Las anécdotas de Isabel Preysler en 'Masterchef': el olor a comida, los cuchillos de Tamara y Los Chunguitos

28/11/2019 - 1:31 | 08:59 - 28/11/19
  • Su hija, Tamara Falcó, se proclamó ganadora del concurso frente a Félix Gómez

Isabel Preysler fue la gran sorpresa en la final de Masterchef Celebrity que La 1 emitió este miércoles y de la que salió vencedora su hija, Tamara Falcó. Preysler apareció en plató acompañada de Mario Vargas Llosa.

Es habitual que los familiares de los finalistas acudan al programa para ver en directo la última prueba -así ocurrió también con Félix Gómez, el otro 'duelista'- pero no se esperaba que Preysler accediera a visitar las cocinas de Masterchef.

Precisamente esto fue lo que llamó su atención cuando comenzó la prueba final, que Preysler siguió desde la galería superior acompañada, fundamentalmente, por Boris Izaguirre. "Vamos a salir oliendo a comida...", dijo. "Como si viniéramos de una taberna", apuntó el escritor venezolano.

Fue una de las anécdotas de Isabel Preysler, que se mostró sorprendida con los avances que había dado su hija en el programa. "Estoy muy orgullosa de ti", le dijo en inglés, idioma con el que, al parecer, suelen dirigirse en privado.

Isabel Preysler conoce a Los Chunguitos en 'Masterchef'

A Isabel Preysler también le sorprendió el manejo de Tamara con los cuchillos. "¡El dedo!", exclamó cuando veía a su hija trocear la carne. También le llamaron la atención Los Chunguitos, a quienes "no conocía".

Tamara se proclamó ganadora con un menú completo inspirado en su familia que cautivó al jurado. "Va a estar insoportable ahora que ha ganado Masterchef Celebrity".



En Portada



Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.