Programas

La nueva vida de Íñigo, concursante de 'Gran Hermano 1': ahora trabaja como profesor de inglés

  • El ceutí entró como reserva y consiguió alcanzar el sexto puesto en el reality

Íñigo González fue uno de los concursantes de la primera edición de Gran Hermano, un reality desconocido por entonces que encerró a personas anónimas y sin ningún tipo de vínculo en una casa repleta de cámaras grabando las 24 horas del día.

Aunque el ceutí entró de reserva, su personalidad conquistó al público e hizo que llegara al sexto puesto tras 35 días de convivencia en una edición que ganó el gaditana Ismael Beiro.

Dos décadas después, la vida de este estudiante de Periodismo ha cambiado mucho. Íñigo es feliz como profesor interino de inglés. "Hago lo que más me gusta siendo profesor de la Escuela Oficial de Idiomas de Granada", declara a Outdoor.

Lea también: La nueva vida de Koldo, el vasco intelectual de 'Gran Hermano 1': ahora es directivo de Booking

Muy crítico, dice que la docencia le ha hecho olvidar su "insistencia en ser periodista". "Lo fui hasta donde me dejaron, intenté engancharme con un Máster de Dirección de Comunicación, 4.000 euros que no sirvieron de nada".

Íñigo desvela la verdad sobre el grupo de Whatsapp de 'GH 1'

El exgran hermano desvela, por otra parte, que existe un grupo de WhatsApp en el que están casi todos los concursantes de esa edición, propiciado en parte por el reencuentro que hizo ¡Qué tiempo tan feliz!: "Gracias a María Teresa Campos muchos hicimos las paces".

"No estamos todos, la verdad. Pero gracias a este grupo, tenemos contacto, creo que si no llegamos a tenerlo, apenas tendríamos. Es cierto que con Jorge tengo mucha relación y estuve en su casa antes de mi trabajo en Varsovia", dice reconociendo que con quien no se lleva nada de nada es con Nacho, Vanesa, María José y Mónica.

En lo personal, Íñigo no está casado. Pero sí tuvo una novia en Polonia: "Era muy celosa, me miraba los whatssaps, me tiró el teléfono, me echó de casa, vamos un culebró al más puro estilo Dinastía". Físicamente ha perdido 20 kilos respecto al Íñigo que entró a la casa: "Lo conseguí bebiendo muchos vasos de agua caliente y dejando de comer".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin