Kristian Pielhoff cumple 25 años con 'Bricomanía': "Si me imitan, es que he hecho las cosas bien"

10:02 - 21/07/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista con el presentador por su emisión número 1.000 en Nova

  • "No sé qué vieron en mí, pero el tiempo ha decidido que lo que eligieron fue lo correcto"

Bricomanía está de doble celebración. El famoso programa de bricolaje y jardinería cumple 25 años - su primera emisión fue el 23 de julio de 1994 en La 2- y Kristian Pielhoff, su presentador, lo celebra con ECOTEUVE.ES. Tras su periplo en Telecinco, el formato se emite en Nova desde 2010, canal donde ahora cumple 1.000 emisiones.

"Hemos hecho un programa sencillo, dinámico, comunicativo, a veces con un toque de humor", dice este vasco de padre alemán, que recuerda también cómo fue su primer casting: "No sé que vieron en mi, pero el tiempo ha decidido que lo que eligieron ha sido correcto".

Además de presentar Bricomanía, Kristian trabaja como guía turístico para una empresa de Bilbao: "Hago viajes a grupos de 18 personas. Últimamente me muevo por Guatemala y Uzbekistán". Pese a su espíritu aventurero, no se ve en Supervivientes: "No entra en mis planes".

Lea también: Antonio García Ferreras desvela los secretos de su relación con Florentino Pérez: "Discuto mucho con él"

Bricomanía celebra sus bodas de plata y 1.000 emisiones en Nova ¿Qué balance hace a todo este recorrido?

El balance es muy positivo y estamos contentos y satisfechos que un programa educativo llegue a estos niveles en la televisión. 

El formato nació en La 2, luego pasó a Telecinco y Antena 3 y aterrizó en Nova hace nueve años. ¿Cuál es la clave del éxito?

Creo que en el momento que empezó Bricomanía, en España empezó a nacer el tema del bricolaje. Nacieron también las grandes superficies y nos han acompañado en este viaje. Luego, también hemos hecho un programa sencillo, dinámico, comunicativo, a veces con un toque de humor, lo que ha hecho que llegáramos a la gente.

¿Con la crisis ha habido un auge del bricolaje casero?

Indudablemente sí. Esto es como la hostelería y la restauración. Si hay dinero, la gente sale más. Pues cuando hay menos, la gente se queda en casa y cocina en casa. En el bricolaje va a la par. Con la crisis ha habido sectores que no les ha afectado tanto, pero la clase media sí ha sufrido y se ha dedicado a hacer por su cuenta esos pequeños arreglos.

¿Cómo recuerda su casting?

Horrible. En el primero, me presenté, dije varias chorradas y me fui. En el segundo, que ya quedaba menos gente, volví a hacer lo mismo. Pero cuando te dicen que vas a pasar el tercero y quedan diez personas, es realmente cuando temblé como un tornillo que está desajustado. Ya pensé: 'esto ya empieza a ser real y puedo llegar a la tele, que no tiene nada que ver conmigo'.

¿Le daba vértigo llegar a la televisión?

No sé. Yo soy guía turístico y hago viajes por todo el mundo. Entonces, lo que haces es tener una base y luego ir trabajando día a día. En televisión seguí la misma estrategia y poco a poco fui engrasando la máquina. 

¿Por qué cree que le eligieron? ¿Qué cualidades vieron en usted?

Nunca les he preguntado. No sé si porque era alto, si porque era rubio, si porque tengo ojos azules, si porque comunicaba, si es porque tenía unos biceps súper musculados, si porque mi nombre era raro o quedaba bien en pantalla principalmente... No lo sé. El tiempo ha decidido que lo que eligieron ha sido correcto.

¿Le han ofrecido otro proyecto para televisión?

No. He dado charlas en la universidad y he hecho algunos documentales, pero el 90% he estado dedicado al bricolaje. Mi profesión se ha convertido en hobby.  

¿Recuerda alguna anécdota o accidente durante las grabaciones?

No hemos tenido accidentes salvo alguna escapada de dedo (risas). La labor del presentador del bricolaje es difícil: hablas, sonríes, comunica y, al mismo tiempo, tienes una fresadora en la mano. Tienes que tener temple y estar concentrado. 

Una vez, teníamos que sustituir una puerta con otra y la que traíamos era inmensamente más grande que el agujero que habíamos hecho. Otro día te estalla un foco en mitad de la grabación y te tiras al suelo inconscientemente... 

Kristian, ¿se animaría a participar en MasterChef o Supervivientes?

No me gustan los realities. Nunca digo 'de este agua no beberé', pero nuestra línea editorial es totalmente diferente. Sé que en la televisión se pide cada vez más realities, pero yo lo que quiero es enseñar. Cuando voy de guía hago un poco de bricolaje haciendo puentes entre yo, la agencia que represento y el país a donde voy. No me gusta montar shows.

Por cierto, ¿qué le ha parecido Masters de la reforma, que acaba de terminar?

Lo he visto. Me ha parecido interesante y va un poco de la línea de lo que va ahora. Me alegraría que lo volvieran a repetir. 

Le han imitado en numerosas ocasiones. ¿Le molesta?

En 25 años no he tenido ninguna actitud despectiva hacia mi o hacia el programa, siempre ha sido muy positivo. Me encanta que nos imiten. Si lo hacen es que estamos haciendo algo bien. Si no es agresivo, encantando. El humor en la vida es una parte súper importante, hay que sonreír más.




Informalia





Comentarios 0