elEconomista.es

Guillermo Del Toro

Guillermo del Toro es un cineasta que ha dirigido una amplia variedad de películas, desde adaptaciones de cómics (como Hellboy y Blade II), hasta películas de terror y fantasía histórica, dos de las cuales se sitúan en España en la época de la Guerra Civil Española y el periodo inmediatamente posterior, durante el régimen dictatorial del General Franco. Estas películas, El espinazo del diablo y El laberinto del fauno también comparten aspectos similares: protagonistas (niños pequeños), y temática (como la relación entre terror y fantasía y el vivir bajo el yugo de un régimen fascista o dictatorial).

Del Toro se caracteriza por imprimir una estética y ambientación espectaculares a sus películas, creando ambientes tétricos y agobiantes o situaciones mágicas y fantásticas. Su estilo está marcado por su gusto por la biología y por la escuela de arte simbolista, su fascinación por el mundo fantástico desde el punto de vista de los cuentos de hadas y su gusto por los temas oscuros. Sus trabajos incluyen frecuentemente monstruos o seres fantásticos. Del Toro siempre ha afirmado estar enamorado de los monstruos: «mi fascinación hacia ellos es casi antropológica... los estudio, los disecciono en algunas de mis películas: quiero saber cómo funcionan, qué aspecto tienen por dentro y cómo se comportan». También tiene una lista de otras cosas que le fascinan y que se han convertido en piezas habituales de sus películas: «tengo una especie de fetichismo por los insectos, la relojería, la maquinaria y los engranajes, monstruos, lugares oscuros, cosas sin nacer...»

Guillermo del Toro es también amigo de dos directores mexicanos aclamados por la crítica: Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu. Los tres influyen a veces en las decisiones de los demás en cuestiones de dirección, han sido entrevistados juntos por Charlie Rose, y Cuarón fue uno de los productores de El laberinto del fauno. Los tres fueron nominados a los Premios Óscar de 2006, celebrados en febrero de 2007: Del Toro fue nominado por El laberinto del fauno (que obtuvo seis nominaciones, incluyendo mejor película de habla no inglesa), Cuarón por escribir y editar Hijos de los hombres e Iñárritu por producir y dirigir Babel.

A finales de enero de 2008, se publicó que dirigiría las películas basadas en la novela El hobbit, del escritor británico J. R. R. Tolkien, a partir de la que se realizarían dos películas, cuyo estreno se preveía para 2012 y 2013. Sin embargo, a pesar de haberse involucrado por más de dos años en el diseño y producción de las adaptaciones al cine de dicha novela,1 el 31 de mayo de 2010, Del Toro renunció a la dirección de las cintas, a causa del retraso en el comienzo de la filmación debido primordialmente a problemas financieros que atravesaba la productora Metro Goldwyn Mayer.2 3 Finalmente ha quedado acreditado en lo que ha acabado siendo una trilogía sólo como guionista

Puntúa al directivo
Tu puntuación:
0 valoraciones

Más vistos
Ayer
Mes
Año
Últimas noticias
Noticias más leídas