La slow TV llega a Telemadrid con 'La Visita': una cámara recorre durante tres horas el Museo del Prado

23:15 - 19/11/2019
  • Transita entre un grupo de visitantes, acompañándolos como uno más

Un 19 de noviembre de 1819 se abrían por primera vez las puertas del Museo del Prado. Justo 200 años más tarde, esas mismas puertas se vuelven a abrir. En esta ocasión, para acoger las miradas de todos los madrileños en una vista única de Telemadrid.

La cadena autonómica emite este martes, en prime time, La Visita, lo que supone su estreno en el concepto conocido como slow TV. Su nombre deriva tanto de la larga duración de la transmisión como de la lentitud natural del progreso del programa de televisión.

En La Visita, una cámara en 4K transita entre un nutrido grupo de visitantes, acompañándolos como uno más. Lo hace en una noche muy especial, al cumplirse justo dos siglos de la inauguración del Museo. Una vivencia inclusiva que registra toda la emoción de forma directa. El espectador de Telemadrid disfrutará de una visita de casi tres horas por la mejor pinacoteca del mundo.

La slow TV nació en los países nórdicos y llegó a España a través de Aragón TV, cuando puso una cámara en el tren Zaragoza-Canfranc, un viaje con plano fijo y sin comentarios que duró casi cuatro horas. 

De manera relajada y placentera se va a recorrer en tiempo real más de 50 obras maestras. El ingrediente clave es la línea de tiempo ininterrumpida, en la que nada se edita y todo se emite tal cual. Es el espectador el que decide contemplar el paso del tiempo, adquiriendo constancia del mismo y abandonar su mente a una experiencia exclusiva que cambiará su punto de vista a la hora de mirar la vida a través de un cuadro. Sin actores, sin presentadores, sin narración, solo con el sonido ambiente de un recorrido seleccionado para todos los espectadores de Telemadrid. La Visita es, además, un formato transmedia con sus correspondientes adaptaciones en Telemadrid.es, donde los internautas podrán encontrar una ruta interactiva por todos los cuadros de La Visita, y en Onda Madrid.

Un lugar muy especial, para una noche mágica

Con el paso del tiempo, el Prado se ha convertido en algo más que un museo. Es ya un hogar donde viven amigos entrañables, a los que uno siempre visita. El Prado es como una casa mágica, de pasillos y salas donde cuelgan cientos de ventanas muy especiales. Son ventanas donde el lienzo sustituye al cristal y donde tenemos el privilegio de asomarnos a la belleza de paisajes que nunca visitaremos, de sentir las pasiones y emociones humanas más descarnadas, de viajar en el tiempo y ser testigos de instantes que cambiaron la Historia. 'Los fusilamientos del 3 de mayo' de Goya, 'El caballero de la mano en el pecho' de El Greco, 'El jardín de las delicias' del Bosco o 'Las Meninas' de Velázquez, por citar solo algunas de la maravillas que forman parte de 'La Visita'.



En Portada



Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.