Mario Casas rompe con el pudor en 'Instinto': "Hubo sexo real en el rodaje de la serie"

9:00 - 10/05/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista al protagonista de la nueva serie de Movistar+

  • "Se han eliminado escenas pero no por censura, sino por una cuestión de tono"

  • "Estoy muy orgulloso de mi hermano Óscar, se ha metido en el personaje con respeto"

Mario Casas vive en Instinto una auténtica paradoja. El actor da vida al personaje más misterioso e introvertido de su carrera en una serie -estreno en Movistar+ este 10 de mayo- en la que se desnuda por completo ante las cámaras. [Crítica de 'Instinto' | Cuando Óscar Casas eclipsó el desnudo integral de su hermano]

"No queríamos esconder nada y, desde el principio del primer capítulo, presentamos lo que va a ser la serie", asegura Mario Casas a ECOTEUVE.ES. De hecho, Instinto comienza con Mario Casas haciendo deporte "mientras escuchamos a mi personaje jadeando, luego hay una relación sexual, lo siguiente es una masturbación en el baño y el club [de sexo] aparece a los 10 minutos".

Lea también: Óscar Casas y Mario Casas desvelan a Broncano cómo perdieron la virginidad: En Barcelona... ¿con la Pitusa?

El actor confirma que no usó dobles ni 'trucos' para protagonizar el desnudo integral que aparece en los primeros minutos de metraje. "El director me lo propuso y yo lo vi bien".

Instinto da a un paso adelante adelante en la ficción española por la forma en la que aborda el sexo. Sin embargo, la cadena decidió recular y muchas secuencias de alto voltaje terminaron siendo eliminadas. "El realismo violento, bruto y soez no está en la serie. El tono va por otro sitio. No es que se eliminaran escenas porque se ha visto algo que no se tiene que ver. Es cuestión de un tono", explica el actor, que asegura que dichas escenas hubieran impedido que el público empatizara con el personaje.

Mario Casas: "Hubo sexo de verdad en el rodaje"

Hace unos días, Mario Casas contaba entre risas a David Broncano en La Resistencia que había visto sexo explícito durante el rodaje de la serie. El actor lo corrobora a ECOTEUVE.ES y da más detalles de este momento. "Hubo sexo de verdad, hubo sexo sí. El sexo puede ser de muchas maneras. Imaginamos a dos personas practicándolo o que tiene que haber penetración, pero puede ser de otra manera. El tocarse o el rozarse... eso es sexo también", declara.

Tal fue la confianza entre los actores y figurantes que salió más de una pareja de este proyecto: "Fueron dos semanas, diez o doce horas al día... dio para mucho. Si ya de por sí hay gente que en películas y proyectos 'se conocen'... aquí también 'se conocen", afirma antes de confesar que, tras su paso por la serie, no se atrevería a participar en una fiesta sexual como las que vive su personaje en el club. "Es que ya lo he visto, o sea que para superar el club... Tras ver este club, y tras haberlo vivido durante dos semanas... ya he tenido suficiente".

Lea también: El 'instinto' de Silvia Alonso: "Eva es una mujer muy ambiciosa y muy sexual"

Mario Casas: "Estoy muy orgulloso de mi hermano Óscar"

Y en medio de tanta lujuria, Mario Casas no deja de deshacerse en elogios con su hermano Óscar Casas, que interpreta también a su hermano en la ficción. Este da vida a José, un joven con autismo, en un papel que sorprenderá a los espectadores: "No se me cae la baba porque sé el talento que tiene", comienza señalando.

"Estoy muy orgulloso de lo que el público va a ver. La gente ve la serie y el personaje con el que se queda es el de Óscar. Lo que hace es muy de verdad. Se ha metido en el personaje, lo ha vivido, admirado y respetado y lo ha hecho con un cariño y una naturalidad que el público lo va a ver", valora.

Así arranca el primer capítulo de Instinto

Marco (Mario Casas) es un joven empresario que lidera una de las compañías tecnológicas más exitosas del panorama internacional, ALVA, que ahora presenta en el mercado su último prototipo: CICLÓN, un coche eléctrico propulsado por turbinas que convierten el viento en energía.

Junto a él trabajan su amigo y compañero de estudios, Diego (Jon Arias), y también la mujer de éste, Bárbara (Bruna Cusí), la eficiente directora de marketing. Al equipo se incorpora Eva (Silvia Alonso), una joven y ambiciosa ingeniera con mucho que ocultar, que romperá el equilibrio laboral y emocional entre ambos socios.

A pesar de su popularidad, y al contrario que Diego, Marco no es un hombre que destaque por su vida social. Es un solitario al que nadie consigue acceder desde un lugar íntimo, más allá de su psicóloga, Sara (Miryam Gallego), de la que es emocionalmente dependiente. Los fantasmas de Marco son infinitos y, aunque intenta luchar contra ellos, su verdadero escape son el deporte y un club privado. En él, cada individuo se preocupa solamente de recibir placer y dar rienda suelta a sus sueños más eróticos, sin temor a enamorarse, ya que allí todo el mundo lleva el rostro oculto.

Todo cambia cuando Marco conoce a Carol (Ingrid García-Jonnsson), la nueva psicopedagoga de su hermano José(Óscar Casas), un joven de 18 años con autismo, con el que mantiene una relación compleja. Y con Carol empezará un camino en el que descubrirá quién es su peor enemigo: él mismo. A su lado aprenderá que nunca es tarde para amar, aunque eso suponga sufrir.




Informalia





Comentarios 3

#1
10-05-2019 / 21:39
Salud
Puntuación 0
A FavorEn Contra

Este tío es ma.ri.cón

#2
11-05-2019 / 19:45
No sabe interpretar
Puntuación 0
A FavorEn Contra

Pues mejor te dedicas al porno, porque como actor eres peor que malo. Interpreta un texto, como si leyera la lista de la compra.

#3
12-05-2019 / 14:58
Luus fonsi
Puntuación 0
A FavorEn Contra

que castanya de actor

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.