Monedero critica el sueldo de Carlos Herrera y provoca una bronca con Ana Rosa: "La Iglesia paga más a tu amigo que a Cáritas"

15/11/2019 - 17:06
  • La presentadora de Telecinco defiende al locutor: "Le pagan lo que merece"

Juan Carlos Monedero y Ana Rosa Quintana han vivido una mañana bastante tensa en su programa de Telecinco. La presentadora, que arrancó la emisión vacilando a su tertuliano por su pillada en la firma del pacto entre PSOE y PP, acabó enzarzándose con él por un comentario que la periodista decidió no pasar por alto.

"La Iglesia Católica no paga IBI y se gasta el dinero en tu amigo Carlos Herrera", soltó Monedero en la mesa de debate político del espacio de Telecinco. Ana Rosa, atónita, acertó a responder con una sola palabra: "¿Qué?", preguntó mientras el politólogo se reafirmaba. "La Iglesia Católica le paga más dinero a Carlos Herrera que a Cáritas, es espectacular", se quejó.

Lea también: Los zascas de Ana Rosa a Monedero por su pillada en la firma del pacto de PSOE y Podemos: Eras Rasputín

"Oye, perdona, mi amigo Carlos Herrera trabaja en una empresa privada que le paga lo que se merece", defendió Ana Rosa mientras Monedero le recordaba que la COPE pertenece a la Conferencia Episcopal. "Pero antes le pagó otra empresa. A nadie que esté dirigiendo un programa de radio o televisión le pagan un duro más de lo que gana con él", replicó Quintana. 

"Si le pagan eso es porque él está triplicando los ingresos de esa empresa. Si vamos a discutir la libertad de mercado, apaga y vámonos. ¿Vamos a Venezuela?", optó por argumentar la presentadora antes de enviarle un mensaje al locutor de radio. "Enhorabuena por el Ondas, y también a Carlos Alsina y Pepa Bueno", añadió.




Informalia




Comentarios 4

#1
15-11-2019 / 18:49
Incrédulo
Puntuación 10
A FavorEn Contra

La principal característica de todo comunista es la ENVIDIA. Como muestra un botón.

No entiende por qué Carlos Herrera gana el dinero que gana lícitamente en la empresa privada, y él, con lo inteligente que se cree es un simple muerto de hambre, que cuando países totalitarios le regalan algo de dinero trata de engañar a Hacienda para pagar menos, y al mismo tiempo predica que los ricos pagan pocos impuestos.

En fin, es lo que tiene la indigencia neuronal.

#2
15-11-2019 / 19:39
sutii
Puntuación 6
A FavorEn Contra

Monedero ,este tipo esta en el partido de vicepresidente Iglesias ,baya tela, estos son lo perrosflautas que no gobiernan

#3
15-11-2019 / 22:33
El estercolero
Puntuación 4
A FavorEn Contra

Ana Rosa.

¿Pero esta no es una vividora del cuento y la manipulación?.

¿Esta es la que dice que escribió un libro que no escribió?.

La basura de muchísimos medios, radio y televisión, ya apesta por podredumbre y putrefacción.

#4
16-11-2019 / 06:58
no hay recibo filtrado para confirmar
Puntuación -3
A FavorEn Contra

que dar billetin a partidos separatistas y los de 1 escañito por voto o abstencion podia ser suficiente para investidura pero ni aun asi alcanza tanto para sanchismo qe para los fachas. mejor que lo cierren congresomoncloa ypresidencia por ser españa ya complejamente diversidad social y politica llenode todo tipo de gente que cada comunidad se autogobierne por cuenta propia.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.