María Rey: "Sigo sin entender que una periodista como Olga Viza no esté en televisión"

22/05/2017 - 8:44
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la presentadora de Antena 3 Noticias 1

  • Publica el libro 'Juego de escaños' tras ser 20 años corresponsal parlamentaria

  • "Lo del negro de WhatsApp se debió a una cadena de errores lamentable"

Hay dos María Rey en los platós de televisión: la debutante presentadora en una recién nacida Antena 3 a comienzos de los 90 y la actual, al frente de las Noticias de las 15.00 -también es editora, con Sandra Golpe- desde septiembre de 2016. En medio, una larga etapa de 20 años como corresponsal parlamentaria de su cadena.

La periodista gallega (Vigo, 1967) ha estado a pie de obra en el Congreso de los Diputados, mirando de cerca y luego contando a los espectadores, lo que se ha cocido en la política española entre 1997 y 2016. Ahora, el relato lo lleva a un libro, Juego de escaños (Península), que acaba de publicar.

¿Echa de menos su etapa como periodista en el Congreso?

Me gustaría hacerlo todo. Yo siempre digo que el trabajo ideal sería hacer el informativo dos días, en el Congreso otros dos y el quinto descansar (bromea). Me gustaría hacerlo todo pero es imposible. Ahora, es verdad, llevo una vida más ordenada, con un horario más cerrado, pero sí echo de menos en algunos momentos el trabajo allí, los compañeros, hacer elucubraciones y teorías con ellos, poderte relacionar de manera directa con los protagonistas...

Se dice que existe un 'síndrome de la Moncloa' para los presidentes del Gobierno. ¿Hay también un 'síndrome del Congreso'?

Sí, desde luego que sí. Cuando estás tanto tiempo ahí metido pierdes el contacto con la realidad. Les pasa a los políticos y también nos pasa a los periodistas. 

¿De qué manera se 'protege' un periodista de los políticos cuando trata con ellos a diario? 

Yo creo que cada uno tiene que saber dónde está. Para mí un diputado es alguien que ha sido elegido para estar ahí por los ciudadanos y yo no me puedo poner a esa altura, porque para mí eso representa algo muy importante. Habrá quien te pueda caer mejor o peor, pero tú tienes que ser muy serio a la hora de hace tu trabajo. Luego también sabes que cada uno te cuenta las cosas como le conviene, en función de los intereses de su partido, y tú tienes que pasarlo por tu filtro.

¿Cuándo se separaron la política y la ciudadanía?

Yo recuerdo un momento, habrá varios, cuando la primera Pilar Manjón que conocimos habló en el Congreso en la comisión de investigación del 11M. Cuando preguntó a los diputados '¿De qué se ríen?' fue algo muy significativo que nos decía que algo no iba bien, que los representantes de los ciudadanos no estaban conectado con ellos.  

¿Ha cambiado algo de verdad en la política o la transformación ha sido más estética que otra cosa?

Yo creo que sí se han hecho cosas y que se han producido gestos importantes que ya no van a dar marcha atrás. Son de no retorno. Como las renuncias a coches oficiales, recibir a determinadas indemnizaciones por varios cargos...

¿Pero no tiene que haber algo más que eso?

Sí, y lo deberá haber y quizás se tiene que materializar en otras cosas, incluso en la Ley Electoral. Lo que sí tiene que modificarse es la relación entre el diputado y el ciudadano, que ahora no existe.

Si una persona quiere contactar con un parlamentario no sabe cómo tiene que hacerlo. Y los correos electrónicos son basureros de spam... Tenemos que aprender del modelo anglosajón, donde es obligatorio que un parlamentario se reúna con un ciudadano si así lo pide. Los diputados van a veces a sus provincias y hacen actos, pero son actos de partido, y eso no vale. Una persona tiene derecho a explicar su problema con su representante político. 

Teniéndola tan cera, ¿ha sido tentada por algún partido para saltar a la política? 

Hace muchos años me lo propuso el PP, Xosé Cuíña, a quien ni conocía, porque supongo que querían alguien conocido de la televisión pero, vamos, ni me lo tomé en serio. 

¿No es raro que en España no se haya hecho una serie política, como la danesa 'Borgen'? ¿Daría para ello?

Me gusta mucho y, por supuesto, la política española da para hacer una serie de esas características. Quizás no se han atrevido porque en España para eso somos muy particulares a la hora de hablar de los partidos políticos y suele ofender cuando hablan de los nuestros.

¿Va a seguir en las Noticias de Antena 3 la próxima temporada? 

No hemos hablado nada de cara a la próxima temporada. Estoy muy cómoda con Santiago González, el director de Informativos, es un gran profesional y está desarrollando una gran labor al frente. Y para mí, además, fue un honor que quisiera contar conmigo para que volviese a presentar un informativo en una época en la que parece que cuando llegas a los 50 años ya no quieren que estés ante la cámara. 

Cuando hace 20 años dejé de presentar las noticias me preguntaron qué programa quería presentar y yo dije que lo que quería era hacer información parlamentaria, era lo que me gustaba y quería aprender del equipo de Antena 3 en el Parlamento. Yo estaré donde me pidan y donde sea necesaria.

¿A qué otra presentadora rescataría usted?

No entiendo cómo Olga Viza no está en televisión, porque es una gran comunicadora. No lo entiendo. Tampoco hubiera prescindido de Rosa María Mateo, porque le quedaban todavía unos cuantos años muy buenos.

¿Le dio más vértigo presentar las noticias en los 90 o volver al plató en 2016?

Ahora, porque, quizás, cuando te haces mayor el sentido de la responsabilidad es mucho mayor. Cuando empiezas eres ligeramente más inconsciente y no te lo planteas tanto. En aquella época era copresentadora, con Pedro Piqueras, y ahora también dirijo, junto con Sandra Golpe, por lo que la responsabilidad es mayor. Volver a presentar las noticias ha sido un máster. 

¿Usted, con la larga trayectoria que tiene, no debería ser la profesora del máster? 

Es distinto. Y no solo por los cambios tecnológicos que ha habido, ya que antes no había tantísimas cámaras como ahora y te limitabas a leer y dar paso a vídeo. Ahora la forma de contar la información es muy diferente, el lenguaje, te mueves por el plató, te levantas, explicas gráficos con la pantalla grande. 

¿Nunca le intentó fichar Piqueras para Telecinco?

No, nunca me ha intentado fichar. Nuestros destinos han ido por caminos distintos, pero tengo un recuerdo buenísimo de aquella épica. Y en este tiempo el cariño hacia él ha ido a más.

¿Qué ocurrió hace unos días cuando 'el negro de WhatsApp' se coló en su informativo?

Fue una cadena de errores lamentable. No nos podemos permitir algo así. La persona que recibió el audio de lo que se había escuchado en Telefónica lo recibió así y la pantalla de edición es tan pequeña que no se apreciaba la imagen.

Es verdad que no se revisó como debiera porque, además, ese día hubo otro problema técnico que se unió a las prisas con las que trabajamos. Hemos abierto una reflexión para analizar qué hemos hecho mal, porque no se puede repetir. Es cierto que no es una imagen ofensiva, que al final es más una anécdota, pero no se puede repetir algo así, porque cosas de este tipo te quitan credibilidad.

Los cambios técnicos, y su lentilla, le jugaron una mala pasada hace unos meses. Desde entonces lleva gafas. ¿Cómo recuerda ese momento?

Lo pasé fatal, fue el peor día. Ahora las cámaras están más lejos que antes. Pensé que la lentilla se me había movido, pero se me había caído, y no veía nada. Me da rabia que después de preparar todo el informativo, elegir el orden de las noticias... al final el titular es ese. Decidí ponerme gafas desde entonces y la verdad es que solo las uso para el informativo.

Le deberían ofrecer ahora ser imagen de alguna óptica...

(Risas) No, no me lo han ofrecido.



En Portada



Informalia





Comentarios 0