Una joven rechaza a su cita en 'First Dates' tras saber su profesión: "Soy de tener mis follamigos pero en mi lista no estás"

13/10/2019 - 11:02
  • Mireia y César acudieron al restaurante aunque no lograron encontrar el amor

Carlos Sobera abrió las puerta de First Dates un viernes más a nuevos comensales dispuestos a encontrar el amor. Entre ellos se encontraban Mireia y César, dos jóvenes que no congeniaron durante la cena. Además, él esperó hasta el final de la cita para confesarle cual era su verdadera profesión.

César se sinceró y le contó a Mireia que era stripper y fue en ese momento cuando el joven le dio una tarjeta en la que figuraban las tarifas de sus servicios: "Durante la cita se me ha olvidado decirte una cosa y tampoco vi el momento de decírtelo. Soy stripper y aquí te dejo una de mis tarjetas. Aquí tienes mi Instagram y todo apuntado para que lo sepas".

Lea también: La sorprendente confesión de un joven en 'First Dates': "Vivo con mi ex y es como mi hermana"

La reacción de Mireia ante la confesión de César

La reacción de la joven no se hizo esperar y manifestó que "no me lo esperaba y conforme soy yo... me horroriza un poco. Yo soy más recatada para estas cosas". Sin embargo, César intentó convencerla de seguir conociéndose pero las palabras que acababa de decir sirvieron para reforzar la negativa a una segunda cita fuera del programa.

Mireia expresó lo que pensaba de César en el momento de la decisión final: "Soy de relaciones serias, de tener mis follamigos... Pero en mi lista no estás. Soy muy exigente y muy mía". No obstante, el joven siguió intentándolo pero no obtuvo el resultado que esperaba: "Tu idea de echar un polvo conmigo, en tu imaginación quedará siempre".



En Portada



Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.