Noemí Galera ('OT'): "Ser jurado es una jodienda muy gorda, el trabajo de directora es más agradecido"

10:02 - 12/01/2020 | 10:10 - 12/01/20
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la responsable de la Academia del talent de TVE

  • "Este año espero no perder la perspectiva y que no se me vaya la pinza"

  • "Me desinstalaré el Twitter del móvil, no quiero entrar en ese juego", afirma

Más noticias sobre:

Noemí Galera volverá a coger un año más las riendas de la Academia de Operación Triunfo en la nueva edición que aterriza este domingo en La 1 de TVE. Con las pilas recargadas y con la intención de afrontar con filosofía las polémicas que puedan desatarse, la catalana avanza las claves del elenco de concursantes que luchará en la Gala 0 por alzarse con una de las 16 plazas que pone en juego el talent.

"El casting yo no sé si va a ser el mejor de todas las ediciones [como declaró Tinet Rubira], que ojalá sea así, pero sí que creo que están muy preparados", asegura Galera en palabras a ECOTEUVE.ES antes de hacer autocrítica de los errores que pudo cometer en OT 2018. 

Lea también: El protocolo de OT 2020 para evitar un 'caso Carlota' (GH) en la Academia

"A veces pasan las cosas tan rápido en la Academia, y tienes que responder tan rápido, que sólo espero no perder perspectiva y que no se me vaya la pinza", afirma la responsable de la escuela, que promete "no precipitarse y dejarles respirar". "A veces, los hemos sobreprotegido, todo el rato diciéndoles: 'ojo, cuidado...' No, déjalos que respiren y que sean ellos mismos de verdad", valora.

Noemí Galera intercambiará papeles este año con Nina, que vuelve a OT como miembro estrella del jurado, un papel que también desempeñó la catalana durante la etapa del talent en Telecinco. "Era una jodienda muy gorda. Ahora vivo más tranquila. Trabajo más intensamente y es más agotador, porque vengo cada día a la Academia y son tres meses sin descanso, pero es mucho más agradecido". 

¿Cómo afronta esta nueva edición de Operación Triunfo 2020?

Nos ha venido muy bien este tiempo para descansar, para ver las cosas con un poquito de distancia también y para saber en qué podíamos mejorar. Esta va a ser una edición muy chula. El casting yo no sé si va a ser el mejor de todas las ediciones [como dijo Tinet Rubira], que ojalá sea así, pero creo que están muy preparados. Más que nunca. Hay mucho músico, la mayoría componen... Está muy bien para que pongan la semillita en la Academia y que sus carreras discográficas, en el caso de que las tengan, veamos cómo nacen allí mismo.

El año pasado ya decíais eso de que venían muy preparados musicalmente...

Sí, pero en este caso es más general. Nosotros hicimos un llamamiento sobre lo que nos gustaría potenciar en la Academia y la gente ha respondido. A lo mejor, personas que no se hubieran presentado en otras ediciones, sabiendo que se potenciará la composición y que igual podemos estrenar alguno de sus temas en las galas, se han animado. La casualidad es que casi todos tocan un instrumento o se han formado musicalmente.

Se critica un poco la imagen similar de todos los concursantes. ¿Qué opina de esto?

Sí, se ha dicho que son todos guapísimos. Yo creo que es la edición en la que menos 'de revista' son. Creo que cada uno ha venido como es: natural y menos producido que en otras ocasiones. Es mi percepción. Creo que son muy variados y que hay de todo. No son 30 personas prototipo de modelo de Zara. Para nada, todo lo contrario.

¿Hay menos presión este año? ¿Vienen más relajados?

Yo creo que sí. Sobre todo, no venimos cansados. Tras OT 2017 no nos dio prácticamente tiempo de respirar y ya nos metimos en otra edición y nos encontramos con todas las polémicas que se dieron. Aunque una vez acabada la edición, con la distancia, te das cuenta de que tampoco eran tantas. Pero bueno, eso nos pasa siempre. Los concursantes son una piña y nosotros tenemos muchas ganas de volver.

Hay una aspirante con una importante discapacidad auditiva. ¿Es un intento de inclusión dentro de la Academia?

Sí, tiene hipoacusia. En un oído solo tiene un 40% de la capacidad auditiva y en el otro un 60%. Nosotros le pusimos la pegatina y ella no dijo nada. En la segunda fase nos gustó y tampoco dijo nada. Pero yo veía que se tocaba mucho la oreja y al final nos dijo que llevaba audífonos. No nos lo creíamos. Nos gusta, está en los 30 y a ver qué pasa.

¿Cómo recuerda su etapa como jurado? ¿Trabaja ahora más tranquila?

Era una jodienda muy gorda. Ahora vivo más tranquila. Trabajo más intensamente y es más agotador, porque vengo cada día a la Academia y son tres meses sin descanso, pero es mucho más agradecido. Ser jurado implica venir un día, aunque si te lo curras, como creo que hará Nina, que la conozco y verá el 24 horas sin parar, lleva algo más. Es muy difícil el trabajo de jurado y muy desagradecido en algunas ocasiones.

¿Cómo ha sido ese reencuentro con Nina?

Súper chulo, me parece lo más. A mí me encanta que esté aquí. Nina y yo nos conocemos desde antes de OT, trabajábamos juntas desde antes. Entonces, el cambio de papeles ahora tiene gracia porque yo la voy a entender perfectamente y ella me va a entender perfectamente a mí. Ella es una tía muy trabajadora. Todas las valoraciones que va a ser van a ser en positivo y para ayudarles a ellos. Estoy encantada también de tener a Javier Llano, que hemos compartido mesa de jurado durante todos los años en Telecinco.

¿La decisión de que este año los profesores tenéis la posibilidad de no salvar a nadie es petición suya o del claustro?

No, eso es una decisión de la dirección.

¿Cómo valora el hecho de que pueda haber 5 6 o 7 nominados?

Yo creo que está bien, porque así ellos no se relajan. Aun así, no tiene por qué ocurrir en todas las galas. Y que el favorito no tenga inmunidad también está bien. Yo creo que es algo positivo. Ellos también si ven que son favoritos durante tres semanas, se relajan porque creen que les pueden salvar y no se esfuerzan. Y lo mismo cuando están aquí sentados y ven que hay cuatro nominados y creen que no están en peligro. Eso va a cambiar y escucharán al jurado de otra manera.

¿Le ha dado algún consejo a Iván Labanda, que viene a ocupar un puesto que el año pasado fue muy polémico?

Creo que lo fundamental es que los trabajos entiendan qué cantan y qué están contando. He tenido que decirle pocas cosas porque hemos conectado enseguida mucho. Nos conocemos desde hace tiempo, él conoce también mucho a Manu Guix y se ha hecho todo un programa de las clases, sobre cómo va a hacerlas, y lleva preparándoselo desde hace mucho tiempo. Está muy bien. Yo creo que va a dar grandes momentos.

¿Cómo ve a Zahara como profesora de Cultura Musical?

Me ha dicho que ya tiene todas las estructuras de las clases. Tiene muchísimas ganas y me gusta porque tiene las mismas ganas que cagalló. Tiene miedo puro y eso está bien. Cuando alguien está demasiado seguro, eso no mola. Yo creo que es una persona que conecta mucho con al gente que nos ve.

¿Se seguirá encargando de la selección de los temas?

Este año más, porque no estoy en el chat y es en esa franja horaria en la que se hace la selección. Habrá de todos los estilos, brillo y purpurina.

¿Ha sido un alivio para el equipo no hacer la preselección de Eurovisión?

Para el equipo no sé, para mí sí lo es. Me gusta mucho Eurovisión y me lo paso bomba comentándolo, pero la presión que genera... Además, coincidía con el final de las ediciones, que ya está cansada y de verdad... no. Yo me alegro mucho de que vaya Blas Cantó este año, va a hacer un gran papel. Tiene que ir siempre alguien que realmente tenga ganas. Yo creo que eso es fundamental, a pesar de que a los concursantes les vendas que luego les va a ir muy bien, porque Miki ya me ha reconocido que la proyección que ha tenido gracias a eso no la hubiera conseguido de otra manera. Pero aun así, es gente que no se ha postulado realmente. Está bien ese sentido.

¿Asusta no tener la campaña de Navidad, que suele impulsar a la industria musical, al término de la edición? Este año acabaréis por Semana Santa...

Pues nos iremos de procesiones. (Ríe). Yo cuando hago el programa estoy haciendo la Academia y punto. Lo que pase después, si viene, bien y si no, también. Acabaremos en abril y si hubiera gira, que ojalá, y se hicieran cuatro o seis ciudades, ya nos metemos en la campaña de verano. En todo caso, no pienso en eso.

¿Está preparado el mercado musical para la entrada de 16 nuevos artistas?

Yo creo que si lo que enseñamos gusta, sí. Si ha pasado en OT1 y en OT 2017, ¿por qué no? No tienen por qué ser todos estrellas. ¿Qué es una carrera musical: que sea un número 1 en ventas? Bueno, tú puedes trabajar en la música y no estar en la primera línea. Artistas como Vega o Elena Gadel siguen viviendo de la música. La industria tienen muchas vertientes en las que poder acoplarse. Yo con que salgan dos que sean top, ya es un éxito.

¿Qué tiene de malo el fracaso?

No tiene nada de malo. Cuando fracasas aprendes. El otro día un amigo me preguntó que si estaba nerviosa. Le dije que sí, pero que sólo pedía aprender de los errores y tener sentido común. A veces pasan las cosas tan rápido en la Academia, y tienes que responder tan rápido, que sólo espero no perder perspectiva y que no se me vaya la pinza.

Entonces, ¿qué ha aprendido de los errores de la edición anterior?

A no precipitarme, a dejarlos a ellos respirar. A veces, los hemos sobreprotegido. Todo el rato diciéndoles: "Ojo, cuidado...". No, déjalos que respiren y que sean ellos mismos de verdad. No hace falta estarlo repitiendo todo el rato.

Muchas de aquellas polémicas surgían por la presión de los concursantes al estar encerrados durante tanto tiempo. ¿Habéis concienciado a los nuevos alumnos de ello?

No, no lo hemos hecho, porque ellos son mayores y ya saben a dónde van. Saben que van a estar tres meses encerrados. Saben a lo que vienen.

¿Cómo es su vida en el día a día en la Academia y cómo consigue que su habitación sea más confortable?

Mi habitación tiene varias camas porque ahí dormimos Pablo Wessling y yo cada día de gala. Lo bueno que tiene es que podemos descansar un poco más y que al día siguiente ya amaneces allí. Lo malo es que es un poco inhóspito y frío el lugar y que a la mañana siguiente, sales en pijama y está todo el equipo viéndote. Y como no te hayas desmaquillado bien, sales de allí como un mapache. [Ríe] Pero bueno, es más cómodo.

Se enfrentan el domingo al reencuentro de GH VIP. ¿Tiene miedo a la competencia?

Que iban a poner algo fuerte en frente es lo normal. Ya lo esperábamos. Hay público para todo.

¿Pero le afecta el dato de audiencia?

Sí, claro que me afecta. A veces dices: "Esta gala nos está quedando de puta madre, mañana hacemos un 19%". Te levantas, ves el dato y dices: "¿What? ¿Esto que es?". Claro que nos afecta, pero vamos a intentarlo hacer lo mejor posible. Si sale bien, guay y si no...

¿Le gusta el cambio al domingo?

A mí el domingo me viene estupendo. Me da igual el día de la semana que sea, porque tengo que estar aquí igualmente todos los días, pero sí que es verdad que los sábados y domingos hay ensayos por la tarde y las mañanas hay unas clases grupales que me permitirán no estar en la Academia. Con lo cual, yo podré pasar las mañanas del sábado y del domingo con mis hijos, que no tienen cole. Así que redondo me viene.

¿Tomará este año alguna medida para 'quemarse' menos?

Yo el domingo, en cuanto empiece la gala, me desinstalo el Twitter del móvil. Eso lo primero, porque me mata. Lo tendré en el despacho porque sí me interesa saber qué opinan los fans y qué opina la prensa. Pero me mataba los trayectos de aquí a mi casa, que es casi una hora, leyendo y leyendo. Y puedes leer 200 mensajes positivos, que como tengas uno negativo, te quedas con ese. No quiero entrar en ese juego.

¿Es esa su proporción? Tiene muchos más positivos que negativos, ¿no?

Bueno... El año pasado tuve lo mío también, ¿eh? [Ríe].



En Portada



Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.