El fallo de raccord que nadie ha visto en 'Arkangel', el episodio de 'Black Mirror' que más da que pensar

12/01/2018 - 12:28
  • Los episodios de cuarta temporada de la serie llegaron en diciembre a Netflix

Más noticias sobre:

Aunque Arkangel es uno de los episodios de la cuarta temporada de Black Mirror que más invitan a reflexionar por su contenido, nos ha llamado la atención un fallo de raccord que muchos han pasado por alto. (OJO, SPOILERS!!).

El tercer capítulo, dirigido por Jodie Poster -la primera mujer que se pone detrás de las cámaras en la ficción de Netflix-, gira en torno a un servicio futurista llamado Arkangel por el que las madres implantan un chip a sus hijos con el objetivo de tenerlos vigilados en todo momento. De hecho, se puede ver a través de un dispositivo físico lo que están percibiendo sus pequeños a través de su vista. Pero el problema surge cuando los niños crecen como la protagonista, Sara (Brenna Harding).

Su madre Marie (Rosemarie DeWitt) incumple la promesa de no usar más el aparato desde que Sara adquiere un inusual comportamiento debido al control parental impuesto, el cual pixela todos los momentos que pueden alterar el nivel de cortisol en su cuerpo. Sin embargo, Sara llega a la adolescencia y comienza una historia de amor con Trick (Owen Teague), pero su progenitora descubre los malos hábitos que mantienen.

Por eso, Marie decide acudir a la tienda de muebles donde trabaja Trick para amenazarle de que no se vuelva a acercar a Sara y es aquí donde descubrimos el fallo. Mientras que en el plano exterior, la actriz aparece con un bolso en la mano derecha, en la siguiente secuencia, en la que entra en el establecimiento, ya no lo lleva. Lo ha perdido. ¿Se le habrá caído por el camino?


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.