Tamara Falcó, tras ganar 'Masterchef Celebrity': "Pensaba que el programa estaba más trucado"

17:36 - 28/11/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la flamante ganadora del talent culinario de TVE

  • "Siempre he tenido que luchar contra los prejuicios", reconoce la concursante

  • "La fe me ha ayudado muchísimo; trabajo para Dios desde que me levanto"

Masterchef Celebrity 4 ha llegado a su fin y Tamara Falcó, cumpliendo con todos los pronósticos, ha resultado ser la flamante ganadora del concurso estrella de TVE. La madrileña se alzó con al victoria tras batir a su compañero Félix Gómez en el duelo final.

Un día después de la final, ECOTEUVE.ES ha tenido la oportunidad de entrevistar a Tamara Falcó, que se ha presentado ante los medios con su trofeo, luciendo una sonrisa de oreja a oreja y reconociendo la tremenda ilusión que le hace su victoria en talent culinario de La 1. 

Lea también: Tamara Falcó: entre su cambio de imagen y el boicot a Félix Gómez

La hija de Isabel Preysler vivió la final ante la atenta mirada de su madre y de Mario Vargas Llosa, que sorprendieron a la audiencia con su presencia en el plató del programa de TVE, e incluso contaron divertidas anécdotas de la familia.

¿Cómo se acostó anoche y cómo ha amanecido hoy?

Ayer lo celebré bastante con mi familia y mis amigos, nos quedamos hablando mi madre mi tía y yo hasta tarde. Esta mañana ha sido algo mas duro, porque empezaba con peluquería y maquillaje muy pronto y cuando duermes poco, es difícil.

¿Cómo ha llevado el guardar el secreto tanto tiempo? 

Bien, porque me hacía mucha ilusión el trabajo que todos habíamos realizado. La verdad que hubiera sido como contarle el final de un libro a alguien.

¿Se lo han preguntado mucho en este tiempo?

Sin parar, incluso en la farmacia. (Risas). Bueno, que soy muy amiga de mi farmacéutica, pero ella pensaba que iba a tener un trato preferencial y de eso nada. He intentado mantenerlo en secreto lo máximo por la ilusión. 

¿Cómo se vio en la final? ¿Hubiera cambiado algo de lo que hizo ese día?

Si, me habría encantado haber rayado la trufa en el ultimo momento, porque se supone que eran como plumas y me quedaron un poco 'chof'. Y también haber tenido esos segundos extras para batir más el aire porque no sabia suficiente a cacao. Creo que solo esas dos cosas.

¿Se imaginaba en algún momento que iba a ganar el concurso?

Jamás lo pensé. Yo creo que en eso estábamos todos de acuerdo en casa, pero ha sido un reto y me lo he tomado muy en serio. Miguel Ángel Muñoz fue para mí un ejemplo, él también entró sin saber freír un huevo y mira dónde llegó. Por dentro yo estaba diciendo: "¡Sí se puede!".

¿Se ha formado con algún cocinero profesional? 

Yo firmé el contrato dos semanas antes de empezar a grabar, fue un casting bastante duro. Cuando lo supe, Paco Roncero y Nerea me acogieron. Aunque estuve yendo a aprender allí, no fue suficiente, porque para entrar a este programa necesitas unas bases muy fuertes y yo no las tenía. Aprendí un poco, pero la mayoría de cosas se me olvidaron porque al final tienes que practicar muchísimo para aprender. 

¿No le dio miedo entrar? ¿Qué sensaciones tenía el primer día que pisó Masterchef?

Creí que estaba todo un poco más trucado. Es muy duro. (Risas). Y de repente, en el primer cocinado, vi el nivel de mis compañeros y el plato de Ana Milán, por ejemplo. Aunque bueno, gracias a Dios, tuve a Los Chunguitos en mi edición. (Risas). Ahí fue cuando dije: "Esto hay que tomárselo muy en serio". Y además, estos jueces intimidan, la televisión intimida muchísimo, pero bueno, me apliqué.  

¿En algún momento se asustó por la presión del programa hasta el punto de plantearse abandonar?

Asustada estaba todo el tiempo, pero la verdad es que no. Eramos un equipo muy grande, no sólo los jueces y las 'celebrities' que se ven por la tele. Había un equipo gigante de TVE, yo creo que por respeto a ellos no puedes hacerlo. Recuerdo un día que Pepe llegó con una conjuntivitis que tuvo que venir su seguro para tratarle y durante esos tres días, no se detuvo la grabación. Es algo muy importante como para tomárselo a la ligera. 

Antes de Masterchef, ¿tenía algún conocimiento culinario o sólo entraba a la cocina a por un vaso de agua?

Pues lo has descrito bastante bien. (Risas). Es verdad que la cocina siempre me había gustado, pero no me dejaban acercarme mucho. Mi madre tenía mucho miedo de los cuchillos, de que me quemase, etc. De pequeña hacía tartas, y utilizaba el horno de vez en cuando, pero no tenía mayor complicación. Es verdad que meterme a cocinar, como tal, ha surgido a raíz del programa. 

¿Cómo ha ido surgiendo ese 'idilio' con Jordi Cruz?

Que pregunta más complicada. (Risas). Yo creo que de la final me quedo con eso, ese momento de 'jauja', de risas... Yo a Jordi le admiro muchísimo y se metían mucho con él, mis compañeros le hacían bromas y tal... Me vine arriba. 

¿Cómo le sentó la confesión que hizo Jordi Cruz en la final sobre los prejuicios que tenía con usted antes de conocerla?

Es de lo más bonito que me han dicho en mi vida. Viniendo, además, de un chef como Jordi, con cinco estrellas michelín, que lleva en la cocina desde los 12 años.. Que me diga que está orgulloso de lo que me he esforzado, que admita delante de toda España que tenia esos prejuicios... Que alguien como él me diga algo así, sinceramente, hizo que me cayera un poco hacia atrás. Literar. Me alegra mucho tener el programa en la aplicación de RTVE para poder verlo más veces y más tranquilamente. (Risas). 

¿Qué le diría a sus detractores y a esa gente que no apostaba por usted?

Que los entiendo. (Risas). Yo creo que eso es lo bonito de la vida, que te va sorprendiendo.

¿Sabía que su madre y Mario Vargas Llosa acudirían a la final?

Yo se lo pedí a mi madre y me imaginaba que iba a recibir un rotundo 'no', pero me vio esforzarme tanto, llegar con quemaduras a casa, casi sin poder hablar... Ella me decía: "Tami, ¿realmente te compensa esto?". Ha visto tanto esfuerzo que, al pedírselo a ella y a Mario, que estaba sentado en el sofá de al lado, dijeron: "Claro chiquitina". Sé lo mucho que le imponen las cámaras y que ella no pisa platós de televisión, pero fue un gesto precioso. 

¿Desde que salió del programa ha cocinado algo con ella o le ha enseñado alguna receta? 

Ella aborrece la cocina, los olores... todo. Creo que mi tía, por parte de la familia Falcó, intentó convencerla de que fuera a clases de cocina pero nada. Recuerdo que mi padre y mi madre se fueron a una isla desierta. Mi padre, después de tomar yogures y sandwiches durante varios días, dijo: 'Isabel, voy a pescar un pez y me lo vas a cocinar'. Y a partir de ahí el matrimonio no fue bien. (Risas). Esto fue en su luna de miel y desde entonces...

¿Es consciente de que muchos espectadores han cambiado la imagen que tenían de usted gracias a Masterchef?

Si, lo he seguido por redes, me leía los comentarios y ha sido súper bonito. No es algo que me influyera mucho, porque desde pequeña siempre he estado en el ojo público y siempre he tenido que ir contra esos prejuicios de alguna forma. Intento no hacer mucho caso de lo que piensan de mí, más allá de mis amigos y mi familia. Evidentemente, es mejor caer bien que caer mal. 

¿Se plantea continuar su carrera en el mundo de la cocina?

Mi padre siempre me ha intentado meter en la gastronomía, pero yo siempre lo había dejado de lado por la moda. Actualmente, la moda sigue siendo lo principal, pero la gastronomía ahora tiene un espacio muy relevante. España es el país con más Estrellas Michelín, la gente viene aquí a comer y no me gustaría perder todo lo que he aprendido. Pero no me veo abriendo un restaurante, es algo que respeto muchísimo y yo no tengo esa experiencia. He cocinado tres meses de mi vida. 

Dijo que se relajaba rezando el rosario. ¿En qué le ha ayudado la fe en el programa?

En todo, desde que me levanto trabajo para Dios. Cuando sentía que me venía abajo le decía: "Pero tú me quieres, claro que me quieres, me da igual que los jueces no me quieran" (Risas). La fe es algo que vivo y me ayuda muchísimo. 

¿Le ha cogido el gusto a la televisión? ¿Se ve haciendo un programa de cocina? 

Cuando entré en el programa y me microfonaron por primera vez, pensé que me iba a desmayar, pero a medida que van sucediéndose las semanas y vas haciendo grupo, vas aprendiendo sobre la tele y te va gustando más. Ahora estoy colaborando en el programa de Máximo Huerta los viernes y ya conozco a la pequeña familia que hace el programa. Si tuviera la oportunidad de estar en un proyecto culinario, y de seguir aprendiendo, me encantaría.



En Portada



Informalia




Comentarios 1

#1
02-12-2019 / 01:43
Uno que no es tonto
Puntuación 1
A FavorEn Contra

Un programa de cocina donde podias ver como curraban las celebritis, en esta ultima edicion ha sido todo un montaje desde que Boris volvio y continuo hasta el final, incluso la semana que estuvo la Obregon. Todo fue planificado por el grupo que lleva este programa para que en la final fuera Falco con quien se lo mereciera de verdad.

El programa jugo la carta de llevara celebritis importantes pasa subir aun mas la audiencia sin importar quien cocinaba mejor o peor.

Lo que hace tener en una final a Isabel Preysler y a Mario Vargas LLosa

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.