De Pepitator a 'Pepicienta': el radical cambio de look de la entrenadora de los famosos de 'Sálvame'

21/08/2019 - 19:40
  • "Me veo muy guapa. Quiero mi príncipe", ha dicho la colaboradora, irreconocible

Cámbiame ha resucitado por una tarde en Telecinco con Pepitator de protagonista. La entrenadora de los famosos de Sálvame ha cambiado por completo de look y ha pasado de ser un "tiarrón" a toda una princesa. El artífice ha sido Manuel Zamorano.

La colaboradora ha entrado en las instalaciones de Telecinco en un coche de caballos totalmente irreconocible. Pepitator lucía un vestido lápiz de color amarillo que le estilizaba toda su figura. "Ha habido marcas que no han querido vestirla al saber de quién se trataba", ha dicho Zamorano.

Lea también: Terelu Campos rechazó concursar en 'Supervivientes 2019': "Tampoco quise ir a los debates"

Además, la entrenadora se ha quitado la coleta y ha lucido una media melena más moderna que rejuvenece su rostro. Las cejas, tatuadas, se las han hecho más gruesas y las pestañas se las han puesto postizas.

"Me veo muy guapa. Quiero mi príncipe", ha dicho con total felicidad Pepitator. Más tarde, Sálvame comparaba su imagen con la de María Teresa Campos mientras que Mila Ximénez proponía una nueva sección 'Un príncipe para Pepitator'.




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.