De un robo sin resolver a un hombre que pidió la vuelta del "caudillo": el reportaje más surrealista de Telemadrid

9/08/2018 - 11:20
  • José Antonio Masegosa recogió testimonios absurdos en el barrio de Carabanchel

Más noticias sobre:

Lo que iba a ser una conexión en directo sobre los robos producidos en el barrio madrileño de Carabanchel se convirtió en un reportaje de lo más surrealista. El periodista de Telemadrid José Antonio Masegosa recogió testimonios de vecinos que podrían estar sacados de una película de Almodóvar y Zapeando se hico eco.

Masegosa empezó cortándose al atravesar el "boquete" realizado por los cacos para robar el dinero de las máquinas tragaperras e intentar hacer una recreación de los hechos: "¡ah, me acabo de cortar un poquito... de pinchar".

Después, salió al exterior para hablar con los vecinos. "Aquí hacía falta un caudillo que arreglara esto", dice un hombre a lo que el reportero intenta reconducir: "Más que un caudillo lo que hace falta es más policía". "Mano dura", concluyó el hombre que estaba sentado en una terraza.

Un señor que estaba al lado del primer protagonista aprovecha la ocasión para saludar a la periodista de Telemadrid María Saéz: "¡Oiga, dele un saludo de mi parte a María, la que trabaja con Inmaculada, la chica más joven que hay, que es maravillosa". "Luego le daré un par de besos".

Para poner la guinda, Masegosa preguntó a una señora si le preocupaba los robos del barrio, pero ella pasó olímpicamente del tema porque lo que en realidad le urgía era otra cosa: "¿Me podría decir si el del estanco de ha ido de vacaciones?". "Pues no lo sé señora, nosotros estamos hablando del robo en este bar", replicó él a lo que apostilló ella: "¡Qué sinvergonzonería! ¡Ya no se puede ni vivir!".


Otras noticias

Contenido patrocinado


En Portada



Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.