TVE se gastó más de 500.000 euros en la participación de España en Eurovisión con 'La venda' de Miki

17:00 - 25/06/2019
  • Se trata del presupuesto más caro de los últimos años, superando al de Edurne en 2015

RTVE se gastó 508.862 euros en la participación de España en el Festival de Eurovisión celebrado en Israel. Como denunció Ana Pastor en El objetivo, la cadena pública se negó a dar los datos, pero ahora se ha visto obligado por ley a desvelarlos en su portal de transparencia.

La venda de Miki habría supuesto el mayor coste de los últimos años para la corporación superando los 493.000 euros empleados en 2015, cuando Edurne representó a nuestro país con su tema Amanecer.

Según informa la periodista Inés Calderon para Newtral, más de la mitad del presupuesto-283.125 euros- corresponden a los derechos de la retransmisión y a la cabina de comentarista y transmisiones internacionales (23.601 euros).

Lea también: Miki Núñez, sobre su 'chasco' en Eurovisión: "El jurado y el público viven en mundos paralelos"

Lea también: España volverá a concursar en Eurojunior trece años después

En cuanto a los artistas se invirtieron 70.000 euros más otros 7.361 adicionales de sus cuotas de Seguridad Social; de atrezzo, vestuario y otros medios de ambientación, se gastó 10.400 euros; el decorado, 40.300 y para los vídeos realizados, 6.000.

Por su parte, TVE invirtió 14.011 euros en el transporte del personal mientras que las dietas y el alojamiento costaron otros 35.352 euros.




Informalia




Comentarios 2

#1
26-06-2019 / 11:42
Diabolo
Puntuación 3
A FavorEn Contra

Tirar el dinero... quÉ escándalo !!!

#2
26-06-2019 / 15:22
joan
Puntuación 1
A FavorEn Contra

más los gastos no declarados, ponle el doble. Luego Hacienda mete mucha presión al currito para que pague, que hay que financiar estas cosas y si no, al trullo.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.