Increpan a un reportero de Ana Rosa en Barcelona tras la sentencia del procés

14/10/2019 - 17:32
  • Varios asistentes impidieron al periodista realizar su conexión con normalidad

Miles de ciudadanos catalanes se han echado este lunes a la calle tras anunciarse la polémica sentencia del procés que condena a los líderes políticos que lo perpetraron entre 9 y 13 años de prisión. Entre otros delitos, han sido acusados de sedición y malversación de caudales públicos.

Las penas han causado bastantes protestas en varias ciudades de la región. En especial en Barcelona, donde los manifestantes han llegado a colapsar el aeropuerto de El Prat y la estación de trenes de Sants. Miquel Valls, reportero de El Programa de Ana Rosa, se desplazó hasta la Plaza de Cataluña para informar de lo que estaba ocurriendo a pie de calle. 

Lea también: La aparatosa caída en directo de un cámara de La Sexta por culpa de su reportero: "¡Uy, uy, uy, uy!"

El periodista ha vivido un momento de gran tensión cuando trataba de hacer una conexión en directo con Telecinco. Al comenzar a hablar, varias personas empezaron a increparle entre gritos y empujones. Varios asistentes se colocaron incluso delante de la cámara con banderas para intentar impedir la comunicación con la presentadora. Uno de ellos se acercó a Valls expulsando el humo del cigarro que estaba inhalando cerca de su cara. 

Ana Rosa Quintana acabó agradeciendo al reportero su labor pese a las dificultades: "Gracias, Miquel. Los chavales de detrás no se han enterado de lo que les han pedido, que no impidan el trabajo de los medios de comunicación porque en anteriores manifestaciones quedaron muy mal", concluyó la presentadora. 




Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.