Muere Emilio José, el joven valenciano que protagonizó uno de los primeros virales de la historia

22/10/2019 - 11:22
  • El joven, que protagonizó una simpática entrevista hace 12 años, fallece de accidente de tráfico

Emilio José Martí Gómez, el joven valenciano que se hizo popular por la divertida entrevista que protagonizó en 2007, ha fallecido de un accidente de tráfico a los 28 años. El vídeo, de tan solo 54 segundos, se convirtió en uno de los primeros virales de la historia acumulando hasta 360.000 visualizaciones en un incipiente YouTube.

En él, el reportero de la televisión local Canal Costera cubrió un evento festivo en la localidad de Llosa de Ranes. Allí se encontró con Emilio que, por entonces, solo tenía 16 años.

Lea también: El divertido error de Matías Prats en 'Antena 3 Noticias' por el que Mónica Carrillo no aguantó la risa

En los primeros segundos, el periodista preguntó en repetidas ocasiones su nombre, lo que terminó molestando al muchacho: "¡Eh! Me estás rallando demasiado, ¿eh? ¡Hostia!", dijo en valenciano para después decir: "Estás de categoría".

Finalmente, terminó expresando sus deseos para la fiesta: "Lo de los churros es una vergüenza: no hay. Hombre, yo quería... yo quería mojar". 

El chaval se hizo tan popular que mucha gente se desplazó hasta su casa para hacerse fotos. Emilio, que era futbolista del equipo de su localidad, llegó a reconocer que en en muchos campos "me han reconocido y han empezado a cantar mi nombre y esas cosas del vídeo".

Emilio José falleció este lunes en torno a las 13.40 en el kilómetro tres de la CV-41, a la altura de Carcaixent tras un choque frontal de dos vehículos. El joven murió en el acto, según informa Europa Press.



En Portada



Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.