Rodrigo de la Serna, la sorpresa de 'La casa de papel' como Palermo: "Ha supuesto un cambio de vida"

10:05 - 25/08/2019
  • El argentino interpreta a uno de los personajes de la serie de Netflix que más ha calado

Es difícil hacerse un hueco en una serie tan exitosa y con unos personajes que han penetrado tanto entre el público. Rodrigo de la Serna lo ha conseguido interpretando a Palermo, el nuevo líder de la banda de La casa de papel.

El nuevo 'Berlín' -desempeña un rol semejante al que tenía Pedro Alonso en las dos primeras temporadas- ha calado con fuerza entre el público desde que la tercera temporada de la serie llegara a Netflix el pasado julio. 

"Yo era muy consciente de lo que significaba La casa de papel a nivel global, pero había visto muy poco de la serie", recuerda el argentino en palabras a ECOTEUEV.ES. "Cuando me convocaron [para el casting] la vi entera y comprobé por qué es una serie que funciona de esa manera", reconoce. 

Lea también: El misterio de Belén Cuesta en 'La Casa de Papel

De la Serna reconoce que participar en una serie como La casa de papel supuso un "cambio radial en mi vida". "Mi mujer estaba embarazada y nos vinimos a España a vivir en familia. Nuestra hija nació aquí. Nunca había estado tanto tiempo lejos de mi tierra", afirma. "Hemos vivido juntos una experiencia que está siendo maravillosa".

El equipo de La casa de papel grabó en Madrid casi toda la tercera temporada para Netflix -también hubo grabaciones en otros países- y ahora acaba de rodar la cuarta tanda que llegará en 2020. "Es una serie muy exigente, porque los actores vivimos situaciones extremas", apunta. "No hay nada convencional y requiere mucha intensidad por nuestra parte". 

Lea también: ¿Habrá quinta temporada de 'La casa de papel'?




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.