'Killer Arguiñano': por qué lleva 30 años en televisión y cómo ha espantado a todos sus rivales

9:45 - 15/07/2020
  • El popular presentador permanece en parrilla tres décadas después de su debut

  • Aunque lo han intentado, ningún programa de cocina diario ha conseguido asentarse

  • 'Torres en la cocina', 'Hacer de comer' o 'Robin Food' probaron suerte

La televisión cambia, pero Karlos Arguiñano permanece. Treinta años después de su estreno ante las cámaras y tras miles de recetas después, cientos de chistes (malos) y alguna polémica, el popular chef continúa al frente del único espacio de cocina diario consolidado. Aunque otros lo han intentado en este tiempo, ninguno ha conseguido asentarse y se han quedado por el camino. Ahora lo intentan Tamara Falcó y el chef Peña en TVE.

Karlos Arguiñano comenzó a hacer recetas para la televisión en 1990, en ETB, la televisión autonómica vasca. Desde su tierra continuó emitiendo -lo sigue haciendo a través de su productora Bainet- cuando saltó a TVE (1992) y, después, a Telecinco (1997). Vivió una época en Argentina y luego volvió a estas dos cadenas antes del cambio que dio en 2010, cuando fichó por Antena 3. Allí está a punto de cumplir una década de forma ininterrumpida.

Lea también: El episodio más trágico de Arguiñano: la pérdida de dos de sus hijos

Con una forma de hacer televisión que casi no ha cambiado en estos años, Karlos Arguiñano se ha convertido en un clásico de la televisión. Y en el único programa culinario de emisión diaria que sobrevive en parrilla. En la temporada 2019/2020, Karlos Arguiñano ha firmado un 12,1% de media y 878.000 espectadores, su curso más visto, probablemente también beneficiado por el aumento de consumo generalizado debido al confinamiento.

Arguiñano, un 'Killer' televisivo que no tiene rival

Actualmente, compite contra el nuevo programa de TVE, Cocina al punto con Peña y Tamara, que en su primera semana acumuló un 5,5% de media. Arguiñano coincide con ellos durante media hora, una franja en la que los dobla en audiencia.

A la espera de cómo evoluciona esta nueva batalla, durante años Arguiñano se ha deshecho de otros rivales -un Killer, un formato sin rival en el argot televisivo- que han intentado hacer cocina en televisión en tira diaria. Unos lo intentaron atacando de manera frontal y otros buscaron otras franjas, pero ninguno cuajó como él.

TVE no ha dejado de buscar una alternativa a Arguiñano

TVE ha sido la cadena que más veces ha intentado buscar una alternativa al cocinero vasco, cuyos servicios perdió en 2004, cuando se fue a Telecinco. Los hermanos Torres lo intentaron durante cuatro temporadas, entre 2015 y 2019. En su mejor curso (2017/2018) firmaron un 8,5% de share, un dato aceptable para La 1 pero que se quedaba lejos de Arguiñano, que en esa temporada marcó un 13,5%.

Lea también: Arguiñano reabre un debate nacional con su última receta: las dos Españas enfrentadas

Hacer de comer, con Dani García, tampoco pudo con el cocinero de Antena 3. Con un 5,7% y 6,1% en sus dos temporadas, también se quedó lejos de Arguiñano (12,5% y 12,1%). Anteriormente, La 1 tuvo una sección de cocina en La Mañana, con Sergio Fernández, que después se convirtió en programa para el fin de semana. Tampoco cuajó.

Telecinco, por su parte, lo intentó hace años con Robin Food. Aunque la cadena tuvo paciencia y lo mantuvo durante ocho meses, finalmente fue retirado con un 9,1% de media.




Informalia





Comentarios 2

#1
15-07-2020 / 10:22
SU PVTA MADRE...
Puntuación 2
A FavorEn Contra

SI DE MÍ DEPENDIERA ESTE HP ESTARÍA LAMPANDO

#2
16-07-2020 / 08:11
Fuck him
Puntuación 0
A FavorEn Contra

Un asqueroso cerdo separatista nacionalista. Me cago en su oído.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.