Todos

Mari Pau Domínguez, la amiga de Telemadrid

  • La periodista, una de las favoritas del PP y de C's

La escritora y profesional Mari Pau Domínguez es la periodista que se perfila con más apoyos en este momento para llevar las riendas de la nueva Telemadrid. Es amiga de Crsitina Cifuentes y fue pareja del jefe de gabinete de Ciudadanos en la Comunidad hasta hace meses.

Carmen Caffarel, Pepe Oneto, Mari Pau Domínguez y Mae Lozano son los cuatro nombres que saltaron a los medios el pasado lunes porque habían sido propuestos por PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos en la Asamblea de Madrid como candidatos al consejo de administración de Telemadrid.

Oficialmente, los cuatro grupos decidieron presentar, a propuesta de Ciudadanos, una petición conjunta con los cuatro nombres consensuados, entendiendo que la lista compuesta por estos profesionales había sido aprobada por unanimidad y con la firma Enrique Ossorio (PP), Ángel Gabilondo (PSOE), José Manuel López (Podemos) e Ignacio Aguado (C's).

Pero el consenso que sobre el papel se dibujaba tiene poderosos y relevantes matices. Caffarel, 62 años, directora de RTVE con Zapatero, entre 2004 y 2007, llegaba aupada por el PSOE, obviamente. Pepe Oneto, reconocido profesional de 72 años, vinculado durante gran parte de su carrera al Grupo Zeta, entraba en el cuarteto gracias al Partido Popular, después de que Montoro le haya sacado una tajada de un millón de euros a través de Hacienda, probablemente de manera injusta.

María Eugenia Lozano López, conocida como Mae Lozano, con una discutida trayectoria en el mundo televisivo, víctima del Ere de Telemadrid, era la candidata de Podemos. Quedaba la periodista Mari Pau Domínguez, muy conocida profesional, presentadora, ex de Paco Lobatón y por cierto muy amiga de Cristina Cifuentes, la presidenta pepera de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, Mari Pau llegó por Ciudadanos, y por cierto, con muchas probabilidades de quedarse en algún despacho. Puede que en el más grande.

Más tarde llegarían los candidatos de las asociaciones profesionales, cuya representatividad es muy discutible, tal vez tanto como su supuesta independencia. La renuncia de la Asociación de la Prensa de Madrid, presidida por Victoria Prego, o la salida de UGT por su connotación política da una idea de la falta de consenso en este momento previo a la 'refundación' de una televisión autonómica que se enfrenta a problemas tan graves como para cuestionarse su propia supervivencia: un Ere envenenado, una audiencia escandalosamente baja, un pasado de manipulación informativa flagrante, y un director general vinculado al denostado Ignacio González: Ángel Martín Vizcaíno de momento se ha comido: 1) Echar a la calle a 'su' Agustín de Grado como director de informativos y 2) Bendecir la llegada de Alipio Gutiérrez, a quien hasta hace poco no admitía de ninguna manera. Pero Vizcaíno sobrevive a pesar de que todo el mundo sabe, incluidos los socios de Ciudadanos, que era la mano de Ignacio González, el ex presidente del ático, en la autonómica. 

Más al frente que en medio de esta aparente renovación, para la que se están tomando su tiempo, se encuentra nada menos que José Manuel Yáñez, jefe de gabinete de Ciudadanos en Madrid y verdadero muñidor de la operación Telemadrid. Yáñez mancha sus muchos méritos con la desgracia de ser pillado conduciendo con una tasa de alcohol en sangre que multiplicaba por cinco el límite legal. Y estuvo hasta hace algo más de seis meses compartiendo piso y vida precisamente con Mari Pau Domínguez. Durante el año que estuvieron juntos no ocultaron a nadie su relación. 

No sería riguroso colegir que como Mari Pau fue novia de Yáñez y es muy amiga de Cristina Cifuentes, va a ser por ello la próxima persona que lleve las riendas en la televisión autonómica madrileña. Porque, además, Mari Pau es una reconocida profesional del periodismo, una buena escritora y dicen quienes la conocen que una magnífica persona. Pero los ciudadanos, con minúscula esta vez, especialmente los madrileños, deben saber quién dirige las instituciones públicas, y cuáles son sus relaciones si se trata de cuestiones relevantes para la naturaleza de un cargo que tal vez podría ocupar.

Por otra parte, fuentes conocedoras de la situación que vive Telemadrid aseguran que Cristina Cifuentes quiere alargar la situación de interinidad de la autonómica, ganar tiempo mientras evoluciona la situación política nacional. Tanto en Madrid como en Génova, conviene ponerse de perfil en algunas cuestiones delicadas, y aunque se pregone la necesidad de una televisión pública independiente con la boca chica, a nadie le vienen mal unos telediarios simpáticos en unas elecciones como las que se avecinan. Otra cosa es que para que salvar la cara con sus socios en la Asamblea, achiquen lo mínimo imprescindible y cambien al director de informativos De Grado por el mostoleño Alipio Gutiérrez, que hasta hace poco no podía ni reingresar en la autonómica porque no era santo de la devoción de su ahora director general. Tal vez no por mucho tiempo.

comentariosicon-menu2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

BASURA NO
A Favor
En Contra

una catalana izmierdosa indeseable

que se vaya a la SER

Puntuación -3
#1
bastante harto
A Favor
En Contra

Telemadrid ha muerto... ahora renacerá como otra máquina más de odio contra el partido popular.

Puntuación 2
#2