Qué fue de Jorge Berrocal, concursante de 'GH 1': así es su nueva vida lejos de la tele

26/11/2019 - 13:22
  • El maño será recordado por su mítica frase: "¿Quién me pone la pierna encima?"

  • Jorge está casado desde 2016 y trabajo como redactor en un portal de cómics

La televisión cambió para siempre en España con la llegada de Gran Hermano, el primer formato de telerrealidad que encerró a un grupo de personas anónimas en una casa llena de cámaras. Jorge Berrocal, un joven de 25 años que había dejado el Ejército, fue una de ellas.

Aquellos que tengan más memoria recordarán su tormentosa historia de amor con María José Galera y su mítica frase: "¿Quién me pone la pierna encima para que no levante la cabeza? ¿Quién?". 

Tras el reality de Telecinco, el maño metió la cabeza en los platós de televisión colaborando en Crónicas Marcianas y participando en Hotel Glam y GH El reencuentro, en el que quedó segundo. Sin embargo, en los últimos años se le ha perdido la pista.

Lea también: El increíble cambio físico de Germán Roncero, el amigo empollón de Fidel en 'Aída'

Lo último que se supo de Jorge Berrocal es que trabajó en redes sociales, sin estar de cara al público: "Me gusta escribir y tengo que firmar con seudónimo". Ahora, desarrolla su creatividad como redactor en un portal de cómics. Su Instagram está lleno de publicaciones de ilustraciones de alto contenido erótico y de Star Wars.

La nueva vida de Jorge Berrocal: ¿con quién está casado?

A lo que respecta a su vida sentimental, Jorge se enamoró de Marina Soares, una chica 13 años menor que él y con la que se casó en Málaga en 2016 tras cinco años de relación. "Perla negra de Cabo Verde que brillan en el mundo de hoy, aunque ella sea ante todo leonesa, del Valle de Laciana, y orgullosa de su fusión cultural", dice.



En Portada



Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.