Juanma Castaño: "Que vuelva LaLiga es un subidón; ha sido la época más difícil en la radio"

8:45 - 10/06/2020
  • ECOTEUVE.ES entrevista al periodista ante la vuelta de LaLiga a Movistar+

  • "Hay futbolistas que no han tenido sensibilidad y manga ancha ante lo que estábamos viviendo"

  • "Entiendo las críticas al Gobierno, pero han tenido que lidiar con la situación más catastrófica"

Más noticias sobre:

La espera ha terminado. Este jueves, 11 de junio, a las 22.00, volverá a rodar el balón de LaLiga después de tres meses en los que la competición deportiva ha estado totalmente paralizada por la crisis del coronavirus. El torneo nacional regresa con un atractivo Sevilla - Betis que dará el pistoletazo de salida a unas semanas muy intensas (con partidos todos los días) en las que se disputarán las once jornadas que restaban para el término de la temporada.

"Después de tres mes haciendo programas sin fútbol, para nosotros esto es un subidón. Ha sido la época más difícil de radio para nosotros", reconoce Juanma Castaño en palabras a ECOTEUVE.ES a la hora de valorar cómo ha afectado el confinamiento al periodismo deportivo desde que el pasado 14 de marzo se declarara el estado de alarma en todo el país. 

Lea también: José Ramón de la Morena se alía con Castaño: "Es el momento de entendernos, ojalá los políticos también lo hagan"

"Hay varios futbolistas y entrenadores que han sido bastante accesibles y hay varios que han seguido siendo los mismos muros que en cualquier otra situación. No han tenido absolutamente ninguna sensibilidad ni ninguna manga ancha a pesar de lo que estábamos viviendo", lamenta "decepcionado" el presentador, que continuará al frente de El Partidazo de COPE y Movistar+ durante todo el verano. "Ahora mismo, quedarse sin vacaciones es una buena noticia", señala positivo.

El fútbol comienza una nueva era y se pondrá también de manifiesto en las retransmisiones de la plataforma de pago tras el fallecimiento de Michael Robinson, una de las voces más icónicas. "Va a ser muy raro poner el fútbol y no escuchar a Michael Robinson; es una tristeza tremenda", valora Castaño antes de sentirse "afortunado" por haber podido conocerle y trabajar con él. "Era una persona que me alegraba siempre la vida". 

¿Con qué sensaciones afronta este regreso de LaLiga?

Después de tres mes haciendo programas sin fútbol, para nosotros esto es un subidón. Ha sido la época más difícil de radio para nosotros, aunque gratificante en muchas cosas. Pero que vuelva LaLiga es que vuelva nuestra materia prima fundamental. 

¿Creyó en algún momento de la cuarentena que esto no iba a ser posible y que se iba a suspender la competición como hizo la liga francesa?

Sí, claro. Cuando te levantas y te dicen que hay 900 muertos en tu país en un sólo día, dices: "Es absolutamente imposible cualquier cosa". Por suerte, la situación ha ido cambiando y, mientras este momento llegaba, hay gente que se ha preocupado de trabajar y de preparar el retorno. Si no hubieran trabajado en esas semanas tan críticas, no podría volver LaLiga como va a volver este jueves. 

Habéis estado tres meses haciendo radio y televisión sin apenas noticias. ¿Ha sido muy duro?

Lo más duro ha sido intentar no ser repetitivo o intentar no ser un programa depresivo en el sentido de recordar cada noche cómo era la situación, los muertos que había, que estaba todo cerrado... Lo más duro ha sido tratar de hacer algo distinto a lo que se hacía el resto del día en cualquier radio o cualquier televisión. Buscas algo original, que marque la diferencia, y a veces no lo encuentras. Es la autoexigencia que se marque cada uno. 

¿Han estado más accesibles los futbolistas? 

En líneas generales, hay varios futbolistas y entrenadores que han sido bastante accesibles y hay varios que han seguido siendo los mismos muros que en cualquier otra situación. No han tenido absolutamente ninguna sensibilidad ni ninguna manga ancha a pesar de lo que estábamos viviendo. Te llevas alegrías y sorpresas y te llevas decepciones con muchas personas en una situación así. 

¿Cómo ha vivido personalmente la cuarentena?

Lo he llevado bastante bien, sobre todo, porque ni yo ni mi familia hemos tenido problemas de salud. Eso es lo más importante. Luego el trabajo, que no ha parado ni la radio ni la tele, ha hecho que me mantenga en alerta casi todos los días. No he tenido esa sensación de estar encerrado en casa sin actividad. Todo lo contrario. Me he visto en la obligación de trabajar muchas más horas cada día para poder sacar ese programa adelante. 

Pepe Domingo Castaño sí que reconoció haber tenido el coronavirus y haberlo pasado muy mal. ¿Conoce algún caso más de cerca?

Lama también lo ha tenido, aunque muy leve, y en la redacción también algún compañero que lo ha pasado en casa sin mayores consecuencias. 

Hacer un pronóstico sobre cómo acabará esto, sobre quién terminará ganando La Liga, es un ejercicio de imaginación demasiado grande, ¿no?

Sí, lo veo dificilísimo en estas circunstancias. La competición va a ser radicalmente distinta y no me atrevo a hacer un vaticinio de lo que puede pasar. Va a influir el tema de los estadios, de la acumulación de partidos, el tema de estar sin jugar tres meses... Son muchos factores los que cambian el escenario y no me atrevo a pensar en lo que puede pasar. El otro día entrevisté a Quique Setién y hay muchas preguntas a las que me respondía diciéndome: "Es que no lo sé, porque no sabemos a lo que nos enfrentamos". 

¿Qué es lo que más intriga te suscita de esta extraña vuelta del fútbol?

A mí me genera mucha intriga saber si, como espectadores, vamos a superar la ausencia de público en las gradas. Es decir, si vamos a conseguir que en la tercera jornada nos acostumbremos o sigamos considerando que esto es un pan sin sal. Ya veremos si el fútbol es un pan sin sal o es un pan que se puede comer a estas alturas de la temporada, teniendo en cuenta cómo está la situación. 

En esa línea, ¿le gusta la idea de ver los partidos con público virtual o cree que es adulterar demasiado la realidad? ¿Qué opción se pondría en casa?

Yo creo que debo ver el sonido original, porque debo captar si ocurre algo destacado o no. Pero por defecto profesional más que por gusto. Y en partidos que me pillen fuera del trabajo, evidentemente voy a probar el público virtual y el sonido virtual para ver si me gusta o no. 

¿Qué va a pasar con los técnicos de la radio? ¿Van a poder entrar finalmente a los estadios?

Me ha dicho Lama que es probable que entre un técnico para todas las radios. Que una persona haga de asistencia técnica a los compañeros de las cuatro, cinco o seis radios que entren en los estadios.

¿Y qué le parece?

Me parece insuficiente, pero es que supongo que es insuficiente todo. No me atrevo a juzgar nada ni a nadie porque quiero pensar que detrás de estas medidas hay razones sanitarias. Supongo que no cambia mucho el riesgo para los futbolistas y el entorno que en vez de un técnico haya cuatro, pero supongo que eso lo dirán todos y al final empieza a crecer el número de personas que entran y, por tanto, el porcentaje de riesgo.

¿Qué opina sobre esa idea de Tebas de que el público vuelva a algunos estadios y a otros no? Es demasiado injusto, ¿no? 

En el caso del público, creo que debe de ser de manera homogénea. O todos o ninguno. Personalmente, creo que no hay ninguna prisa. Lo haría cuando la situación fuera todavía mucho mejor que la que tenemos ahora. Esperaría unas semanas y vería si en el mes de julio es posible. No entiendo las prisas por meter un tercio del público en los estadios.

¿Cómo se plantea el tener que trabajar todo el verano a un ritmo tan frenético y enlazarlo con una nueva temporada en septiembre? ¿Le fastidia mucho quedarse sin vacaciones o 'quedarse sin vacaciones' esta vez será una buena noticia'?

Ahora mismo, quedarse sin vacaciones es una buena noticia. Quiere decir que recuperamos lo que no hemos tenido estos meses. La radio te permite ya hacer el programa desde cualquier sitio, hemos aprendido a teletrabajar y yo he aprendido a 'radiotrabajar' en casa. Lo que haré será hablar con mi equipo y ver cómo puedo hacer el programa, alguna vez en verano, desde algún rincón al que me apetezca escaparme. 

¿Cómo cree que afectará todo esto al mercado de fichajes?

Va a bajar, evidentemente. El otro día, García Quilón, un representante importantísimo español, nos decía que va haber la mitad de operaciones que en un verano normal. Y que el porcentaje de dinero que se mueva puede ser aún más bajo, en torno al 30% del dinero que se movía en otro verano. Va a ser un verano con pocos fichajes, pero como van a haber muchos partidos, va a pasar muy desapercibido. Otros años buscábamos la actualidad en los fichajes, este año la actualidad estará en los partidos.

¿Cree que la pandemia cambiará el fútbol más allá de la presente temporada? ¿Será el coronavirus el que pinche esa burbuja del fútbol que venía sucediéndose en los últimos años?

No, porque entonces pincharían otras muchas burbujas. Creo que lo que ha hecho el coronavirus es generar un impacto brutal a nivel mundial, pero yo creo que cuando se inicie la recuperación económica, y cuando lleguemos a los niveles en los que estábamos, más o menos la vida seguirá siendo la misma. 

El fútbol vuelve a Movistar+ sin Michael Robinson. ¿Es una nueva era en las retransmisiones de los partidos?

Me he sentido rarísimo en la presentación. Llevo ya muchos años haciendo este tipo de ruedas de prensa con la vuelta del fútbol, antes con Canal+ y ahora con Movistar, y es la primera vez que en la que no está Michael. Estás en plató y ves a Carlos [Martínez] y a Maldini, y no ves a Michael, y te entra una tristeza tremenda por dentro. Va a ser muy raro poner la tele, escuchar a Carlos Martínez y no a Michael. Todo lo que se ha dicho de él no lo voy a mejorar. He tenido la enorme fortuna de conocerle, de disfrutarle, de trabajar con él y, hasta hace muy poquito, de reírme mucho con él. Esté donde esté, espero que pueda disfrutar con lo que hacemos sus compañeros, que no le vamos a olvidar nunca.

Todo el mundo que trabaja con él asegura que era toda una experiencia, ya que tenía un nivel de exigencia muy alto. ¿Tiene alguna anécdota con él en este sentido?

Más que anécdotas en concreto, lo que tengo es la sensación de que siempre me alegraba la vida. El inglés era un tipo divertido. Le veía en algún partido, en las presentaciones de programación, alguna vez por la tele y siempre tenía una historia que contarte, un comentario, un chiste, una pregunta sobre cualquier cosa... Era muy ingenioso. Era una persona que te alegraba la vida y en una sobremesa especialmente.

Parece que Movistar+ no va a incluir una tercera voz junto a Martínez y Maldini. ¿A ti te gustaría formar parte de ese trío?

No, no. (Risas). No es mi perfil y yo tengo muy claro mi puesto en Movistar. Yo creo que ese es el perfil más de un exjugador, de alguien que conozca mucho más el juego y que sea capaz de analizarlo. Yo creo que el equipo está bien formado, cada uno tenemos claro cuál es nuestro papel y yo tengo otro absolutamente distinto en Movistar.

Se moja mucho en política. ¿Ha costado mucho dar su opinión en medio de este ambiente tan crispado?

La verdad es que no. Realmente, no es que tenga una opinión cerrada. Yo no soy de los que piensan que todo esta mal, ni de los que piensa que todo está bien. Estoy en el centro del pensamiento político o social. Tengo una postura muy moderada: entiendo las críticas al Gobierno pero también entiendo que el Gobierno ha tenido que lidiar con la situación más catastrófica de nuestra historia más reciente. Desde luego, no ha sido fácil y los errores que han cometido aquí se han cometido también en otros muchos países, no son exclusivos de este Gobierno. Dicho esto, me parece lógico que el Gobierno reciba críticas porque, si ha pasado siempre, ¿por qué no va a pasar ahora?

¿Cree que los políticos han estado a la altura de las circunstancias?

Para mí, lo más desagradable han sido los enfrentamientos en el Congreso durante todas estas semanas. Ha sido muy desagradable. No me gusta ver a un partido político en un autobús descapotable como si estuviéramos celebrando una Eurocopa. Entiendo que haya una protesta, pero entiendo que debe ser más moderada o más prudente con el dolor de las víctimas. No me gustan las manifestaciones de muchos políticos, de la izquierda y de la derecha. Me sitúo mucho más en el centro y no me siento atado absolutamente a nadie.




Informalia




Comentarios 0