Carlota Corredera: "He currado como una desgraciada y las he pasado canutas; no voy a pedir perdón porque ahora me vaya bien"

10/12/2019 - 11:12
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la presentadora, que acaba de publicar el libro 'Hablemos de nosotras'

  • "Hay que pagar peajes por salir en la tele, pero conmigo se cometieron excesos y falta de empatía"

Más noticias sobre:

Cualquier paso que ha dado Carlota Corredera en los últimos años ha venido acompañado de polémica. ¿Es el precio por saltar de un lado al otro de las cámaras? "Sé que hay que pagar peajes por salir en la tele, pero conmigo se cometieron excesos y hubo falta de empatía", afirma la presentadora a ECOTEUVE.ES.

Le cayeron palos cuando salió de la cúpula de Sálvame para convertirse en presentadora, cuando Mediaset le dio Cámbiame o cuando publicó su primer libro. "Se buscaba cualquier excusa para darme". ¿Envidia entonces? "Hay mucha gente que le gustaría haber tenido la oportunidad que a mí me han dado", asegura Corredera, que reivindica el camino profesional que ha recorrido hasta alcanzar la posición que ahora tiene.

"¡Yo no he hecho nada malo!", recuerda como una obviedad. "He currado como una desgraciada desde que llegué a Madrid. Y no voy a pedir perdón porque las cosas me vayan bien. Cuando las he pasado putas, tampoco vino nadie a sacarme las castañas del fuego", comenta. ¿Y si la tele se acaba? "Ese día volveré a la redacción y seré feliz", asegura la periodista gallega. "Esta no es la historia de una obsesión por conseguir a toda costa presentar".

Después de Tú también puedes, Carlota Corredera acaba de lanzar al mercado Hablemos de nosotras [Grijalbo], su segundo libro en el que conversa con diferentes personalidades sobre la mujer. "He leído tonterías de que me subo a la corriente feminista. Como si esto fuese un negocio… Yo no escribiría ningún libro por dinero", afirma la periodista que, por cierto, donará parte de los beneficios al Fondo de Becas Soledad Cazorla, para huérfanos de la violencia de género. 

Cifuentes, Verdeliss, Anna Ferrer… ¿Le fue fácil reunir a un grupo tan dispar para Hablar de nosotras?

Para mí es un regalo que se hayan saltado los prejuicios que hay con la gente que trabajamos en Sálvame. Y esto existe, no es una teoría de la conspiración. Sálvame te puede estigmatizar. Hay personas que no hubieran hablado conmigo hace un tiempo y ha sido reconfortante ver que van abriendo sus mentes.

¿A usted también se le han caído prejuicios con las entrevistas?

La mayor riqueza del libro es que son personas que no tienen nada que ver pero todas están de acuerdo en lo básico: creen en la igualdad y son feministas. Hay gente que dijo 'no' al libro por el prejuicio de acercarse al universo Sálvame, pero hay más personas que lo rechazaron porque no quieren pronunciarse sobre el feminismo en público. Eso demuestra que nos queda mucho por andar.

¿Cifuentes aceptó a la primera o le costó?

Contacté a través de las redes. Había leído comentarios suyos y me dio la sensación que yo le caía bien. No había salido en ningún medio tras su dimisión y aquella tormenta perfecta con todas esas personas que conspiraron para echarla de la Comunidad de Madrid.

Me interesaba esa persona que llegó a tener poder y cómo la derrocaron, que no fue por nada político. Su salida lo remató algo que era de su ámbito privado: un vídeo que se puso 24 horas y unas imágenes que debieron haber sido destruidas. Lo interesante es ver cómo ha sobrevivido y ha levantado la cabeza. Es una Cristina tocada, pero no hundida. Lo ha pasado mal pero tiene ganas de llegar al final de todo.

"A las mujeres no se nos perdona nada". Es una frase de Christine Lagarde que usted recoge. ¿Cree que le van a perdonar que publique otro libro?

Posiblemente haya gente que considere que soy una intrusa. Hay compañeros de Mediaset que me han dicho que ellos han dejado de hacer cosas porque en España no se entiende que puedas hacer más de una.

Eso en EEUU no ocurre…

Mira Jorge Javier: Presenta, actúa, canta, produce... ¿Por qué vamos a censurar a alguien así? ¿A mí no me van a perdonar que publique este libro? Pues es algo que no me preocupa en absoluto. He leído tonterías de que me subo a la corriente feminista, como si fuese un negocio... Yo no escribiría ningún libro por dinero. El sacrificio y el tiempo que he robado a mi familia no lo paga nada.

Con el anterior libro [Tú también puedes] recibió muchas críticas. ¿Cree que fue exagerado?

Si en lugar de ser una mujer hubiera sido un hombre, ¿me hubieran machacado igual?

Dígamelo usted.

Yo creo que no.

¿En qué medida las criticas le vinieron por ser mujer?

En España se nos exige más, se nos perdona menos y se nos machaca con más alegría a las mujeres que a los hombres. Me descoloca que publicar un libro con el que intentas ayudar a la gente que sufre obesidad se vuelva contra mí y se busque cualquier excusa para darme. Cuando te sobreexpones hay unos daños colaterales. Y yo, posiblemente, no estaba preparada. Afortunadamente, me ha pillado con una edad.

Aquello coincidió con su salto como presentadora, portadas de revistas… ¿Cómo recuerda esa etapa de sobreexposición? ¿En qué medida tuvo usted responsabilidad de lo que vino después?

Voluntariamente acepté la oferta de presentar o escribir un libro. Son decisiones mías, eso es obvio. Hay que pagar peaje, sí. Pero creo que en mi caso se cometieron excesos y hubo falta de empatía.

Pero tengo la conciencia muy tranquila. Lo único que he hecho es currar como una desgraciada desde que llegué a Madrid. No voy a pedir perdón porque las cosas me vayan bien ahora. Entre otras cosas, porque cuando las he pasado putas, tampoco vino nadie a sacarme las castañas del fuego. Vengo de las redacciones y empecé con cuatro perras en el bolsillo y las he pasado canutas, como muchas personas. Hay gente a la que le cuesta alegrarse de que te vaya bien, pero eso es problema de ellos.

A pesar de que empezó desde abajo, parece que a usted se le critica más que a otras personas cuyo éxito es menos trabajado. ¿Por qué?

Hay mucha gente que le gustaría haber tenido la oportunidad que a mí me han dado. Y hay quien lo digiere mejor y se alegra de que me vaya bien. Llevo cuatro años presentando, me ha cambiado la vida muchísimo y tienes que aprender a filtrar. Es imposible que no te afecten las críticas. Yo aprendo mucho de ellas. Lo leo todo. Pero lo que de verdad me preocupa es lo que diga mi gente. No puedes gustar a todo el mundo y tienes que hacer las cosas como tú consideres.

Las mujeres estamos programadas desde niñas para agradar a todo el mundo y eso cuesta cambiarlo. Hay que hacerlo porque, si no, no puedes vivir a expensas de lo que piensen los demás.

¿Se arrepiente de algo de estos últimos años?

En absoluto. Otra cosa es que yo no calibré la tormenta mediática en la que me vi envuelta y los efectos de lo que hice. Pero no me puedo arrepentir de tener la grandísima suerte de presentar el programa que creé hace diez años, escribir dos libros… El problema estará en otros. ¡Es que yo no he hecho nada malo... ! He escrito un libro con el que he intentado ayudar a la gente a través de mi experiencia tóxica con la comida. Y presento programas porque la cadena apuesta por mí.

¿Compensa los efectos de la popularidad?

Hoy presento y mañana puede acabarse. Soy consciente de que esto puede ser transitorio. Para mí no sería un fracaso volver a la redacción. He visto subir y bajar a tanta gente que sé que lo importante que es ver esto con realismo. Si algún día me deja de compensar, te puedo asegurar que lo primero que haré será hablar con mis jefes para volver a la redacción y seré feliz.

Cuando te pasan las cosas que tú nunca soñaste que te iban a pasar, lo vives de forma normal. Esta no es la historia de una obsesión por conseguir a toda costa presentar porque si no mi vida será un fracaso.

Ha dirigido numerosos programas. ¿Ha sentido en algún momento que debía demostrar más por ser mujer?

Telecinco, que es la cadena que conozco, es un oasis en cuanto a la diversidad en general y no siento que no me hayan promocionado por ser mujer. Pero es verdad que trabajo en un lugar un tanto especial, quizá 20 años atrás la tele no era así. En La fábrica de la tele [productora de Sálvame] tampoco hay ese tufillo de machismo. Trabajo en una empresa feminista.

Comenzó a dirigir Sálvame hace casi 11 años. ¿Cómo recuerda la primera vez que le hablaron del proyecto?

Me daba mucha pereza hacer Sálvame. Era subdirectora de La Caja y llevaba una tralla brutal. Les dije que no quería. Estaba saturada de corazón (TNT, La Noria)... y estaba viviendo en Barcelona. Me daba pereza trabajar con Raúl [Prieto] porque habíamos tenido nuestros desencuentros -por pura pasión laboral- en Hormigas Blancas... No me apetecía nada, estaba pasando una etapa complicada. El programa comenzó por la noche y luego se hizo diario. Pasamos de 45 minutos a una hora, tres, cuatro. Y ahora cinco. El formato está muy sano y esa es la mejor noticia para los espectadores y para todas las familias que comen de él.

Recientemente, 'Sálvame' se llevó el primer premio en una década de vida. ¿Por qué cree que siempre se le ha denostado?

A Sálvame le ha dado la espalda la crítica, la prensa… Hay periodistas que repudian nuestro programa, hay medios que a mí no me entrevistarán por prejuicios. Nos dan la espaldas las universidades, como la mía, la Universidad de Santiago, que no está orgullosa de que yo haya salido de allí. pero nuestro lugar en el mundo nos lo da la audiencia que lleva 10 años viéndonos.

Por mucho que intenten tapar tu trabajo, el mayor premio, y no es palabrería, es la audiencia y que nos den las gracias por entretener. Los haters podrán decir lo que quieran. Me da rabia la gente que critica Sálvame porque no nos ofenden a los que trabajamos, sino a los que nos ven.

¿Esas críticas huelen a clasismo?

Sí, ese tufillo clasista de que el folletín no lo ves, y que solo lees libros sesudos. Una de las personas más cultas que conozco es Jorge Javier, con una cultura literaria y musical que da mil vueltas a los que critican Sálvame.



En Portada



Informalia




Comentarios 2

#1
15-12-2019 / 22:29
Puntuación 2
A FavorEn Contra

Rottermeller, caes bastante mal y eres muy prepotente y marimandona. Tus libros ni se de qué van, pero ya que te consideras tan defensora de la mujer, por que no te has pronunciado con el caso Carlota, o por qué consientes el acoso continuo del Maribombas a ciertas compañeras?..... 12 meses, 12 causas...

Jajajajaja

#2
15-12-2019 / 22:42
Puntuación 0
A FavorEn Contra

Los que formáis el mundo Sálvame, es un estigma que tendréis que acarrear de por vida..... No todo el mundo quiere que se le relacione con él, ni de lejos, con razón claro!