'La casa de papel' crispa a los islamistas turcos con un vídeo promocional

15/04/2018 - 14:42
  • La exalcalde de Ankara pide la intervención de los cuerpos policiales

La casa de papel ha sido un éxito, sobretodo a nivel internacional. Tanto que ha conquistado a los espectadores turcos de tal forma que Netflix ha rodado un anuncio en Estambul dirigido a ellos.

En él se puede ver a los actores luciéndo sus famosos monos rojos, cubiertos con máscaras, paseando al ritmo de "Bella Ciao". Esto no ha sentado nada bien a los comentaristas favorables del presidente Recep Tayyip Erdogan.

"Desde la música a los eslóganes, de los vestidos a los escenarios, cada fotograma incluye mensajes subliminales. Esto debe ser investigado", escribió Ömer Turan a través de Twitter.

Este tertuliano de la cadena AkitTV opina que el anuncio de La Casa de Papel incita a los jóvenes turcos a un "segundo Gezi",  una revuelta en 2013 en contra del Gobierno de Erdogan y que los islamistas turcos ven como un maquiavélico plan de las altas esferas para destruir Turquía. "Es mejor ser paranoico que quedarse sin Estado", sentenció Turan.

Estas palabras han sido secundadas por Melih Gökçek que ha pedido que "la policía y los servicios secretos" intervengan. Además también opina que la serie se está convirtiendo en un "símbolo de rebeldía" bastante peligroso.

En cualquier otro país esto no llamaría la atención pero concretamente en Turquía hay periodistas encarcelados por lanzar "mensajes subliminales" a favor del golpe de estado de 2016. Además, la polémica llega acompañada de un momento en el que el Parlamento ha otorgado nuevas concesiones al Consejo de Radiotelevisión para regular el contenido de las plataformas digitales, que han tenido gran éxito porque escapan de la censura de las autoridades turcas.


Contenido patrocinado

Otras noticias


En Portada



Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.