Cinco errores de 'Friends' que han pasado desapercibidos para los espectadores

  • ECOTEUVE.ES analiza los detalles que quizás se habían pasado por alto de la serie

Más noticias sobre:

Sin duda, Friends ha sido una de las series que ha conseguido meterse al espectador en el bolsillo y crear un antes y un después en la historia de la televisión. Aun así, han tenido errores, algunos tan pequeños que son casi imperceptibles.

¿Cuál es el número del apartamento de Mónica?

Cualquier fan de la serie que se precie no habría tardado en contestar que el 20. Pero, en los primeros episodios de la serie se podía ver el número 5 lo que indica que estaría en el primer piso. El motivo de este cambio podría ser que los personajes no podían ver al señor desnudo desde un piso tan bajo y que además subían demasiadas escaleras. Aunque este no fue el único caso, el apartamento de Chandler y Joey pasó del 4 al 19.

Carol y su embarazo eterno

En la tercera temporada durante un episodio flashback  Carol (Jane Sibbett), ex esposa de Ross (David Schwimmer), le confiesa que es lesbiana. Este capítulo está ambientado un año antes del piloto, lo que quiere decir que desde ese momento Carol ya estaba embarazada, sin embargo Ben, el hijo de ambos, nace al final de la primera temporada.

Ross, ¿inmortal?

En la temporada 3,4 y 5 dicho personaje tenía 29 años y eso que iba pasando el tiempo. En la serie podíamos ver como celebraban fiestas como la navidad y año nuevo, aun así cuando salía el tema Ross continuaba afirmando tener 29 años.

La ventana mágica de la cocina de Mónica

Sin duda, este apartamento tiene más entresijos que 'La Cámara de los secretos' de Harry Potter. En la ventana de la cocina podían verse fondos distintos incluso en el mismo capítulo. Como se puede observar en las imágenes, a veces hay un muro de ladrillo y en otras aparece un edificio.

Ross y su indecisión con los helados

Parece ser, que este es uno de los personajes que más miente a lo largo de la serie. En la séptima temporada, Ross dice odiar los helados porque están muy fríos. Lo que no encaja es que en al menos dos ocasiones aparece degustando este manjar veraniego: una con Elizabeth, su novia estudiante, y otra con Marcel, su mono.


Otras noticias

Contenido patrocinado


En Portada



Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.