El duro testimonio de Juan Antonio Alcalá: "Los gritos de 'Guti, maricón' me dolían en lo más profundo"

30/06/2020 - 15:00
  • El locutor, abiertamente homosexual, analiza la situación en el periodismo deportivo

Más noticias sobre:

Juan Antonio Alcalá es uno de los protagonistas de Días de Orgullo, una serie de especiales con los que Movistar+ está celebrando la semana del Orgullo LGTBIQ+. El locutor de COPE, que decidió hace cinco años hacer pública su condición sexual, ha analizado lo duro que ha sido para él haber crecido profesionalmente en un mundo históricamente machista y homófobo como fue el del periodismo deportivo. 

"En los ámbitos que yo conozco de la sociedad actual se ha decidido vivir en la Edad Media y noto que viven muy a gustito ahí", empezó reflexionando Alcalá antes de sorprender con un duro testimonio sobre su pasado. "Yo crecí con gritos que me gritaban en lo más profundo. Ese 'Guti, Guti, Guti maricón' te hacía callarte y vivir escondido por si acaso", confiesa ante las cámaras de la plataforma de pago.

Lea también: Gran bronca entre Juan Antonio Alcalá y David Aganzo en COPE: "¿Me estás amenazando?"

Alcalá recordó entonces que la manifestación del Orgullo pasaba por aquel entonces por Gran Vía, calle en la que se encuentran los estudios de la Cadena SER. "Yo no había dicho nada en aquel momento y yo veía como compañeros míos decían: 'Ahí están los maricones'. Eran insultos y era la gracieta de los años 80. El sábado que se hacía la manifestación, yo presentaba El Larguero en sustitución de José Ramón de la Morena en un estado anímico lamentable por lo que había visto", ha confesado.

"Este es un mundo de machos alfa superheteros"

El periodista concluye su intervención destacando el importante valor que tenía (y tiene a día de hoy) la prensa y los medios ante este tipo de injusticias: "Eran periodistas y nuestra labor era decirle a la gente que ese 'Michel maricón' que se llevaba en aquellos años 80 o 90 era intolerable y nadie lo dijo. Aquí todos somos machos alfa superheteros y si hay alguien que no responde a ese estereotipo, lo puede pasar mal", destaca Alcalá.

Finalmente, asegura que, por desgracia, este es un problema que todavía hoy existe. "Me sorprende que nadie haga nada por erradicar algo que está erradicado y no se admite en otro ámbito de la sociedad. Yo creo que solo quedan los toros y el fútbol. De verdad", lamenta. 




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.