Una joven intenta sorprender a su cita en 'First dates' y casi provoca un accidente

19/10/2019 - 12:19
  • Ana mostró sus dotes como majorette pero el final del espectáculo no fue el esperado

First Dates abrió sus puertas a Ana, una joven que aseguró que "todos los tíos que he conocido buscan lo mismo: un pinchito. Pero yo no soy de eso. Yo ahora no busco eso, sino una relación estable". Unos minutos más tarde, entró al restaurante Ángel, un tapicero catalán que podría haber salido herido nada más empezar la cita.

La catalana contó que "empecé a hacer majorette desde los 8 años y hasta los 17. Lo dejé porque empecé a trabajar" y que "me gustaba, íbamos a campeonatos porque estábamos federadas. Llegué a un europeo y quedamos terceras. Ahora mi hija sigue mis pasos".

Lea también: La 'patada' a la historia de una comensal de 'First Dates' al confundir a Marie Curie con Freddie Mercury

Respecto a a las relaciones sentimentales la auxiliar de enfermería manifestó que busca un chico con el que compartir momentos y que acepte a su hija ya que es imprescindible para ella.

El espectáculo de majorette de Ana

Ángel, entró al restaurante de la mano de Lidia Torrent y Ana le guardaba una sorpresa: un espectáculo de majorette. No obstante, hubo un pequeño accidente ya que el bastón se le escapó y fue directo a la barra donde los camareros estaban presentes para presenciar la exhibición. Por suerte, todo quedó en un susto y todos salieron ilesos.

El tapicero aseguró en el confesionario del programa que "pensaba que era un espectáculo que me estaban haciendo. Pensaba que no era mi cita". Sin embargo, cuando los dos se sentaron en la mesa y comenzar a conocerse, la velada fue muy bien y ambos decidieron tener una segunda cita fuera del programa para conocerse mejor.




Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.