Jordi Sánchez ('LQSA'): "Me encantó que la gente se tomara mal el accidente de Antonio Recio"

9:31 - 20/11/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista al actor por la vuelta de la comedia a Telecinco (22.40)

  • "Si nos cambian, que sea en otro edificio o a un piso en el centro", dice sobre la mudanza

  • "He tenido ofertas para escribir en televisión, pero no me interesa", afirma

La que se avecina vuelve este noche a Telecinco (22.40) con el primero de sus últimos cinco episodios de la undécima temporada y con el Recio, ya recuperado del coma tras su accidente doméstico. Jordi Sánchez, el actor que lo da vida, habla con ECOTEUVE.ES.

El intérprete catalán, al que ahora también se le puede ver en Si yo fuera rico, opina sobre el futuro de la comedia y de la supuesta mudanza que puede haber tras el término de la entrega número 12: "A mí repetir el espacio [de Montepinar] en otro sitio es lo que menos me apetece, si nos cambian, que sea en otro edificio o un piso en el centro".

Jordi Sánchez dice que los guiones son la clave del éxito de que la serie mantenga las buenas audiencias en plena crisis de la ficción en abierto: "Laura y Alberto Caballero son los mejores escribiendo comedia televisiva, y eso se nota cuando haces otras cosas".

Lea también: La que se avecina no terminará tras la temporada 12: la mudanza fuera de Montepinar coge fuerza

Se habla mucho de cuándo será el final de La que se avecina. ¿Los actores lo tienen tan claro como Alberto Caballero?

Lo tenemos como lo ha dicho Alberto que yo hace cinco minutos antes le he preguntado y ha contestado lo mismo. No tenemos claro nada. A mi repetir el espacio en otro sitio es lo que menos me apetece, si nos cambian de espacio pues que sea en otro edificio o un piso en el centro.

A mí, la familia del Recio me parece especialmente interesante, así que hagan lo que quieran. Un tío tan convervador, tan megafacha, casado con una señora que se cepilla a toda la escalera y una hija transexual... me parece todo una maravilla. Da para muchísimo. Si hacen el spin off, encantado y si nos llevan todos a otro sitio, pues también.

Durante todos estos años, ¿no ha tenido ninguna crisis de estar cansado del personaje y querer irse de la serie?

No lo he tenido porque siempre me lo han puesto muy a huevo y superbien para poder hacer otras cosas. Nosotros estamos aquí cinco meses al año como mucho. Los jueves estoy en Barcelona ya, y cuando me ha salido una película me han facilitado las cosas.

Además, creo que Laura y Alberto son los mejores escribiendo comedia televisiva y eso se nota mucho cuando vas a hacer otras cosas. En este caso no me pasan.

¿Ha tenido miedo de que te acabara comiendo el personaje en algún momento?

Cuando tuve miedo le dije a mi representante 'oye, búscame películas'. De eso hace cinco años y ya he hecho bastantes. En ese sentido no me está pasando.

En esta crisis de la ficción en abierto, LQSA es de las pocas series que resiste. ¿Por qué cree que es así?

Alberto ha dicho que es por los actores, pero yo creo que es por los guiones. Son importantísimos. Si el guion no está bien, el actor se ve forzado y está intentando sacar sonrisas donde no las hay y los actores lo pasan mal cuando tienen que hacer gracia donde no hay. Esta especie de constumbrismo punky que se han inventado me parece que es el ancho de todo esto.

¿Cómo llevaron los espectadores que el Recio se quedara en coma?

Se metieron con los guionistas. Alberto lo tuvo que explicar y yo también lo aclaré. A mí me encanta que la gente se lo tomara mal, mejor eso que no dijesen que se alargara el coma.

Pese a ser tan puñetero, el Recio es uno de los personajes más queridos de la comedia.

Al principio estaba asustado porque como es tan faltón, tan maleducado y se ríe de todos los colectivos no sabia si la gente se lo iba a tomar mal y me iba a decir algo por la calle. Pero han entendido de que es una comedia, que es un personaje que hace una crítica a un tipo de persona, al intolerante e intransigente, facha. Nunca, nunca, nunca me han dicho nada... y tendrían material. El personaje me fascina, pero no me gustaría tener de vecino a un tío así.

Como dramaturgo, ¿da consejos a los guionistas?

No, no he hecho nunca. Cuando vine a LQSA vine de escribir una serie para TV3 y me lo hacían a mi. Dije 'joder, aquí todos los actores vienen con sus propuestas desde casa. Que cada uno haga su trabajo'. Es una putada, imagínate a 20 personas sugiriendo cambios constantes. Además, es muy marca de la casa que aquí hay que decir el texto clavado y tal como está escrito. Me parece muy bien porque puede ser un despiporre.

¿De su cosecha ha incorporado algo al Recio?

Los movimientos y los saltitos que hace son míos. Claro, es un trabajo de composición de actores, pero de texto nada. 

¿Tuvo a alguien como referencia?

No. Si te fijas, en los primeros capítulos, los personajes son muy diferentes a los de ahora. Han cambiado a medida que rodábamos. Recio era un señor que putea y que hace ruido para molestar al de abajo, pero luego llegó la pistola. O mira Amador [Pablo Chiapella], un hombre que trabajaba en un banco y ahora...

¿Qué más proyectos tiene?

Tengo pendiente de estar la película, que es por la que me dejaron en coma con Leo Harlem y que se llama Superagente Makey y luego estoy escribiendo un texto de teatro que me han encargado.

¿No escribe nada para televisión?

No, escribir para televisión es tela, ¿eh? Implica mucho tiempo y ahora estoy aprovechando que no volvemos a grabar hasta Reyes para escribir teatro.

¿Ha tenido ofertas para otras series?

Es que no me interesa mucho. Si he tenido aquí, pero te tienes que dedicar a eso y mi primera profesión es la de actuar, que me gusta mucho. Soy un actor que escribe, no un escritor que actúa.




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.