La imprudencia temeraria de Aída Nizar al volante: con el cinturón mal puesto y conduciendo con el móvil

19:50 - 22/07/2019
  • La exconcursante de 'GH' infringe las normas de seguridad vial y las redes estallan

Aída Nizar la ha vuelto a liar. La concursante más polémica de reality compartió en su cuenta de Instagram varios vídeos en los que aparece conduciendo sin el cinturón puesto correctamente y mirando a la cámara del móvil. En algunas de esas grabaciones se puede ver como la vallisoletana desvía la vista de la carretera e, incluso, aparta las dos manos del volante.

Aída alardea de ser una mujer que ha cumplido todos los objetivos que se ha propuesto y manifiesta continuamente "adorar su vida".

No obstante, esa expresión parece quedar lejos al cometer infracciones de tráfico graves y capturarlas para que sus seguidores puedan verlas. Socialité emitió las imágenes este fin de semana y tal como aseguraron las ha puesto a disposición de la Guardia Civil.

Lea también: El 'topless' más espectacular de Aurah Ruiz ('GH VIP 6') revoluciona Instagram: "Vive y deja vivir"

Esta acción no es puntual ya que la colaboradora de televisión publica asiduamente vídeos con un contenido similar. La ex concursante de Supervivientes pone en peligro su vida y la de los demás.

En una de sus últimos stories aparece junto a su actual pareja. En esta ocasión ella es la copiloto pero no para de coger la mano al conductor pidiéndole un beso. Él lo hace y por ende aparta la vista de la carretera durante unos instantes.

Las redes sociales denuncian la acción de Aída Nizar

Numerosos usuarios de Twitter expresaron su desacuerdo con Nizar tras publicar esos vídeos. Muchos de ellos piensan que pueden copiar su conducta y que debería dar ejemplo.




Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.