elEconomista.es

Nacho Montes

Diez metros de salto o de caída, según el caso. El vértigo y los nervios juegan sus cartas con las miradas de los espectadores y el severo jurado clavados en el trampolín.

Comentarios 0