Marc Calderó: "Soy tan autocrítico y exigente que me da vergüenza verme en televisión"

8:59 - 26/08/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista al periodista que ha sustituido a Sonsoles Ónega en 'Ya es mediodía'

  • "He hecho un máster absoluto del corazón este mes de agosto", reconoce

  • "Sonsoles es mi referencia; ya lo era con sus crónicas políticas y ahora también lo es"

Marc Calderó ha superado con nota su examen en Ya es mediodía. El periodista, encargado de sustituir a Sonsoles Ónega en agosto, hace balance con ECOTEUVE.ES de su experiencia como presentador al frente del programa que emite Telecinco.

Calderó, de 30 años, asegura que cuando le encargaron el puesto al frente de este espacio sintió "vértigo". Además, confiesa ser tan "autoexigente" y "autocrítico" que le da "vergüenza" verse en pantalla.

La carrera de Marc Calderó guarda cierta similitud con la de su 'jefa': ambos vienen del periodismo político. Por lo tanto, el también reportero dice que ha tenido que hacer "un máster absoluto del corazón" para conducir la sección Fresh junto a Verónica Dulanto.

Lea también: Antonio Miguel Carmona lo da todo bailando 'Bella Ciao' con Ana Terradillos en Telecinco

¿Cuál es su balance al frente de Ya es mediodía?

Muy positivo. Primero, a nivel personal, porque el aprendizaje ha sido brutal. Luego también por la audiencia, ya que hemos mantenido el nivel y eso nos enorgullece porque quiere decir que los espectadores siguen confiando en el programa.

Cuando le confiaron el puesto, ¿qué sensación tuvo?

Yo estaba en Ya es mediodía como reportero y apoyando a Sonsoles con los pantallones, pero coger los mandos de este programa me dio un poco de vértigo. 

¿Qué consejos le dio la presentadora antes de irse de vacaciones?

Me dijo: 'Mira Marc, tienes que ser tú mismo, tienes que tener sentido común y tienes que disfrutar". Esos fueron los tres consejos que me dio y es lo que intentaba aplicar cada día. Ha funcionado bastante bien.

¿Cómo se ha visto en pantalla? ¿Es autocrítico?

Yo soy súper autocrítico y súper exigente, hasta el punto que me da vergüenza verme, pero lo tienes que hacer para intentar mejorar. Mis jefes me decían: '¿Ya te has visto hoy?'. No hago ninguna valoración porque me da vergüenza.

Después de esta experiencia, ¿cuáles son los pros y los contras de ser reportero y presentador?

Lo bueno de estar en la calle es que la noticia la vives en primera persona: estás allí con los testimonios o con el político de turno. En un plató lo pierdes, pero tienes un prisma más abierto y la visión es un poco más global. Cuando eres reportero estás centrado en tu tema mientras que como hilo conductor tienes una visión global de los temas y ves todos los puntos de vista.

Ha estado en Ya es mediodía desde sus comienzos, cuando sus audiencias no despuntaban. ¿Vio en algún momento que Telecinco podía haber perdido la confianza en el programa?

Fue una progresión paulatina. Cierto es que empezamos más bajos, pero poco a poco íbamos atrayendo a más espectadores y también es verdad que fuimos introduciendo cambios. Muchas veces tienes una idea de programa, pero la actualidad y la audiencia te van guiando. Ya es mediodía es la radiografía perfecta de nuestra vida: política, sucesos, momentos de risa, corazón...

Usted estaba más ligado a los informativos. ¿Cómo se ha puesto al día de los temas más corazoneros?

Este mes me he hecho un máster absoluto de corazón como en mi vida. Yo venía de informativos de hacer política. Cierto es que he estado acompañado de los colaboradores y parte del equipo que se dedica a estos temas y me ponían al día: "Oye, que Sofía Suescun es esta chica...".

Su carrera es paralela a la de Sonsoles...

Claro, si es que venimos de hacer lo mismo. También es verdad que nosotros aprendemos en directo porque llega un momento que le preguntas a Alba Carrillo: "A ver, ¿por qué te llevas mal con Kiko Matamoros?". Y ella te lo cuenta, que mucha gente lo sabrá, pero no yo. 

El viernes sus vecinas le sorprendieron con su perrito Bruno en plató aunque usted creyó que la invitada era Belén Esteban. ¿Qué le gusta de ella? 

Porque Belén Esteban es una tía encantadora y que ve muchísimo el programa. Yo pensaba que iba a venir ella a hacer una promo para Telecinco... Cada vez que viene me encanta. 

¿Qué es más difícil, lidiar con los políticos o con los personajes del corazón?

Es más difícil la parte política y, sobre todo, en Cataluña. Cuando pasó la declaración unilateral de independencia el ambiente estaba muy caldeado y era muy complicado ver a un periodista de Telecinco estar informando desde allí. 

¿Se ve ahora presentando un programa propio?

Eso es decir mucho (risas). De momento me voy unos días de vacaciones y yo cuando vuelva me incorporo a mi puesto, como he hecho todo el año.

Marc, ¿tiene algún referente en la profesión?

Va a parecer un poco pelota pero mi referencia es Sonsoles. Para mí, ya era referente cuando era cronista en el Congreso de los Diputados y yo estaba en el Parlament de Cataluña y, ahora, me ha ocurrido lo mismo cuando he cogido las riendas del programa.

Si pudiera elegir, ¿a quién entrevistaría y por qué?

A Barack Obama porque es un político que ha generado muchísima ilusión, no solo en EEUU, y creo que estaría muy bien escuchar su opinión en estos momentos en los que parece que el mundo se está volviendo un poco loco.




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.