Empresas

Mediapro gana a Prisa la 'guerra del fútbol' tras años en los tribunales

  • Mediapro debe pagar 32 millones y no los 320 millones de euros que le reclamaban
  • El Supremo estima el recurso de casación interpuesto por la compañía de Roures

La Sala de lo Civil del Supremo, por unanimidad de sus cinco magistrados, ha estimado el recurso de casación interpuesto por Mediapro contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que condenaba a Mediapro por incumplimiento de los contratos firmado en junio de 2006, lo cual desencadenó en agosto de 2007 esta guerra del fútbol. Mediapro solo deberá abonar 32 millones de euros, cantidad que resulta de las liquidaciones entre Prisa y Mediapro por la temporada 2006-2007.

El Juzgado de Primera Instancia número 36 de Madrid dio la razón a Prisa. Del mismo modo lo hizo la Audiencia Provincial de Madrid en 2012.

En una primera sentencia, el juzgado 36 de Madrid falló a favor de Prisa, condenando a Mediapro al pago de más de 100 millones de euros. La amenaza de impagos por parte de Prisa así como su petición de ejecución provisional de dicha sentencia provocó, según la empresa fundada por Jaume Roures y Tatxo Benet, el concurso de acreedores de Mediapro en junio de 2010.

Posteriormente, la Audiencia Provincial de Madrid confirmó en parte la sentencia del juzgado 36, tras lo cual Prisa elevó sus pretensiones de indemnización hasta más de 320 millones de euros. La sentencia inapelable del Tribunal Supremo, sin votos particulares, estima el recurso de Mediapro en el sentido que el contrato de junio de 2006, en la interpretación que de él hacía Prisa, era nulo de pleno derecho, ya que su cláusula quinta contravenía las leyes de libre competencia.

A resultas de la sentencia de primera instancia y del concurso de acreedores que Mediapro se vio obligado a solicitar, Mediapro debía pagar a Prisa el próximo mes de marzo la cantidad de 105 millones de euros y presentar avales de otros 220 millones.

Tras la sentencia del Supremo, Mediapro únicamente deberá abonar 32 millones de euros, cantidad que resulta de las liquidaciones entre Prisa y Mediapro por la temporada 2006-2007, la temporada anterior al inicio de todo el conflicto, es decir, la cantidades que ya adeudaba Mediapro antes de que Prisa le cortase la señal de los partidos.

Frentes abiertos

El Supremo cerró ayer la batalla judicial por los derechos del fútbol abierta hace ocho años, pero todavía quedan escaramuzas pendientes. En diciembre de 2011, Canal+ presentó una demanda contra Mediapro por incumplimiento de determinadas cláusulas estipuladas en la explotación de los derechos. La Audiencia Provincial de Barcelona condenó en enero de 2014 a la productora catalana a pagar a Prisa 4,45 millones de euros. La sentencia está recurrida.

Pero la batalla más importante se dirime en el Tribunal de Arbitraje de París. Prisa exige unos 109 millones de euros a Mediapro por inflar el precio de los derechos en las temporadas 2012-2015.

"No hay base para condenarnos"

"Es cierto que el Juzgado 36 de Madrid les da la razón, es cierto que la Audiencia provincial les da la razón, aunque con muchos matices, pero no deja de ser cierto que Competencia saca una resolución en la que dice que la cláusula de la polémica -la cinco, referida a la contratación con los clubes- es nula de pleno derecho. Por tanto, si es nula, no debería haber polémica, pues no hay base para condenarnos por incumplimiento. Espero que el Supremo lo vea tan claro", dijo hace solo unos días Jaume Roures en una entrevista en El Mundo.

El máximo responsable de Mediapro, sin embargo, explicaba que "en una reunión de analistas en Londres, y esto está grabado, directivos importantísimos de Prisa, al ser cuestionados sobre lo que creían que iba a pasar en este conflicto, dijeron: 'Ustedes qué piensan que va resolver un juez entre una productora catalana y una empresa de Telefónica y Prisa'."

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin