la joven se marchó agobiada al baño para llamar a una amiga  y contarle cómo le estaba yendo en su cita: "Vaya despropósito, me han traído a un cateto de campo cordobés. Nada más que sabe hablar de motos", criticó.  

Finalmente, después de todo, ambos coincidieron en algo: en no tener una segunda cita con el otro. "No le gustan las motos, no quiere tener hijos... no congeniamos", reprochó Antonio. "No tenemos nada en común", aseguró por su parte Natalia antes de que abandonaran el restaurante por separado.




Informalia




Comentarios 0