Najwa Nimri, una actriz "¿misteriosa?": "Si es la imagen que me da de comer, adelante"

9:59 - 15/12/2019 | 10:12 - 15/12/19
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la intérprete, estrella invitada de 'Una vida, una cena' de Amazon

  • "Acabé hospitalizada durante el rodaje de 'Vis a vis: El Oasis' en Almería"

  • Sobre 'La Casa de Papel': "De mi personaje se ha visto una chispa, ahora viene la mandanguita"

Más noticias sobre:

En un alto en el rodaje de Vis a Vis: El Oasis, y a la espera del estreno de la cuarta temporada de La Casa de Papel, Najwa Nimri se sienta en la mesa que Quique Dacosta le ha preparado en Una vida, una cena, la nueva serie documental de Amazon Prime Video. En una de las entregas, el Tres Estrellas Michelín cocinará un menú inspirado en la actriz, que se encuentra en uno de los momentos más dulces de su carrera profesional.

Nimri asegura estar "preocupada de haber contado cosas íntimas" porque siempre ha sido "muy celosa de preservarlo: "Yo me dedico a hacer personajes, no a contar mi vida", dice a ECOTEUVE.ES la intérprete, a la que Dacosta define en su programa como una mujer "misteriosa". ¿Se reconoce ella en este adjetivo? 

Lea también: La imagen de Najwa Nimri que ha revolucionado a los fans de La casa de papel: Alicia Sierra, llena de sangre

"No se me ocurre nada elocuente que decir a la pregunta de si me considero así. Es imposible salir del paso. Pero si esa es la percepción que a mí me ponen, adelante con ella [...] Todo en conjunto ayuda a que esa sea mi imagen, pero a la vez es lo que me da de comer, así que tampoco voy a evitarlo", reconoce antes de valorar su paso por el nuevo programa de la plataforma de streaming.

Najwa Nimri avanza la "mandanguita" que le espera a Alicia Sierra en la cuarta temporada de La Casa de Papel y explica la dureza del rodaje de Vis a vis: El Oasis: "Acabé hospitalizada", cuenta la actriz, que confirma que con estos ocho episodios, la serie se despedirá de verdad para siempre. "Yo no puedo seguir. Si no, esto se convierte en 'el barco del Chanquete", señala con sorna. 

¿Qué ha significado ponerse en las manos de Quique Dacosta?

Una vez más, te das cuenta de que la gente que sabe hacer te lleva por donde quiere. Él es muy respetuoso y tiene mucha mano izquierda. Yo he evitado bastante hablar de cualquier cosa demasiado personal o emotiva. Es una cosa que detesto ver y que detesto que me hagan. Jamás me expongo a ello en prensa o televisión. Nunca he estado en eso.

¿Porque le da pudor? 

Porque soy actriz. ¿Un actor por qué tiene que hacer eso? Yo me dedico a hacer personajes, no a contar mi vida. Hubo un momento en la grabación en el que me puse de uñas. Vi que había en los platos algo de mí, de mi persona. 

¿Hubo una entrevista previa con Quique Dacosta antes de que elaborara el menú?

Me llamó por teléfono Luis San Narciso [director artístico de The Mediapro Studio], que es alguien a quien aprecio y en quien confío. Él me dice que está bien y yo me fío. Me dijo que me iban a llamar para algo de cocina. Yo tengo mucha gente en la familia que cocina, que por parte de madre son vascos y estoy acostumbrada a comer bien. Y de repente, me llamaron y me empezaron a hacer una serie de preguntas que dije: "Pero bueno, ¿esto qué es?" Me preguntaron sobre mi infancia y otras cosas que yo decía: "Esto es demasiado". Pero luego el tío [Quique Dacosta] lo hizo tan bien que me sedujo, me dejé llevar.

¿Le da miedo verse en pantalla?

No, nunca me gusto. Sobre todo, cuando son entrevistas en las que ha salido una cierta verdad como algo espontáneo de mí. Cuando se me escapa el control, se me va y eso me da mucho pudor. Pero en general es lo que más gusta, así que bueno... Creo que a partir de un punto va a ser una entrevista bastante descontrolada.

Ha dicho que durante la presentación de los platos empezó a sudar. ¿Por qué?

Eso fue por la cantidad de comida. Me agobia la opulencia culinaria. Mucha comida me agobia y mucha bebida me agobia.

Dicen que es rara, loca, misteriosa... ¿Se reconoce personalmente en estos adjetivos?

No, eso son apreciaciones... Si yo me viera de verdad dentro de esos calificativos, estaríamos ante un personaje que directamente habla de sí mismo en tercera persona. Hazte tú una idea. ¿Cómo me voy a llamar misteriosa a mí misma? No se me ocurre nada elocuente que decir a la pregunta de si me considero así. Es imposible salir del paso. Pero si esa es la percepción que a mí me ponen, adelante con ella. Yo creo que simplemente tengo un nombre raro, que he estado mucho tiempo sin darme demasiado y que he interpretado a personajes extraños, que son los que me gusta hacer porque son con los que aprendo. Todo en conjunto ayuda a que esa sea mi imagen, pero a la vez es lo que me da de comer, así que tampoco voy a evitarlo.

¿Se le da bien la cocina?

En casa cocino yo y a mi hijo le cocino yo. Él se aburre muchísimo de lo que le hago. Es que su padre es cocinero y tiene un catering; mi primo, con el que he compartido vida durante mucho tiempo, también es cocinero; mi tío tuvo un restaurante aquí muy conocido, mi madre, aunque es médico, es la que mejor cocina... 

¿Y se vería concursando en un talent culinario como Masterchef Celebrity?

No, no, no... ya me han hablado y no, como me llaman de muchos sitios... Pero no me veo. Me mola el programa y me encanta ver a la gente ahí, pero me da mucho pudor. Salvo que apremie la necesidad y tenga que hacer lo que tenga que hacer, como todo el mundo... pero si me lo puedo ahorrar, me quedo en casa. (Ríe). 

¿Qué plato le pondría a sus personajes de Zulema [Vis a vis] y Alicia Sierra [La Casa de Papel] si participaran en un programa como este?

Alicia Sierra deja constancia de ello, porque es un personaje al que yo pedí que le metieran la adicción a las cucherías. Así que a ella le pondría una montaña de pastelitos o una mousse de chocolate con fresas. Y Zulema lo que más come en la cárcel son manzanas, pero antes de 'morir' en la segunda temporada pide un rodaballo salvaje. Por eso, a ella le daría un gran pescado con patatas cocidas.

En la cuarta temporada de La Casa de Papel, ¿habrá más jarana en la tanda anterior?

Después de la cuarta viene una quinta y lo que se vea en la siguiente va a ser un adelanto de lo que se desarrollará más adelante. Puf, no puedo decir nada, es que con La Casa de Papel me cortan el cuello, te lo juro. Lo que pase, va a tener un largo recorrido. De mi personaje se ha visto una chispireta en la tercera, pero ahora viene la mandanguita.

Y cuando todo el mundo creía que Vis a vis había acabado, ha resurgido de nuevo con El Oasis. ¿Cómo se efectúa esta vuelta?

Está siendo brutal y el resultado final creo que va a ser apabullante... heavy. Estuvimos tres semanas rodando el Almería y yo acabé hospitalizada.

¿Y eso? ¿Se lesionó?

Es que ha sido muy intenso, tío. Hago acción y soy como el personaje de Brad Pitt en la última de Tarantino. (Ríe). Me está tocando comerme un día entero corriendo, otro entero en agua frío, otro en una máquina, otro a tiros... Es un rodaje muy físico y de repente, no duermes en dos días porque también sales a tomar algo, o lo que sea, y zas, palmas. 

¿Será este de verdad el final de Vis a vis o cree que podrá seguir alargándose más?

No, no. Yo no puedo. Si no, esto se convierte en 'el barco del Chanquete'. Hay muchos tatuajes ya, la gente se está volviendo muy loca... Hay un momento en el que hay que dejar las cosas en el sitio que le corresponde. Aparte de que es una matada.



En Portada



Informalia





Comentarios 0