La última indirecta de Mª Teresa Campos a Vasile: "Creo que tengo derecho a tener otro programa"

29/08/2018 - 10:04
  • La presentadora lamenta que Mediaset no le haya dado otro espacio con plató

María Teresa Campos lo ha vuelto a hacer. La presentadora ha lanzado un dardo a su jefe, Paolo Vasile -no le mencionó por su nombre-,  por no darle un nuevo programa de televisión tras la cancelación de Qué tiempo tan feliz, hace año y medio.

Ocurrió durante la última entrega de Las Campos que Telecinco emitió este martes por la noche. Durante una comida, Mila Ximénez preguntó a María Teresa por su futuro profesional.

"¿Cuándo vas a volver a la tele?", se interesó la colaboradora. "¿Por qué no se lo preguntas a la persona indicada?", respondió la veterana comunicadora. "Es que no sé quién es", añadió Mila. "Yo tampoco", resolvió Campos mientras ambas rompían a reír.

Justo después, María Teresa Campos hablaba sobre el asunto en una de sus declaraciones mirando a cámara: "Estoy segura que antes de retirarme tendré derecho a tener otro programa en plató".

No es la primera vez que María Teresa suplica un nuevo programa en televisión. En 2017, tras la retirada de Qué tiempo tan feliz y una vez superó el ictus que sufrió, la presentadora aseguró que en otoño de ese año estaría en antena con otro proyecto.

Pasó la temporada y solo se le ha podido ver en La Campos. El pasado sábado, la comunicadora malagueña lanzó otro dardo a Telecinco cuando llamó al Deluxe e hizo un comentario sobre la foto que habían elegido para ilustrar su intervención. "Parezco una presentadora de televisión".

María Teresa Campos firmó en la primavera de 2017 un contrato de larga duración con Mediaset.


Otras noticias

Contenido patrocinado



Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.