Paz Vega, nueva 'fugitiva' de TVE: "Me he enfrentado a directores por situaciones machistas"

8:37 - 21/02/2018
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la protagonista del nuevo thriller de Ganga para TVE

  • La actriz también graba la segunda tanda de 'The OA' para Netflix: "Es todo un secreto"

  • "Difiere mucho cómo un hombre graba una escena de sexo a una mujer", afirma

Dos años después de regresar a España con Perdóname Señor, de Telecinco, Paz Vega protagoniza Fugitiva, nuevo thriller de Ganga (Cuéntame) que estrenará la pública este año y cuenta el vuelco que le da la vida a esta "madre coraje", quien tendrá que tomar decisiones transcendentales en tan solo 90 horas. ECOTEUVE.ES se desplaza hasta Benidorm, Alicante, donde se graba la serie.

La serie nació con el objetivo de empoderar a la mujer y "darle el sitio que merece", en palabras de su creador, Joaquín Oristrell, cuando presentó el proyecto a la productora, aun no había saltado el movimiento feminista #MeToo a raíz del escándalo Weinstein.

"Lo que ha estallado tampoco era tan secreto y que en algún momento se iba a hacer público", afirma Paz Vega, que reivindica el papel femenino detrás de las cámaras para "provocar que haya historias interesantes de mujeres". Y, aunque ella no ha vivido situaciones de acoso sexual, sí ha plantado cara a directores por tener puntos de "vista machistas".

¿Cómo es Magda, su personaje?

Es una mujer que tiene tres hijos y que, aparentemente, tiene una vida perfecta y posee un estatus social alto. Sin embargo, ocurre un suceso y decide tomar una decisión para empezar una nueva vida aunque no sabe que eso le llevará a la boca del lobo. El primer capítulo es muy potente con un giro argumental estupendo...

Es una mujer con carácter, ¿que similitudes guarda con usted?

Estoy poniendo muchas cosas de mi cosecha después de discutir con los directores para imprimir mi lógica y así lograr más verdad. Me planteo: '¿cómo reaccionaría Paz en esta situación?'. 

Fugitiva rompe un poco la línea de otras producciones de TVE...

Sí, para mí es una serie que para ser para una televisión generalista, es muy atrevida. Hay escenas muy potentes. En televisión hay que innovar y esta serie esto se consigue tanto en la historia como en lo estético, ya que es muy peculiar. En ese sentido, Benidorm juega un papel fundamental, es un personaje más. Sin Benidorm no existiría Fugitiva.

Vuelve a la acción como hemos podido ver en el tráiler en el que sale buceando. ¿Cómo se ha preparado físicamente?

Yo siempre estoy preparada. Creo que un actor tiene que estar entrenado porque trabajamos con nuestro cuerpo, que es nuestro instrumento al igual que los cantantes se cuidan la voz. A mí me encanta hacer acción porque me gusta y lo disfruto aunque hago cosas que no debería. 

En la dirección hay una mujer [Belén Macías]; en guion, dos [Yolanda García y Laura León] y la protagonista es mujer. ¿Fugitiva tiene la intención de ser una serie feminista?

Totalmente. Está habiendo un movimiento feminista en el mundo de forma natural, pero el proyecto era anterior al #MeToo.

¿Cómo ha evolucionado el papel de la mujer en la industria?

Aun queda mucho por hacer pese a que, como hemos visto en los Oscar, hay grandes papeles femeninos. Sin embargo, yo echo en falta más directoras, más guionistas y más productoras. En definitiva, más mujeres detrás de la cámaras para provocar que haya más historias interesantes sobre mujeres. Por ejemplo, una escena de amor y sexo difiere mucho de cómo la cuenta un hombre a una mujer.

Desde que saliera a la luz el escándalo de Harvey Weinstein en Hollywood, multitud de actrices han querido denunciar acosos. ¿Qué le parece?

Creo que lo que ha estallado tampoco era tan secreto y que en algún momento se iba a hacer público. De siempre se sabe que ha habido señores que han acosado, y yo siento afortunada y orgullosa de ver cómo algunas mujeres han tenido el valor de dar ese paso y de crear ese movimiento tan necesario.

¿Ha vivido en sus carnes algún episodio similar?

Yo no me he visto en la habitación de ningún director, pero sí he vivido momentos machistas. Como decía antes, el hombre y la mujer tienen diferente punto de vista al grabar una escena de sexo y, a veces, me he enfrentado a varios directores y me he negado hacer tal cosa. Me da rabia que el arte esté visto desde el hombre y pienso que las mujeres podemos dar otro enfoque, incluso más interesante y que no resulte tan agresivo, de ahí mi deseo a que existan más mujeres tras las cámaras. 

¿Es consciente que estos casos se han dado también en España?

Yo no sé nada, no se habla. Me encantó el día en el que Concha Velasco dijo que si a ella le ocurrió, también a más gente le habría pasado lo mismo. Yo he tenido situaciones machistas dentro del set y de enfrentarme a varios directores por no compartir ese punto de vida.

¿Existen muchas diferencias en trabajar en una serie americana a una española?

No hay tantas. Esto es un arte universal y se rueda exactamente igual aquí que allá. Quizás hay más medios u otras técnicas, pero realmente la base es la misma: acercarse a la historia. El diálogo con el directo es el mismo y aunque allí hay estudios impresionantes, en España también existen otros estupendos. Cada vez hay menos diferencia.

¿Cómo valora su regreso a España?

Estoy muy feliz de tener la familia aquí porque cuando vives fuera es cuando realmente valoras lo que tienes. No es lo mismo irte de vacaciones un mes a estar 15 años en EE.UU. Pese a que estoy más asentada ahora aquí, sigo grabando en Los Ángeles la segunda temporada de The OA en Los Ángeles, de la que no puedo hablar nada de nada. Es todo muy secreto.

¿Se arrepiente de haberse marchado?

No, nunca me lo he planteado. Mi etapa en EE.UU. ha sido maravillosa porque he aprendido un montón y he tenido la oportunidad de trabajar con gente increíble y eso no lo cambio por nada. Es verdad que si me hubiera quedado aquí, posiblemente hubiera hecho una carrera estupenda, pero a todo el mundo le digo que hay que salir del cascarón para madurar fuera con el idioma, otras costumbres y con otra cultura. Luego ya decides si quieras echar raíces fuera o volver. 

¿Qué balance hace de Perdóname Señor?

Fue mi primer trabajo en España después de tantos años en EE.UU. Lucía era un personaje complicado, con muchas aristas, pero regresé a mi tierra, a mi acento grabando en Barbate, Cádiz. Estoy muy agradecida a los productores que me abrieron la puerta. El resultado me gustó muchísimo, la fotografía me pareció increíble.

FDF empezó a emitir de nuevo este lunes 7 vidas...

Me da nostalgia... Tengo muchos recuerdos preciosos. Fue una época maravillosa de mi carrera porque tuve unos compañeros estupendos. Amparo Baró fue una madre para mí, llegué siendo una niña que no sabía nada, y ella me cuidó y me protegió.

¿Para cuando un reencuentro?

Ojalá se haga. Con Anabel [Alonso], Carmen Machi...¡ahí me apunto de verdad!

¿Cuáles son las últimas series que ha visto?

Stranger Things y Big Little Lies. 

¿Su asignatura pendiente?

Dirigir. 


Otras noticias

Contenido patrocinado


En Portada



Informalia





Comentarios 0