Jalis de la Serna, el nieto de un célebre torero que triunfa como 'Enviado especial': "Me llamo Victoriano por él"

11:00 - 23/10/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista al presentador, que vuelve hoy a La Sexta con nuevos reportajes

  • "Estar en Atresmedia es un privilegio para cualquier periodista", dice el periodista

  • "Nuestros políticos están polarizados en discusiones eternas, no ofrecen soluciones a los problemas"

Jalis de la Serna y Enviado especial están de vuelta en La Sexta. En esta tercera temporada del formato, el periodista viaja hasta los lugares que sufren los mismos problemas que España pero, en cambio, ya han aportado soluciones. Este miércoles (22.30) trata el tema de la escasez de agua y lo hace desde Australia, donde lo afrontan desde hace años con distintas políticas. "Aquí, sin embargo, no se hace ninguna campaña para que se ahorre nuestro bien más preciado", denuncia.

Además, el reportero de La Sexta abordará los temas del acceso a la vivienda, el sistema de pensiones o la despoblación en las zonas rurales. En ese sentido, Jalis realiza una dura crítica a nuestros dirigentes políticos: "Están polarizados en discusiones eternas, pero realmente no aportan soluciones".

Jalis afirma a ECOTEUVE.ES estar "muy contento" en La Sexta, cadena para la que trabaja desde hace años y de la que se siente orgulloso de pertenecer. "No estoy en disposición de escuchar ofertas". Jalis de la Serna, por cierto, desvela un detalle casi desconocido sobre su familia y también sobre su verdadero nombre: "Me llamo Victoriano". 

Lea también: Un presentador de La Sexta, irreconocible sin  barba: "Qué raro me veo"

La escasez de agua, los precios de las viviendas, la despoblación de las zonas rurales, las pensiones... ¿España es un país en extinción?

Las ocho entregas de esta temporada tratan a los desafíos que tendrá España en los próximos años y lo positivo es que hemos estado en ocho lugares donde se aportan soluciones y alternativas. Es un programa sobre España, no nos hemos ido a Australia a hablar del problema que existe allí, sino a ver las soluciones que se ponen. 

¿El verdadero problema está en nuestros dirigentes políticos?

Lo que tenemos que hacer es empezar a ocuparnos como hacen en estos países. Aquí parece que hay una serie de señores que se van a presentar a unas elecciones en quince días y siempre dicen que están muy preocupados por ciertos temas pero, realmente, no ofrecen soluciones a los principales problemas de este país: al acceso a la vivienda, el agua, hacer un sistemas de pensiones sostenible, la España vaciada...

¿El programa podría servir para que los políticos empezaran a tomar medidas reales?

A mí me gustaría que fuese así. Los políticos están polarizados en discusiones eternas y les cuesta mucho llegar a acuerdos. Habría que establecer una serie de estándares sobre estos problemas imprescindibles y habría que intentar alcanzar consensos nacionales.

Enviado especial arranca con la escasez del agua, un problema que sufren ya poblaciones de Extremadura y Andalucía.

En Australia se han dado cuenta de que las temperaturas extremas es otro de los factores que contribuyen a que se produzca una gran evaporación del agua y en España no hacemos nada a realimentar el ciclo del agua.

Aquí tenemos asimilado que vas a abrir el grifo y va a salir agua pero esto no siempre va a ser así. Los pantanos ahora están al 38% y, como se siga así, se va a llegar a un tercio de su capacidad total. Y ni siquiera se hace ninguna campaña desde ninguna institución para que se ahorre agua. 

Los australianos empezaron a poner soluciones desde hace 20 años. ¿Nosotros llegamos tarde?

Es posible que en algunas zonas se puedan producir problemas en la falta de suministro, pero lo que hace falta es hacer un plan a nivel nacional para empezar a trabajar como sociedad en que no se desperdicie ninguna gota de agua, tener depósitos en casa para la lluvia, ducharnos durante un máximo de cuatro minutos, poner un caudalímetro...  

¿Qué más van a ver los espectadores de La Sexta?

El reportaje de acceso a la vivienda impacta porque no hay que irse a ningún confín remoto. A 1.500 kilómetros de España, en Viena, está el claro ejemplo de cómo una buena política activa funciona. También en Europa hemos visto un sistema de pensiones plenamente sostenible. 

Otros tema que me ha llamado mucho la atención es el de los datos en Internet, desde las fake news al control de nuestra intimidad que ejercen las aplicaciones. Hemos estado en las oficinas centrales de Google, Microsoft y en la Casa Blanca preguntando quién controla los tuits que manda Donald Trump. Hemos llegado a un punto que la nación más poderosa del mundo está gobernada a golpe de tuit. 

¿Cómo valora la apuesta de Atresmedia por este tipo de periodismo en 'prime time' frente a otras ofertas de entretenimiento?

Es de agradecer. La Sexta tiene cierta vocación de servicio público. Está muy bien apostar por reportajes y por un producto de calidad en horario de máxima audiencia para que mucha gente pueda tener acceso a él y se informe. Es una apuesta valiente que hay que elogiar.

En su caso, ¿se siente un privilegiado por trabajar en La Sexta? ¿Es el mejor escaparate para la profesión?

Sin duda. Estar en Atresmedia es un privilegio para cualquier periodista. Yo tengo un equipo excelente y, además, trabajamos haciendo reportajes con mucho rigor.

¿Cuál es su vinculación con la cadena?

Yo tengo contrato de cadena. Estoy muy contento y voy renovándolo periódicamente. 

¿Ha habido alguna oferta sobre la mesa de otro canal para ficharle?

De momento estoy centrado en Enviado Especial y no estoy en disposición de escuchar ofertas. Tengo contrato y mientras tenga contrato, lo voy a respetar y seguiré adelante con Atresmedia.

Hace cuatro años, entró en el corredor de la muerte para entrevista a Pablo Ibar. ¿Qué le parece la serie que protagoniza Miguel Ángel Silvestre en Movistar+?

No he tenido tiempo de verla, pero me han hablado muy bien de ella. El libro de Nacho Carretero sí lo leí y me parece que es una crónica que refleja muy bien su caso. Sigo teniendo contacto con Andrés Krakenberger [el padre de Pablo Íbar].

Se dejó de emitir Encarcelados por la dificultad de pedir permisos en las cárceles. ¿Habría alguna opción de retomar el programa?

Cuando vieron que mostrábamos el estado de los presos, los estados nos lo ponían muy complicado. Pero, ahora mismo, no se contempla esa opción. Estamos muy centrados en Enviado Especial porque es un formato muy amplio en el que caben todo tipo de reportajes. 

Entiendo que va a haber más temporadas...

Sí, pero de momento vamos a emitir esta. Ojalá que funcione bien y que la cadena siga apostando por ello.

Una última. Usted no se llama Jalis. ¿Podría explicar por qué le llaman así y decir cuál es su verdadero nombre?

Yo me llamo Victoriano de la Serna por mi abuelo, un matador de toros muy célebre en los años 30 y 40 en España. De pequeño me empezaron a llamar Jalis por la canción Jalisco no te rajes, porque era un bebé muy llorón. Toda mi familia, los profesores, mis amigos me han llamado siempre Jalis. Mi nombre apenas lo utilizo, salvo para los documentos oficiales.




Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.