Cayetana Guillén Cuervo, el fenómeno que estaba escondido: "Me emocionan las 'cayetaners' y no quiero defraudarlas"

9:02 - 9/10/2017
  • ECOTEUVE.ES habla con la actriz de 'El Ministerio del Tiempo' y presentadora de TVE

  • "Mi fama de borde es culpa de la imitación de Silvia Abril en Homo Zapping"

  • "Sé que TVE confía en mí y yo intento entregarme a tope y no causar problemas"

Más noticias sobre:

Lleva media vida en TVE (Versión española, Días de cine, Atención, obras...) pero, en los últimos años, Cayetana Guillén Cuervo está viviendo una época especialmente vistosa con el reconocimiento del público por sus trabajos en El Ministerio del Tiempo y Masterchef Celebrity.

Su papel en la serie le ha convertido en icono de las cayetaners, un movimiento fan inédito surgido por interpretar a Irene Larra, la funcionaria lesbiana del Ministerio. 

Por otra parte, su paso por el concurso ha hecho que al público le quede claro que Cayetana no es la borde que Silvia Abril pintaba en Homo Zapping. "Yo no soy borde, soy incapaz de decir algo hiriente", reconoce a ECOTEUVE.ES. 

Como actriz, ¿qué te aportar una serie con tantos cambios de escenario como El Ministerio del Tiempo?

Es especialmente enriquecedora. Es muy difícil encontrar un producto así. Los personajes pasan por muchísimos lugares y puedes cambiar de registro totalmente. Lo de disfrazarte también te ayuda mucho a componer los personajes.

Está preparando un nuevo programa para TVE, ¿de qué se trata?

A grandes rasgos, será un programa en el que me meto dentro de distintas estructuras del Estado, como la Guardia Civil, la Policía Nacional… para ver cómo funcionan. Está siendo muy interesante.

¿Está recuperando su perfil más periodístico?

Se trata de mostrar y abrir puertas que no se suelen abrir. Es muy didáctico y lo que se pretende es que sea muy humano. Yo ejerzo un poco de espectadora y hago las preguntas que haría cualquiera.

Está claro que TVE confía en usted…

Confían en mí, sí, y yo intento entregarme a tope y no causar problemas. Y, si los hay, dar una solución siempre con una sonrisa. Tengo muy buen carácter.

Eso lo vimos en Masterchef, a pesar de la fama que tenía…

Ya… tengo fama de dura pero por la imitación de Homo Zapping. Yo quiero mucho a Silvia Abril, pero ahí le guardo una (risas).

Ha vuelto a Masterchef como invitada. ¿No aprovechó para saldar sus cuentas pendientes con Silvia Abril?

No. Que yo la quiero mucho. Si no pasa nada. Sobre todo, porque yo no soy así. No tengo nada de borde. Todo lo contrario. Pero como tengo esta voz grave… Yo la veía y decía: '¿Pero por qué, si yo soy incapaz de decir nada hiriente?' Pero me hacía mogollón de gracia. A la gente, después, le sorprendía que fuese maja. Así que llevo toda la vida dando explicaciones. Me ha pasado siempre. Supongo que son cosas que trascienden de ti misma, de tu trabajo, y tú no las puedes controlar.

¿La percepción del público hacia usted ha cambiado tras Masterchef?

Absolutamente. Hay un antes y un después tras Masterchef. Yo soy como se vio en el programa. Pertenezco a un familia de ente muy trabajadora, de gente honesta, y eso es lo que yo he vivido.

Desde hace un par de años existe un movimiento, los cayetaners, surgido a partir de El Ministerio del Tiempo.  ¿Cómo lo ha vivido?

Todo ha sido gracias a Irene Larra. Cada vez son más… Hace poco, una Guardia Civil me dijo: 'Oye, que yo soy cayetaner' (risas). Es súper bonito. Y siempre están apoyando. Voy a cualquier sitio y siempre me mandan un retén para darme ánimo.

El núcleo duro son chicas lesbianas, debido a su personaje. 

Hay una parte de lesbianas y otras que no. Son chicas súper luchadoras, con un coco increíble. A mí me emocionan mucho. Lo único que quiero es no decepcionarlas.

¿Se esperaba que fuese a ocurrir algo así?

Ocurre por Irene Larra, porque es un personaje que está escrito de una manera muy interesante, una chica que tiene una segunda oportunidad para ser feliz y no quiere perder ni un minuto para serlo y, además, es un personaje que no da ninguna explicación sobre su orientación sexual, no hace ninguna concesión a nada, tira para adelante y, además, le gustan las tías. 

Yo he estado siempre muy cerca del colectivo LGTBI, por lo que todo tiene un recorrido muy coherente. La actriz que está detrás está en sintonía con lo que Irene Larra cuenta y quizás por eso se ha producido ese fenómeno.


Contenido patrocinado

Otras noticias




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.