Toñi Moreno: "María Teresa Campos exigía muchísimo, pero es la más grande y hay que respetarla"

12:49 - 12/09/2019
  • ECOTEUVE.ES habla con la presentadora, que estrena programa el domingo en Telemadrid

  • "Tengo un compromiso moral con Vasile, es quien me llamó cuando estaba en casa parada"

  • "Vasile llevaba razón con mi cambio a Myhyv: Emma y yo hemos mejorado las audiencias"

Toñi Moreno ha estado arriba y abajo, pero dice que ha salido más reforzada de los malos momentos que de los buenos. "Es duro cuando nadie apuesta por ti". Ahora está en uno especialmente dulce: será madre en 2020 y estrena programa en Telemadrid, la tercera cadena en la que trabajará esta temporada. Sigue en Mediaset y Canal Sur.

El domingo estrena Aquellos maravillosos años en el prime time de la autonómica. Como primera invitada tendrá a María Teresa Campos, protagonista (a su pesar) de las últimas semanas por las informaciones sobre su futuro profesional pero, sobre todo, de su pasado. 

Los encuentros en televisión de Campos y Moreno despiertan un morbo total. La primera fue jefa de la segunda hace años. Cuando Telecinco fichó a Toñi para ocupar la franja de ¡Qué tiempo tan feliz!, Teresa se enfadó y la llegó a bloquear en WhatsApp. Ahora han recuperado su amistad. "Es la señora más importante de la comunicación que ha tenido este país", dice Toñi Moreno a ECOTEUVE.ES.

¿Qué vamos a ver en su programa de Telemadrid?

Es un show en el que viajamos al año más importante del invitado estrella. El primer día estará María Teresa Campos. Habrá música y contextualizaremos el momento político, social... al mismo tiempo es un programa actual porque hablaremos del presente de cada personaje. Es un show de los de siempre.

¿Usted es nostálgica?

Raphael me enseñó una cosa. Terminaba de actuar y se preguntaba: ¿y mañana qué? No se permitía disfrutar de lo que acababa de ocurrir. Decía que si vives en el pasado no proyectas el futuro. Yo tampoco vivo de lo que conseguí o lo que fui, sino de lo que voy a hacer.

¿Cuál sería su año?

Recordaré 2020 como el año más importante de mi vida porque voy a ser madre.

María Teresa Campos es la invitada de su primer programa, ¿le ha costado convencerla?

Lo ha hecho la directora del programa, Sandra Fernández [Salsa Rosa, La Sexta Noche], y yo me enteré en casa de Teresa jugando a las cartas (risas). Estoy encantada, aunque muchas veces es más difícil entrevistar a una persona que conoces.

Las entrevistas que han protagonizado despiertan un morbazo increíble. Son una bomba y lo demostraron cuando se sentaron juntas, hace unos meses, en Canal Sur.

Esta será la segunda parte. En aquel momento, Teresa estaba enfadada conmigo, pero ahora hablaremos de otros temas. Me tiene que contar muchas cosas.

Demasiadas...

Tiene muchos frentes abiertos.

¿Le ha desbloqueado del WhatsApp?

Sí, sí (risas).

¿Qué le parece los ataques que está recibiendo María Teresa Campos en los últimos tiempos?

Teresa es la señora más importante de la comunicación que ha tenido este país. Inventó el magacín tal y como lo entendemos. Fue pionera y era un espectáculo verla trabajar. Es la persona que más sentido del ritmo televisivo tiene. Todo lo demás no tiene ningún sentido.

¿Cómo era trabajar con ella? [Toñi coordinaba Actualidad en Cada Día, (Antena 3)]

Exigía muchísimo, pero no he conocido a una grande que no haga lo mismo, consigo misma y con los que le rodean. Aprendí muchísimo porque el nivel era alto. Teresa es una persona de carácter y tiene un fondo buenísmo. Es muy generosa y ha ayudado a mucha gente anónima. Tiene carácter, sí, pero eso lo sabe todo el mundo. ¡Si se enfada en directo! Ella no lo esconde. Teresa es verdad, con sus maravillas y con su genio. A mí me fascina la gente que no hace un papel en la tele. En este país deberíamos valorar la trayectoria de las personas más que otras cosas.

¿Ella se siente querida?

Sí, porque le llega mucho cariño de la gente.

¿Cree que volverá a la televisión?

No quiere jubilarse. Quiere cerrar su carrera con un programa y espero que lo haga.

Mediaset, Canal Sur y ahora Telemadrid. ¿Cómo se hace para estar en tres cadenas?

Yo tengo un compromiso moral con Mediaset que va más allá de un programa concreto. Para hacer Canal Sur y Telemadrid he pedido permiso a Paolo Vasile, que me lo ha dado y estoy muy agradecida. Puedo hacerlo porque son dos prime time y Myhyv a veces es grabado. Hay semanas que trabajo cuatro días, otras cinco... Duro es trabajar en la mina o en el campo.

¿Por qué dice que tiene un compromiso moral?

Hay un compromiso moral que va más allá del contrato porque cuando yo estaba en mi casa parada el señor que me llamó es Paolo Vasile. Por encima de mi contrato, yo tengo un compromiso moral con Paolo Vasile.

¿Cómo vivió esa nueva oportunidad que le dio Mediaset en un momento difícil para usted?

Estaba pasando un bache tras TVE. Luego hice Los Descendientes (Canal Sur), que nos dieron el Ondas, y creía que ya no iba a hacer nada más en la tele nacional. '¿Quién me va a contratar después de Entre todos?', pensé. Hice El árbol de tu vida en Antena 3 y, en medio de todo eso, me llamó Paolo Vasile para ofrecerme un contrato y acepté. Él volvió a hacerme ver que yo podía vivir de esto. Había dejado de creer en mí y que él confiara en mí, me devolvió la fe.

¿Ha hablado con él de televisión tras los cambios del año pasado, cuando pasó de Viva la vida a Myhyv?

Lo que diga el jefe va a misa. Es el que más sabe de tele en el mundo. Y ha conseguido lo que quería, tenía razón: las dos hemos mejorado la audiencia. Emma ha subido el fin de semana y yo en Myhyv. Vasile es un crack y solo él supo verlo.

Lea también: Toñi Moreno a Ecoteuve: "Paolo Vasile ha conseguido lo que quería con mi cambio con Emma García; solo él supo verlo"

¿Le has pedido algún programa nuevo?

Nunca pido nada. Creo que hay que ser sumisa ante la vida.  

¿Los fines de semana ve Viva la vida?

Por supuesto. Lo veo y me escribo mensajes con el director, Raúl [Prieto], que es amigo mío. Me encanta.

La mejora de audiencia de Myhyv tiene mérito. Es un programa que estaba en unos datos bajísimos y, pico y pala, han conseguido enderezarlo.

Estamos muy contentos. Pero no es porque haya otra presentadora. Hay un equipo estupendo remando a favor. Hemos sabido aprovechar el momento Supervivientes y ahora tiene una audiencia estupenda.

¿Sabe quién le va a sustituir cuando esté de baja por maternidad?

No tengo ni idea, eso es una decisión de la cadena.

Hablaba antes de lo efímero que es todo. ¿En televisión más?

Eres lo último que has hecho, decía Antonio Banderas. Yo he estado en Afganistán y nadie se acuerda. He estado en Kosovo, pero nadie lo sabe. ¿Qué soy? Soy la presentadora de Mujeres y hombres y viceversa porque es lo último que estoy haciendo. Y encantada, ¿eh? Siempre eres lo último que has hecho, pero eso es maravilloso porque no te puedes relajar y pensar que ya lo has conseguido todo. Tienes que estar en constante reciclaje, porque si te quedas antigua, estás muerta.

¿También es un medio efímero ante los malos momentos? ¿El público los olvida?

Yo he tenido éxitos y fracasos y he aprendido más cuando me he levantado después de una hostia. Cuando las cosas van mal y no hay una tele que apueste por ti o ninguna productora pone tu nombre sobre la mesa, eso sí que es duro. Ahí es cuando tienes que demostrar la garra.

¿De qué manera se recupera en esos momentos?

Sin lamentarte. Cuando tienes un fracaso no tienes que buscar culpables. Tienes que saber dónde te has equivocado y seguir. En esta profesión tienes que luchar contra muchos elementos, pero es maravillosa.




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.