El furor por FaceApp llega a los famosos televisivos: las 10 celebridades que peor envejecen

11:15 - 21/07/2019
  • La aplicación rusa se volvió viral en tan solo pocas semanas y en la actualidad hay controversia por la política de privacidad

Los famosos de la televisión se unieron al último fenómeno viral: FaceApp. Una aplicación rusa que envejece mostrando tu aspecto dentro de unos cuantos años. Desde Risto Mejide hasta David Bisbal pasando por Kiko Rivera quisieron compartir cómo se les vería en un futuro no muy lejano.

La aplicación rusa envejece de una manera tan realista que las celebridades no perdieron oportunidad en probarla. Pero ahora la controversia reside los términos de seguridad y privacidad de la aplicación, ya que los hechos apuntan a que los usuarios ceden sus datos sin ellos saberlo.

Lea también: La Policía interviene en la final de Supervivientes: No ha ocurrido nunca en Mediaset

Un senador norteamericano pidió al FBI que abrieran una investigación acerca de la aplicación de móvil. Sin embargo, el origen de FaceApp se remonta al año 2017 cuando fue lanzada por la empresa rusa. Y dos años más tarde,y tras un nuevo boom de popularidad, la aplicación está siendo cuestionada por recopilar información muy sensible sobre sus usuarios.

De cualquier forma, los famosos de la televisión hicieron uso de la aplicación. Alberto Chicote no dudó en bromear diciendo que se parecía "muchísimo" a su padre. "No me falta mucho para lograrlo, pero tendré las mismas ganas de cachondeo como me parezco a Lola", escribió Paz Padilla.

Ver esta publicación en Instagram

Yo en 6 meses.

Una publicación compartida de Risto Mejide (@ristomejide) el

Ver esta publicación en Instagram

La arruga es bella... ???? #FaceAppChallenge

Una publicación compartida de MariaCasado (@mariacasado78) el




Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.