Verónica Sanz llega a La Sexta desde Telemadrid: "Me dio pena escuchar las palabras de Ayuso"

11:11 - 7/09/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la presentadora, que hoy debuta en 'La Sexta Noche'

  • Ocupará el puesto que dejó libre Andrea Ropero tras su marcha a 'El Intermedio'

  • "Cuando pasa algo en España, la gente pone La Sexta", explica la periodista

Verónica Sanz debuta este sábado como copresentadora de La Sexta Noche. Atresmedia ha confiado en ella para ocupar el puesto que hasta hace unos meses tenía Andrea Ropero, ahora en El intermedio. Su experiencia como reportera en Las mañanas de Cuatro y como presentadora durante un año en Buenos Días Madrid la avalan.

Dice que aceptó la oferta porque La Sexta era su referencia informativa. De hecho, cuando estaba en Cuatro se fijaba en cómo hacían las cosas su rival. "La Sexta está donde está gracias a la información y lo lleva construyendo durante muchísimos años", dice a ECOTEUVE.ES.

La periodista también se muestra rotunda después de que Isabel Díaz Ayuso cuestionase Telemadrid al considerar que no es un servicio público esencial: "Por supuesto que lo es. Siempre defenderé a la cadena, hay grandísimos profesionales".

¿Nerviosa ante el debut?

Ante un programa tan consolidado, una audiencia tan fiel como la que tiene La Sexta noche, y el nivel tan alto que tiene el canal a lo que actualidad se refiere, claro que hay tensión. Pero llevo tiempo trabajando en actualidad y he estado en televisión nacional durante muchos años con Las mañanas de Cuatro. Tengo que hacerlo bien.

¿Cómo la ha recibido el equipo del programa?

Yo he venido aquí y soy la nueva. Me han recibido maravillosamente. Todo el mundo ha tenido una disposición tremenda y me han arropado muchísimo. Se nota que quieren muchísimo a Andrea Ropero pero el equipo me ha recibido con los brazos abiertos.

¿Ha podido hablar con ella?

Justo ayer nos citamos en la redacción para que me diera consejos, básicamente para organizarme el trabajo. El programa va in crescendo, el jueves y el viernes coge mucha velocidad y el sábado enloquece. El domingo y el lunes sirve para recuperarte.

Cuénteme cómo se fraguó su fichaje por Atresmedia.

Yo estaba en Buenos Días Madrid, el matinal de Telemadrid, con Ricardo Altable. Me llamó una persona que conozco en confianza para comentarme que iba a haber un movimiento en La Sexta. Évole ya se había marchado de Salvados y Andrea iba a fichar por El intermedio en el puesto de Gonzo. '¿Te vendrías?', me dijeron.

Y aceptó la oferta...

Sí, en el mes de agosto cerré mi incorporación. Para mí La Sexta era el proyecto que me gustaba realmente porque, una vez acabada Las mañanas de Cuatro y encima con todos los informativos suprimidos, la cadena de Atresmedia era mi referencia. Cuando pasa algo en España, la gente pone La Sexta.

¿Es el mejor escaparate para la información?

Claro. Cuando trabajaba en Las mañanas, como competíamos con ellos, obviamente les veíamos e intentábamos hacerlo mejor. Siempre me ha parecido un proyecto muy serio, muy bien pensado y que consigue atrapar. 

¿Qué le parece que un espacio político compita de tú a tú con el trasatlántico del Deluxe? ¿La gente está más interesada por la política?

Sin duda y las audiencias de La Sexta lo demuestra. La cadena se ha convertido en la tercera privada más vista y lo ha conseguido gracias a la información, así como que Antena 3 apuesta por el entretenimiento blanco y las series. La Sexta está donde está gracias a la información y lo lleva construyendo durante muchísimos años.

Hoy día, es indudable que la gente consume más contenido político. Antes, la reportera que cubría el Congreso, solo hacía un directo a la semana y ahora es a diario, desde 2013 aproximadamente. La Sexta ha sabido muy bien comerciar eso y convertirse en la referencia.

Cambio de tercio. Isabel Díaz Ayuso dijo que Telemadrid "ya no es un servicio público esencial". ¿Qué opinión tiene?

Un año ha sido suficiente para darme cuenta de que, por supuesto, es un servicio esencial. Hay grandes profesionales que trabajan muchísimo y que no tienen sueldazos. Son curritos y gente que arrima el hombro, que cuando hay un especial como el que hubo la semana pasada con las inundaciones, son los primeros en estar allí pese a que ya han hecho su jornada. 

Nada de funcionariado ni elefantes colocados. Eso no es Telemadrid. Es una cadena que está al servicio del ciudadanos. Defenderé siempre Telemadrid y quiero que con mis impuestos se siga financiado un servicio que yo quiero tener porque es una información de proximidad.

¿Qué cree que ocurrirá?

No lo sé. Acaba de decir Ignacio Aguado, su socio de Gobierno, que para él no es una prioridad cerrar Telemadrid. Vamos a ver si Ciudadanos puede poner un poco de cordura porque me dio muchísima pena escuchar las palabras de Ayuso.

En su etapa en la autonómica madrileña, ¿recibió algún tipo de presión política?

En todas las cadenas hay llamadas de todos los partidos y en Telemadrid también. Allí hay unas personas que están por encima de los presentadores y los directores de programa - el director de informativos y el director general- que su trabajo es canalizar todo es tsunami y frenarlo. Ese filtro se hace en Telemadrid. Presiones a los dirigentes, claro que las hay. A los presentadores, no las hay. Por ejemplo, el encontronazo que tuve con Esperanza Aguirre no supuso ningún problema para mí.

¿Cree que los políticos siguen sin entender que no pueden utilizar las cadenas públicas para su beneficio?

Siempre se dan las dos tendencias. Por un lado, el gobierno que puede tener la tentación de intentar aprovecharse y, por el otro, la oposición siempre está preparada para decir que la televisión pública esté politizada. Yo he llegado a escuchar que Telemadrid se había entregado a Podemos y me pareció una cosa muy loca. ¿En qué se basaron?



En Portada



Informalia





Comentarios 0