La fantasía sexual de Yolanda hace cambiar de opinión a Adrián en 'First Dates': "Ahora sí; has subido la nota"

15:41 - 3/12/2019
  • La concursante confesó qué era lo que más deseaba en la cama y convence a su cita

Más noticias sobre:

First Dates vivió este lunes una de sus habituales situaciones picantes. Yolanda, una extremeña (aunque residente en Barcelona) de 24 años, y Adrián, un tarraconense de 29 años, se encontraron en el restaurante de First Dates con unas sensaciones que, de primeras, no fueron muy positivas.

"Fisicamente no me ha gustado. Me gustan sus tatuajes y tiene buenos pechos, pero es demasiado", se sinceró Adrián al principio de la cita. 

La situación pareció mejorar cuando ambos hablaron de sus aficiones, algo en lo que sí coincidieron: "¿Qué buscas en una pareja?", preguntó Yolanda. "Que sean como yo, que haga deporte, veo que en eso estás aprobada. Y que sea cariñosa", respondió el de Tarragona mientras ella asentía con la cabeza. 

Lea también: La aplaudida lección de un chico con VIH y su cita en 'First Dates': "Falta mucha visibilidad"

"¿Cuál es tu mayor fantasía sexual?"

La cita comenzó a subir de tono cuando Adrián afirmó que "no puede tener amigas porque es muy activo sexualmente". En ese momento, Lidia, la camarera del programa presentado por Carlos Sobera, les propuso un juego comprometedor con preguntas sobre sexo.  

Entre unas y otras confesiones, surgió la pregunta que cambió la decisión de Adrian en el desenlace de la cita. "¿Cuál es tu fantasía sexual?". "Me gustaría hacer un trío", le susurró Yolanda al oído. Luego explicó que quería que la tercera persona fuese otra chica. "Ahora sí, genial. Antes estaba justito y ha subido nota. Bien bien". Ambos aceptaron tener una segunda oportunidad.



En Portada



Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.