GH VIP 6: la fórmula sencilla y efectiva de hacer sufrir a los famosos con un Jorge Javier en su salsa

10:27 - 14/09/2018
  • ECOTEUVE.ES analiza el estreno del reality, que anoche volvió a Telecinco

Más noticias sobre:

No hubo nada sorprendente en el estreno de GH VIP 6 y, posiblemente, ese fue el mayor acierto de los responsables del programa: fueron a lo seguro y les salió bien. Ni siquiera la entrada de los nuevos concursantes -Techi y Tony Spina- fue espectacular, pero todo fue entretenido, especialmente los vídeos de presentación. Es verdad que el público se quedó con las ganas de ver el reencuentro entre Mónica Hoyos y Miriam Saavedra, pero al rato llegó Aramís y lo hizo olvidar todo.

La primera gala de GH VIP 6 tuvo algunas claves que merecen ser desgranadas:

La entrada

Gran Hermano estrenó hace un año su última edición de anónimos con una gala revolucionara, a modo de casting final, que salió mal. Anoche, sin embargo, fueron a lo clásico y el resultado fue entretenido y ágil. La historia de GH está llena de galas en las que los concursantes han tenido que limpiar la casa, terminarla de construir o montar los muebles... Es decir, ponérselo difícil. Esto, por cierto, es mucho más atractivo cuando como participantes hay unos famosos a los que amargar. Ver sufrir a un VIP en televisión gusta y esto es así desde siempre.

Los animales son otro clásico de GH -Fresita, Aída Nízar...- y siempre funcionan. GH atinó cuando decidió empezar la noche poniendo cara a cara a Oriana -"no he venido a trabajar de gratis"- con un burro y luego con una avestruz. 

Jorge Javier en su salsa

El presentador volvió a demostrar que tiene mejor mano con los famosos que con los anónimos. Desapareció el Jorge Javier estático del GH tradicional que solo daba paso a vídeo y volvió el guasón de Supervivientes. El público, además, agradece que vacile a los famosos, que les ponga contra las cuerdas. Cuando intentaba hacer esto mismo con los anónimos, quedaba forzado y casi irrespetuoso porque ellos tenían menos capacidad de encaje. 

Los rivales, en plató

El plató de GH, al menos el de la gala de los jueves, suele estar reservado para los defensores y no es habitual que los rivales de los concursantes tengan sitio en las galas. Esta vez el programa cambió y llevó al estudio a Carlos Lozano (entró su ex Mónica Hoyos y el domingo lo hará Miriam Saavedra), Kiko Matamoros (acaba de separarse de Makoke) y Sofia Suescun, amiga de Suso pero cuya labor se centró en discutir con Dulce. 

La trama Pantoja

Los concursantes son los dueños de sus actos, pero el programa tiene la facultad de esbozar las bases del argumento del programa, que puede seguirse o no. Es decir, con la entrada de Techi, GH potencia el papel de Chabelita y (de nuevo) la trama Pantoja. ¿Podríamos llegar a ver en Guadalix a Alberto Isla, ex de las dos?

La bomba Saavedra

GH VIP dejó para el domingo el encuentro de Mónica Hoyos y Miriam Saavedra, que hubiera sido la mayor bomba del reality para su estreno, pero también un error. El programa sabe que no debe quemar todas las naves el primer día. Además, Telecinco debe asegurar el buen funcionamiento del debate del domingo, que fracasó la temporada pasada en la edición de anónimos. 

Aramís Fuster, la estrella del estreno

Todas las galas de estreno necesitan un elemento de impacto. Los fans de programa llevaban meses soñando con la entrada de la bruja y ella cumplió en su debut y lo dio (y enseñó) todo. Resista o no en el programa (ojalá aguante), la bruja fue la gran protagonista, el gancho que atrapó a la audiencia.


Otras noticias

Contenido patrocinado



Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.