Sara Giménez, la voz del fútbol femenino en GOL: "Los clubes deben mejorar las condiciones de las jugadoras"

17/06/2019 - 9:59
  • ECOTEUVE.ES entrevista a una de las narradoras de la cadena en el Mundial de Francia

  • "Hay que dejar de hablar de mujeres que narran partidos", reflexiona

  • "Hemos avanzado, pero vivimos en una sociedad machista", reconoce a ECOTEUVE.ES

El boom del fútbol femenino continúa. Sara Giménez -junto a Danae Boronat- pone la voz en la narración de los partidos del Mundial que se está disputando en Francia y que retransmite de forma íntegra GOL.

Giménez ve este reto como una oportunidad para seguir "aprendiendo" y dice que intenta 'empaparse' de sus compañeros Natalia Arroyo y Luís Flaquer. La narradora afirma que "vivimos en una sociedad muy machista todavía" y que "hay que dejar de hablar de mujeres que narran partidos para hacerlo de periodistas".

Este lunes, España afronta un trascendental choque contra China (18.00) para buscar su billete a octavos de final después de la victoria en la primera jornada contra Sudáfrica y la derrota frente a Alemania. 

¿Cómo está afrontando este reto?

Con una mezcla de muchas ganas y nervios. Estoy muy contenta, pero estoy nerviosa porque son partidos complicados y también porque me pongo presión conmigo misma.

¿Es muy autoexigente?

Siempre lo he sido y ahora no iba a ser menos, más allá de que es un Mundial. Sí que intentas esforzarte al máximo en cada encuentro.

¿Qué pensó cuando recibió la llamada de sus jefes?

La primera impresión fue de alegría y gratitud hacia ellos, pero luego empecé a asimilar todo lo que iba a venir después. Estoy muy contenta porque el hecho de que yo vaya aprendiendo partido a partido también me motiva. Que sea complicado, a mí me gusta.

Es noticia por ser la primera mujer en narrar un partido de fútbol. ¿Cuándo se va a naturalizar? 

Esto ya no se va a parar y eso es bueno. Sí que es verdad que va más lento de lo que quisiéramos, aunque esto pasa igual que en el fútbol femenino: aunque va avanzando, lo hace poco a poco. No dentro de mucho se va a normalizar y se va a dejar de hablar de mujeres que narran partidos para empezar a hablar de periodistas.

El fútbol femenino está recibiendo el apoyo mediático. ¿Cuáles son los siguientes pasos para se sigan rompiendo barreras?

Es muy importante la visibilidad y este año ha habido un boom espectacular, pero también es crucial que la gente siga yendo a los estadios, tanto si se juega en el Wanda Metropolitano como si se hace en el Cerro del Espino de Majadahonda. Esto tiene que tener una continuidad, no en una anécdota. 

El siguiente paso tiene que venir a través de los equipos: mejores condiciones para entrenar, renovar el convenio colectivo para que las jugadores realicen su trabajo, porque no se nos olviden que ellas están trabajando y todos queremos tener las mejores condiciones posibles en nuestro trabajo.

¿Cree que el mundo del periodismo deportivo es machista?

Yo creo que el periodismo deportivo muchas veces va en paralelo con la sociedad y, en muchas ocasiones, vivimos en una sociedad machista. Sí que es verdad que va evolucionando, por suerte, a mejor pero aun queda mucho. Cuando vienes de estar a cero y te pones en cuatro, pareces que has conseguido muchísimo. Hasta diez queda mucho camino.

¿Es machista? Es que hay gente para todo y en el periodismo no va a ser menos. Cada vez más las empresas están apostando y cuando hay oportunidades, luego cada persona tiene la posibilidad de demostrar lo que vale. Resumiendo, no sé si es machista o no, pero por lo menos va a mejor.

¿Tiene referentes en su trabajo?

Yo no me considero narradora, y por eso intento coger facetas de mucha gente, tanto hombres como mujeres. Natalia Arroyo es referente en muchos sentidos, ella es comentarista pero también es analista. Ahora con la narración me fijo mucho en Miguel Ángel Román y en Luis Flaquer, que narra al Barça en la SER.

En lo futbolístico, ¿cree que España puede pasar de la primera fase?

Sí hay posibilidades porque se consiguió romper la barrera de la primera victoria, y a partir de aquí es cuando te quitas la presión de encima. Todo lo que venga a partir de aquí, va a ser un añadido. Hay que ser realistas, hay muchísimos equipos que están un escalón por encima.

¿Quiénes son las cracks en la cita de Francia?

La alemana Dzsenifer Marozsán es una de las más destacadas y Sinclair, de Canadá, se espera mucho. Pero, las selecciones de Francia y EE.UU. no se puede elegir a una jugadora en concreto, tienen mucho peligro.

¿Practica deporte?

Yo jugaba al baloncesto durante muchos años, pero lo tuve que dejar por trabajo. Era la base.



En Portada



Informalia




Comentarios 3

#1
17-06-2019 / 10:28
Salud
Puntuación 5
A FavorEn Contra

Típica frase vacía que no viene a cuento, y que se suelta para quedar bien: "Hay que mejorar las condiciones de las jugadoras". Me parece muy bien, pero ¿por qué motivo y se consigue eso?

También hay que acabar con el hambre en el mundo y ahí sigue. Es muy fácil decir hay que mejorar esto y lo otro y no hacer nada, solo exigir a un ente divino que lo solucione.

Hasta los co.jo.nes de los que piden que hay que mejorar cosas pero no hacen nada más allá de abrir el hocico para rebuznar...

#2
17-06-2019 / 10:36
Basura infame periodista
Puntuación 8
A FavorEn Contra

Un partido comentado por una mujer es un horror, no tienen ni idea y dicen estupideces. Pero más estupideces dicen los supuestos especialista del género varón, como Mongolo Lama, Manuel Carroña y Juanma Castaña. O sino mirad al monguer de Maldini, que se cree que sabe de fútbol y lo de único que sabe es de memorizar nombre de jugadores de todo el mundo para aparentar conocimiento futbolístico. Menuda panda de cretinos.

#3
17-06-2019 / 14:42
El valor del interés que susciten.
Puntuación 5
A FavorEn Contra

Ver un partido de chicas jugando al fútbol, tiene todo el valor que pueda tener eso, "Un partido de niñas jugando".

Si eso vale millones, que lo valga, pero que lo paguen aquellos que quieren ver un partido de niñas jugando.

Ahora que tenga su valor justo y que además se tenga en cuenta el horror que arrastran los clubes de fútbol femenino.

Horror que sufren las niñas que quieren jugar al fútbol y se encuentran ante un aquelarre de brujas feminazis que las obligan a entrar en sus prácticas satánicas y además reproducir esas prácticas a las nuevas niñas que deseen entrar a jugar en cada club.